Actualizado: 16:41 CET
Martes, 24/04/2018

Mundo

EEUU concede a Afganistán el estatus de aliado preferente coincidiendo con la visita de Clinton

El estatus, conocido por las siglas inglesas MNNA, permitiría a Afganistán adquirir suministros de Defensa norteamericanos e incrementar la formación que reciben sus militares

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha anunciado este sábado durante una visita sorpresa a Afganistán la consideración de este país como aliado importante al margen de la OTAN, estatus simbólico bajo el cual Kabul pasará a tener relaciones preferentes con Washington.

   El estatus, conocido por las siglas inglesas MNNA ('major non-NATO ally'), permitiría a Afganistán adquirir suministros de Defensa norteamericanos e incrementar la formación que reciben sus militares, aspectos clave de cara al repliegue de las tropas internacionales, previsto para 2014.

   Afganistán forma parte a partir de ahora de una corta lista de MNNA en la que figuran aliados como Israel, Egipto, Japón o Australia, países al margen de la OTAN pero claves en las relaciones internacionales de Estados Unidos.

   Al margen de las consecuencias prácticas, la inclusión representa el compromiso de Estados Unidos con el Afganistán de posguerra. "Sabed que Estados Unidos será vuestro amigo y vuestro aliado. No estamos imaginando, ni por asomo, abandonar Afganistán", ha defendido Clinton durante una rueda de prensa junto al presidente Hamid Karzai.

   La parada de Clinton en Afganistán ha tenido lugar en el marco de una macro gira que comenzó ayer en París, ciudad anfitriona de la reunión de los Amigos de Siria, y cuya próxima parada es Tokio, sede de una conferencia de donantes precisamente para Afganistán.

   Los países que acudirán a este foro que se celebrará mañana acordarán, previsiblemente, el desembolso de algo menos de 4.000 millones de dólares (unos 3.200 millones de euros) para ayuda al desarrollo en Afganistán. La cifra no alcanza los 6.000 millones de dólares (4.900 millones de euros) que, según Kabul, son necesarios para incentivar el crecimiento económico en la próxima década.

   En mayo, los países de la Alianza y sus socios internacionales ya comprometieron 4.100 millones de dólares (3.300 millones de euros) para contribuir al desarrollo de las fuerzas de seguridad afganas.

   Estados Unidos no ha aclarado cuánto dinero pondrá sobre la mesa en la cumbre de Tokio, pero previsiblemente será menos que el montante acordado en 2012, cuando Washington entregó dos terceras partes de los 6.000 millones de dólares acordados como ayuda para Afganistán.

   Algunos donantes y organizaciones han alertado de que la debilidad de la administración en Afganistán y la extendida corrupción impide que los compromisos económicos de la comunidad internacional terminen llegando a la población, carente por ejemplo de servicios básicos en materia de sanidad o educación.

   Clinton ha reconocido en Kabul que su Gobierno es "consciente" de la corrupción, pero ha defendido que se trata de algo que tanto el Ejecutivo afgano como la población quieren atajar.

COMENTARIOS

Andaluca Informacin