Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 06/12/2022  

Andalucía

Una emprendedora sevillana mejora las aceitunas de mesa gracias a microorganismos

“Nuestro objetivo es transferir conocimiento con las industrias del sector de la aceituna de mesa dando un servicio adaptado a las necesidades de cada una”

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Ana Marín es una joven investigadora sevillana fundadora de Oleica

Ana Marín es una joven investigadora sevillana que desarrolla su labor en  el Instituto de la Grasa, entidad dependiente del Consejo Superior de Investigaciones científicas. El trabajo del equipo de este centro se ha centrado en la aceituna de mesa y sus procesos de fermentación cuyo control es esencial para la calidad y conservación de este producto, introduciendo al mismo tiempo probióticos que son beneficiosos para la salud. Junto con otros compañeros ha fundado Oleica una empresa emergente cuyo fin es trasladar al mercado y, por tanto, al consumidor los beneficios conseguido en la investigación.

¿Qué es Oleica?

Oleica es una empresa de base tecnológica (EBT), una spin-off (empresa surgida de otra) del Instituto de la Grasa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Se trata de una empresa que ofrece servicios adaptados a la industria, como puente de transferencia de conocimiento. Entre los servicios que ofrece Oleica se encuentran los análisis microbiológicos y fisicoquímicos relacionados con la aceituna de mesa, formación mediante cursos presenciales y online, un amplio espectro de asesoría y consultoría para todas las empresas/industrias dedicadas al sector, donde además de dar respuesta o solución a los problemas típicos del sector, se crea la búsqueda de la innovación en el mismo. Además, Oleica lleva a cabo varios proyectos nacionales e internacionales de I+D+i (investigación, desarrollo e inversión).

¿Qué reto se planteó Oleica?

La empresa se creó con el objetivo de transferir conocimiento con las industrias del sector de la aceituna de mesa y poder dar un servicio adaptado a las necesidades de cada una. Un win to win (bueno para los dos) entre investigación e industria. De ésta forma, se abrió mercado a un producto creado y desarrollado por investigadores del CSIC como son los cultivos iniciadores, en lo que somos pioneros.

¿Cómo surgió la Idea?

La idea surgió de varios investigadores del CSIC para poder dar servicio al exterior y poder compartir el conocimiento adquirido tras décadas de estudios y contacto con las empresas externas, además de crear un “semillero” de trabajo para profesionales del sector como doctorandos industriales o becas como la Torres Quevedo.

¿Cuál es el origen de Oleica?

El proyecto Oleica surge de la inquietud de varias empresas e instituciones por mejorar la calidad y seguridad del proceso productivo de la aceituna de mesa. Oleica es una marca registrada de TAFIQS in Foods S.L., empresa de base tecnológica (EBT) cuya misión es transferir conocimiento y tecnología procedente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas  y de la Universidad de Córdoba a las empresas del sector agroalimentario. Siempre con la intención de mejorar la competitividad y facilitar la modernización del sector empresarial, ofrecemos al sector de la aceituna de mesa soluciones innovadoras adaptadas a los nuevos tiempos y que pretenden mejorar el rendimiento de la producción, así como la calidad y seguridad de los productos finales.

Avalados por un completo equipo multidisciplinar compuesto por socios y asesores el trato con el cliente está siempre basado en la honestidad y la profesionalidad, adaptándonos a su manera de trabajar para satisfacer sus necesidades mediante la utilización de las últimas tecnologías y la clara vocación de desarrollar un trabajo de calidad.

Un nutrido grupo de investigadores del Instituto de la Grasa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y de la Universidad de Córdoba conforman el equipo científico del proyecto Oleica. Cada uno de ellos actúa como asesor y consejero en el desarrollo de su actividad, favoreciendo así la excelencia de este ambicioso proyecto de servicio al importante sector agroalimentario andaluz.

¿Qué proyectos innovadores ha desarrollado Oleica?

Como he mencionado anteriormente, llevamos a cabo varios proyectos nacionales e internacionales de I+D+i, pero sin lugar a dudas el mayor proyecto innovador que se ha desarrollado en Oleica son los cultivos de  iniciadores de la fermentación.

Teniendo en cuenta que las fermentaciones de aceitunas de mesa ocurren en muchas ocasiones de manera espontánea, hay que controlar el proceso y los microorganismos que se desarrollan para que no deriven en procesos incontrolados que puedan dar lugar a productos de calidad deficiente para el consumidor, con alteraciones del sabor, el aspecto o la textura por ejemplo.

¿Qué resultados ha dado vuestras innovación.

El uso de cultivos iniciadores de la fermentación presenta una serie de ventajas como es dotar al producto de una mayor homogeneidad, perfil organoléptico mejorado, reducción del periodo fermentativo y del riesgo de sufrir alteraciones. Por otro lado, si a estas características tecnológicas le sumamos un potencial probiótico, estamos hablando del desarrollo de cultivos iniciadores de nueva generación con características multifuncionales.

¿Cual es su visión actual del sector y cómo ve el futuro?

En la actualidad, trabajamos por la mejora de los productos y por tanto para ayudar a que los productos que compran los consumidores sean seguros y de calidad. El sector agrícola del olivar está muy afectado por los precios, cada año inferiores, lo que agrava la situación por la falta cada vez más creciente de aceitunas.

Oleica sigue creciendo y adaptándose a las necesidades de nuestros clientes y por tanto del mercado, pero la base que es el sector agrícola habría que cuidarlo.

¿Cómo valora el papel de la administración pública?

La administración pública oferta becas y ayudas para la investigación y desarrollo de las ideas y el conocimiento, aunque cada vez hay más competencia. Valora la labor empresarial, menos la de investigación. En concreto, Oleica se encuentra dentro del Instituto de la Grasa, centro de investigación del CSIC donde el crecimiento empresarial es reducido. Habría que darle más valor al esfuerzo de los investigadores por las mejoras que ofrecen con sus estudios y trabajo, y a los pequeños empresarios que sacan sus productos adelante intentando adaptarse a las mejoras e innovación que se proponen.

 

Datos de la empresa:

Nombre: Oleica (marca registrada).

Sede: Sevilla

Año de fundación: 2017

Sector productivo: Biotecnología de los alimentos. En concreto, aceituna de mesa.

Web: https://www.oleica.es/

Instagram: @oleicaolives

Ana Marín Gordillo, CEO de Oleica

Ana Marín Gordillo  es una científica  de 30 años natural de Utrera (Sevilla), CEO de Oleica. Está Graduada en Química por la Universidad de Sevilla y cuenta con Máster en Ciencia y Tecnología de Aceites así como el Master en Aceite y Bebidas Fermentadas, ambos en la  por le Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. Durante los cinco últimos años ha trabajado en el área de la Ciencia y Tecnología de los Alimentos del Instituto de la Grasa (CSIC), realizando sus estudios superiores de máster y prácticas. Sus líneas de investigación se han centrado en el estudio de la microbiología de la aceituna de mesa, así como en el seguimiento físico-químico y microbiológico de fermentaciones y envasados. Actualmente, trabaja como responsable y administradora de Oleica.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

Investigadores y emprendedores

La investigación científica persigue conocer la naturaleza de las cosas para mejorar la vida de la personan. Para ello muchos científicos aplican sus conocimientos y métodos en campos concretos en busca de soluciones para la salud, la alimentación el vestido y cualquier  cosa que tenga que ver con el bienestar humano, pero este trabajo de laboratorio, cuando obtiene resultados, ha de ser llevado hasta las empresas que producen los bienes de consumo. Para ello las universidades y otros organismo de investigación crean a su vez empresas con este fin.

Este es el caso de Oléica, una empresa emergente surgida de  otra llamada TAFIQS in  Food que una  iniciativa empresarial TAFIQs in Foods surgida de las sinergias creadas entre la Universidad de Córdoba y el Instituto de la Grasa en Sevilla dependiente de la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Oléica se ha especializado en la investigación para la solución de problemas y mejora de la aceituna de mesa. Un producto en el que España es líder en producción y exportación  con el 17% de la producción mundial y el 62% de la europea y que tiene una indudable importancia económica para Andalucía dónde se alcanza el 80% de la producción nacional. El sector no solo tiene una indiscutible importancia económica, sino que también tiene una gran repercusión social, ambiental y territorial. El sector genera en torno a 2,5 millones jornales por campaña que a través de la cadena de valor de sus producciones constituyen la principal actividad de numerosos municipios que vertebra y cohesiona el medio rural donde se asienta.

Ana Marín, la joven científica sevillana que lidera Oléica, explica que se han centrado en el desarrollo de iniciadores de la fermentación, ya que este proceso natural y espontáneo puede ser perjudicial para la aceituna de mesa y, por tanto es muy importante controlarlo. A través de la investigación de los microorganismos han conseguido una serie de ventajas como es dotar al producto de una mayor homogeneidad, mejor sabor y aspecto, reducción del periodo fermentativo y riesgo de sufrir alteraciones. Por otro lado, si a estas características tecnológicas se le suma un potencial probiótico, se consigue el desarrollo de cultivos iniciadores de nueva generación con características multifuncionales que ayudan tanto  a la mejora del producto como a la salud de los consumidores.

En este caso vemos otra faceta del emprendimiento en la que gracias a la iniciativa de investigadores que se han preocupado de que el producto de su trabajo se vierta en la sociedad de manera rápida y eficiente, organismos públicos dedicados a la investigación como la Universidad de Córdoba y el Instituto de la Grasa del CSIC crean empresas con el objetivo de  introducir en la industria los beneficios hallados en la investigación, revirtiendo así más rápidamente en la sociedad el fruto de la labor investigadora.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN