Publicidad Ai
Publicidad Ai

Andalucía

Exclusiva

Los profesores de Francés, los otros perjudicados por los cambios educativos en Andalucía

Con nombres y apellidos, conocemos la historia de un docente que se ha tenido que ir a Marruecos y la de otro, con discapacidad, que teme que lo desplacen

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Libro de Francés. -
  • Más de 500 profesores que se han quedado sin trabajo en Andalucía tras la eliminación y reducción del segundo idioma

Se llama Francisco Ojeda, tiene una discapacidad visual reconocida del 57 por ciento, pero eso no le impide cada día acudir a un instituto de Bollullos del Condado, en la provincia de Huelva, a impartir clases cada día.

Nos dejamos el 50% de sueldo entre alojamiento y combustible cuando nos desplazan. Marruecos me sale a mí a perder, me compensa por sumar puntos para la bolsa de empleo de la Junta de Andalucía"

Él es uno de los afectados por la disminución tanto de clases obligatorias como de horas, en el caso de optativas, en el segundo idioma implantado por la Junta de Andalucía en los últimos cuatro años.

Y es que, la decisión del Gobierno andaluz de eliminar la obligatoriedad del Francés en 1º de Bachillerato y la posibilidad de cursarlo en Primaria tiene como víctimas, además de al alumnado, a los docentes que imparten Francés, por ejemplo.

Es su caso. Francisco ha visto cómo el número de sus alumnos se ha ido reduciendo en los últimos cursos: “Yo soy funcionario desde 2008. Del año pasado a este me he quedado con la mitad de alumnos. En mi instituto de Secundaria somos dos profesores de Francés, pero temo mucho que el año próximo me saquen desplazado de mi centro por falta de alumnos”, relata a Andalucía Información. Los 15 años que lleva como funcionario parece que no cuentan, se lamenta. “Tengo una discapacidad y no puedo conducir”, recalca, por lo que supondría para él un grave problema que lo enviaran a cualquier otro punto de la geografía andaluza.

Pero no es el único: “Tengo muchos compañeros que, habiendo trabajado 5 y 6 años, ahora no tienen trabajo”. Por ello, critica que “El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez,  en el Día de las Lenguas Europeas, defendiera los idiomas, cuando en su país parece que las lenguas no son importantes”.

“Me da mucha pena que estudiantes de cualquier país tienen mucho más nivel en otros idiomas que los españoles” y, lamentablemente, añade, “esto depende de los políticos de turno”.

PARO ENTRE PROFESORES DE FRANCÉS QUE TENÍAN TRABAJO HASTA AHORA

Como nos cuenta Francisco Ojeda, han sido muchos los puestos de trabajo que se han perdido entre los docentes de Francés. Nos lo corrobora Antonio Gallego, profesor y jefe de estudios en el IES Sierra Luna de Los Barrios. Él es Presidente de Galiadir y de la Federación Española de las Asociaciones de Profesores de Francés y, los datos que maneja son desalentadores. Habla de más de 500 profesores que se han quedado sin trabajo: “Los interinos que no tienen más de cinco años están todos en el paro porque la bolsa no corre. No hay bajas. La gran mayoría están desesperados. Hasta se están pensando presentarse a plazas de profesores de otras asignaturas, como Lengua, siendo profesores de Francés”, explica.

HASTA MARRUECOS, PARA PODER TRABAJAR

Tan complicada está la situación para estos profesionales que aceptan lo que les llega, por mucho que les complique la vida. La historia de Miguel González es un claro ejemplo. Este curso se ha ido de docente a Marruecos, a un centro del ministerio porque en Andalucía este año le fue imposible ejercer por el cambio de currículum. “Estoy en un colegio español en Tánger. Allí cualquier niño habla varios idiomas”, explica, dejando clara la diferencia con nuestro país. “Aquí intentamos que pudieran llevar dos lenguas extranjeras, objetivo de Europa desde hace 20 años, pero…”, y prefiere no terminar la oración.

Miguel vive (o vivía) en Jerez con su pareja, están recién hipotecados y su desplazamiento a Marruecos ha llegado como un jarro de agua fría, aunque lo ve como una “inversión” ara poder sumar puntos y mejorar en el futuro.

“Lo que no saben las administraciones es que, como no hay estabilización docente y el precio de la vivienda es el que es, nos dejamos el 50% de sueldo entre alojamiento y combustible cuando nos desplazan. Marruecos me sale a mí a perder, me compensa por sumar puntos para la bolsa de empleo de la Junta de Andalucía”, asegura.

Lamenta que “la docencia de Francés no es la apuesta ni de la Junta ni del ministerio y las plazas ofertadas han sido muy bajas”. Lo peor, dice, es que “las próximas serán cero. La situación es que ahora, después de tener vacantes, solo me quedan sustituciones y el desempleo. Es más, en Marruecos estoy en haciendo una sustitución y no sé cuánto durará”.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN