Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 14/04/2021

Carmona vivió su Semana Grande

El lunes, la Amargura no salió por el mal tiempo

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Los carmonenses se echaron a las calles para acompañar a sus imágenes.
La Semana Santa 2010 partía con buenas previsiones meteorológicas para nuestras cofradías, y así fue, desde el Viernes de Dolores al Sábado Santo. Sólo la mala suerte se cebó con el Lunes Santo, en el que la Hermandad de la Amargura no pudo realizar su Estación de Penitencia a la Prioral de Santa María, tras retrasar una hora su salida y finalmente, debido a las inclemencias climatológicas, quedarse en su templo tras la acertada decisión de su Junta de Gobierno, prevaleciendo el interés por conservar la integridad de la imagen del Santísimo Cristo de la Amargura, que se encuentra además pendiente de restauración.

Por lo demás la Semana Santa fue como la seda. La Esperanza se paseó por el Domingo de Ramos con sus habituales andares, sobre todo en el paso de misterio, con la anécdota de que al sillón de Pilatos, hubo que quitarle el águila que lo corona, al soltársele el espárrago que la sujetaba, e ir medio recorrido prácticamente suelta. Multitud de público en las calles para ver a “la primera” de la Semana.

El Martes le tocó el turno a la Expiración, cuyo punto más interesante, aparte de las delicias que hicieron en su barrio de vuelta a su templo, fue el paso por arco pequeño de la cofradía, debido al apuntalamiento del arco de la Puerta de Sevilla por el que habitualmente pasa la Hermandad. Sin problemas para ninguno de los dos Pasos.

El Miércoles la Quinta Angustia pasó por el mismo trámite, con la misma elegancia en ambos casos, y estrenando nueva junta. Como siempre memorable el momento del barrio de esta cofradía, especialmente el paso de Nuestra Señora y Madre de las Angustias por calle Tahona, donde cada año asiste más público, cualquier año se colapsará esta calle.

El Jueves Santo la Hermandad de la Columna disfrutó de una noche muy suave tras muchos años con viento y frio, La Virgen de la Paciencia lució encendida su candelería prácticamente al completo durante todo el recorrido, y las “llamás” de Macedo en el paso de misterio hicieron las delicias de quien salió a ver la cofradía.

La recta final de la Semana Santa la ponían el Viernes, la Humildad y Paciencia, y El Silencio, y el Sábado el Santo Entierro. Las dos primeras siendo muy acompañadas por el público, y también por el silencio en el caso de la Hermandad de Nuestro Padre. El Santo Entierro, con la vista puesta en Santa Ana desde donde se rumorea que habría posibilidades de volver a salir el próximo año. Sólo faltó la Amargura, para que la Semana Santa del 2010, hubiera sido de 10. El año que viene será… si Dios quiere.

COMENTARIOS