Publicidad Ai
Publicidad Ai

Granada

Detenidas 24 personas que vendían productos nutricionales adulterados

Han practicado detenciones en Alicante, Badajoz, Cádiz, Granada, Málaga, Tarragona y Toledo y han desmantelado un laboratorio ilegal

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Patrullero de la Policía Nacional. -

La Policía Nacional ha detenido a 24 personas en diversas provincias dedicadas al tráfico de anabolizantes y a la fabricación y venta de productos nutricionales adulterados con una sustancia medicamentosa retirada del mercado hace una década por el grave riesgo que su ingesta causa para la salud.

Según informa este martes la Policía, los agentes han incautado más de ocho toneladas de productos nutricionales y cerca de 400 kilogramos de medicamentos ilegales, mientras han practicado 24 detenciones en Alicante, Badajoz, Cádiz, Granada, Málaga, Tarragona y Toledo y han desmantelado un laboratorio ilegal de medicamentos y cerrado otro legal por las graves deficiencias sanitarias.

Los detenidos, a los que se les imputa un delito contra la salud pública, contra los consumidores, falsedad documental y pertenencia a organización criminal, pertenecían a una organización compuesta principalmente por dos grupos delictivos entrelazados entre sí y que tenían dos actividades.

De un lado, traficar con anabolizantes que provenían del extranjero y, de otro, estafar a los compradores de productos nutricionales.

Para ello, tras contactar con proveedores mayoristas, crearon su propia marca de proteínas y, previo concierto con el suministrador, alteraban el contenido de las mismas, llegando incluso a incluir trazas de medicamentos, con el consecuente riesgo para la salud de los que la consumirían.

También fabricaban y preparaban productos "naturales" conteniendo sustancias medicamentosas con un producto que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios retiró del mercado en 2013 por el grave riesgo que su ingesta causa para la salud.

Las investigaciones comenzaron cuando los agentes recibieron una comunicación procedente de la Agregaduría de Bulgaria en España, en la que indicaban que se había detectado la remisión de una gran cantidad de anabolizantes vía empresa de paquetería a la zona de Cádiz.

Tras un primer análisis de los datos aportados, se vinculó a algunos de los receptores de los productos con una franquicia de tiendas de suplementación, la cual no tenía presencia únicamente en Cádiz, sino que en un corto periodo de tiempo se había expandido a otros puntos de Málaga y Granada.

De hecho, llegaron a tener más de una decena de puntos de venta que, tras la realización de una ingente cantidad de vigilancias y seguimientos, permitieron comprobar que eran utilizadas como plataforma de distribución de medicamentos, anabolizantes y hormonas.

Aunque en un primer momento las pesquisas se centraron únicamente en el grupo vinculado a la franquicia, dedicado a la adquisición, almacenamiento y venta de productos anabolizantes, los agentes constataron que también vendían un producto etiquetado como natural que en realidad contenía la sustancia medicamentosa retirada.

De esta manera, se localizó un segundo grupo organizado cuya sede se situaba en Toledo y que contaba con conexiones en Badajoz. Este grupo, fabricaba y comercializaba a través de dos empresas, las cuales cubrían el proceso de elaboración al completo, desde la síntesis del principio activo hasta su envasado, incluyendo el etiquetaje y su venta en tiendas de suplementación deportiva.

Estas mismas empresas producían también otros productos nutricionales, como proteínas y creatina, entre otros, bajo demanda y con las especificaciones de composición solicitadas por los distintos clientes, generalmente con calidades muy por debajo de la que constaba en las etiquetas.

Debido a desencuentros en los precios y pagos de estos productos de suplementación deportiva entre las dos organizaciones, se desplazó la producción de los productos de la franquicia a la provincia de Alicante, más concretamente a una empresa donde pretendían seguir con la misma operativa.

Dentro de la investigación, se localizó un punto de venta de en la localidad tarraconense de Reus, donde se constató que también se dedicaban a la venta de productos anabólicos.

Durante la operación policial fueron detenidas 24 personas, diez de ellas en la provincia de Málaga, siete en Cádiz, cuatro en Toledo y una en las de Alicante, Badajoz y Tarragona. Además, se practicaron 37 registros o inspecciones en las mismas provincias.

En total, los agentes han procedido a la intervención de más de 2,5 millones de dosis de productos medicamentosos ilegales (aproximadamente unos 400 kilos), ocho toneladas de productos de suplementación deportiva inmovilizados por fraude a los consumidores, 390.000 euros, 690.000 euros bloqueados en cuentas bancarias, 24.000 euros en criptomonedas, cuatro vehículos intervenidos, 53 vehículos inmovilizados y 25 propiedades inmovilizadas.

Además, han aflorado un patrimonio total de los investigados de aproximadamente 7.500.000 euros. 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN