Actualizado: 20:08 CET
Domingo, 25/02/2018

“Ser hija predilecta de Jerez es como tocar el cielo con la mano”

"Llevo 22 años dando clases en el festival y los dos cursos los tengo ya completos" | “A palabras necias, oídos sordos. Si algo es tan malo no sigue 22 años"

Sofocado un incendio de pasto y matorral junto al aeropuerto de Jerez
Autor en Andalucia Información
  • Ángel Revaliente
  • Jerez
Publicado: 09/02/2018 ·
19:12
Actualizado: 09/02/2018 · 19:12

¿Qué sintió cuándo le comunicaron que iba a ser hija predilecta de Jerez?

—Me dio una impresión enorme. Sé que la gente me quieren, que soy profeta en mi tierra, que me respetan, pero ser hija predilecta de mi pueblo...Cuando me lo comunicaron fue como tocar con la mano el firmamento. Algo impresionante. .

La junta de gobierno local ha aprobado iniciar el expediente para nombrar a la bailaora Angelita Gómez Hija Predilecta de la Ciudad, conforme a los requisitos y trámites determinados en el Reglamento Municipal Especial de Honores y Distinciones y a petición de la delegación de Dinamización Cultural. Así como designar como juez instructor del expediente al teniente de alcaldesa de Urbanismo, Dinamización Cultural, Patrimonio y Seguridad, Francisco Camas. El edil destaca que en Ángeles Gómez Sánchez, Angelita Gómez, concurren méritos más que suficientes para seguir distinguida con dicha condecoración ya que “Angelita está considerada una figura fundamental del flamenco de Jerez y una gran maestra del baile con proyección internacional, que avalan los numerosos los premios que ha recibido en reconocimiento a su labor artística y pedagógica”. Camas señala igualmente que “la bailaora jerezana ha recorrido miles de kilómetros difundiendo el flamenco de Jerez por todo el mundo. Junto a sus cualidades para el baile, ha desarrollado a lo largo de su trayectoria profesional, una brillante carrera como pedagoga tanto en los cursos de verano organizados por la Cátedra de Flamencología de Jerez como desde su propia academia”. Verdades como puños que hacen que el apoyo que ha recibido este propuesta haya sido unánime.

—Me llamaron desde la Alcaldía para darme esta gran noticia. Y me han comentado que, afortunadamente, no ha sido solo el mundo del flamenco el que se ha volcado con esta distinción, no solo las peñas o los artistas sino que el propio Consejo Regulador, las bodegas... hasta el clero se ha movilizado para darme esta distinción...m la Real Academia de San Dionisio, la Asociación de Reyes Magos. Yo pienso, de verdad, que todo Jerez me ha apoyado y ha ayudado a este nombramiento.    

¿Por qué cree que lo han promovido?

—Esa misma pregunta me la he hecho a mí misma. Mire, nunca he valorado lo que he hecho en el mundo artístico, en el mundo del flamenco, porque siempre he dado el corazón y así lo tengo...Me considero una personal, una persona de la calle, a la que nunca se la ha subido a la cabeza el mundo del artisteo. Yo le diría que antes de nada he sido persona, después bailaora, más tarde profesora y siempre, por encima de todo, persona.    

La jerezana Ángeles Gómez Sánchez  empezó a bailar flamenco a la edad de cinco años con profesores como María Pantoja, La Gitana Blanca y Sebastián Núñez, todos ellos ya desaparecidos, que supieron enseñarle muchos de los secretos que encierra el baile flamenco de cuño jerezano. Con solo 11 años dio su primer recital y con él adquirió en algunos ambientes una merecida fama de niña prodigio con bailes por caracoles, mirabrás, soleás, seguiriyas, tarantos, farrucas y bulerías. Allá por los años 60 actúa con algunas de las principales figuras de la época  como con Fernando Terremoto, con Tío Borrico, Sernita de Jerez, o Sordera y en 1962 gana el Premio Paco Laberinto de Bulería en el Concurso Nacional de Arte Flamenco celebrado en Jerez. Desde entonces, Angelita Gómez ha bailado en numerosos cuadros flamencos, tanto en España como en otros países de Europa y, sobre todo, de América del Sur. Pero junto a sus cualidades para el baile, especialmente para la personal e inigualable bulería de Jerez, desde muy pronto empezó a desarrollar una brillante carrera como pedagoga, tanto en los cursillos de verano que organizaba la Cátedra de Flamencología de Jerez como desde su propia academia que, a lo largo de dieciocho años, se fue convirtiendo en una de las principales metas de un gran número de aficionados de todos los continentes. Ahora ya está retirada ya del baile activo aunque,  desde su primera edición, sus cursos de bulerías del Festival de Jerez gozan de una gran popularidad. Su labor como pedagoga ha obtenido numerosos reconocimientos, del Ayuntamiento de Jerez y el Premio de la Federación Provincial y Local de Peñas Flamencas. Recientemente, la Cátedra de Flamencología de Jerez ha reconocido y recompensado su magisterio otorgándole el Premio Nacional de Enseñanza del Baile Flamenco. En 2010 recibe el  Premio Demófilo  en la novena edición de los Premios de Arte Flamenco otorgado por la Fundación Machado, por su larga trayectoria artística y por su dedicación, según el jurado, a transmitir con honestidad y excelencia los fundamentos del baile de Jerez. Y ahora...

—Llevo una vida tranquila porque tengo algunos problemas de salud. Me tengo que cuidar y no meterme en tantos jaleos.

Pero en el Festival de Jerez, que ya misma arranca, no va a faltar.

—El festival es como una medicina para mí. Me reanima. Estar con los dos cursos de bailes ya completos, con gente que viene de tantos países, con gente que me respete y mantenerme en ellos veintidós años es una tremenda satisfacción. Tengo a Irene que es mi repetidora, que me va a echar una mano, y como guitarrista casi siempre viene Chano. Y un cantaor que algunas veces cambia, pero siendo de la tierra, sabe cantar por bulerías. Empiezo los cursos el próximo día 24 y los dos cursos se encuentran ya al completo de cursillistas. 

Le digo además lo del Festival, Angelita, por la discordia que han sembrado las palabras de Antonio Canales.

—Como dice el refrán, a palabras necias oídos sordos. Si el Festival fuese tan malo no hubiese aguantando 22 años. Si fuese tan malo nadie querría venir a él. Es extraordinario porque no es solo lo que se vive cada día en el Teatro Villamarta, sino en la Sala Compañía, en González Byass, en las peñas, Es de las cosas más importantes que hay y eso hace que Jerez se convierta en la capital del flamenco. Además este año me encanta el hecho de que haya muchísima gente joven, porque hay que dejarles paso, porque hay que seguir avanzando con gente que viene empujando desde atrás. 

Sus clases en el festival no son sino la continuidad del trabajo como maestre del baile que ha desarrollado durante muchos años. ¿A qué alumno o alumna destacaría, de los cientos que ha tenido?

—Me siento muy satisfecha de esos años de trabajo, de todos los que han pasado por mi Academia. Algunos han podido llegar, han montado compañía propia que es muy difícil en estos tiempos que corren y están ahí. Otros han querido seguir mi estela y se han dedicado a la enseñanza del baile, montando sus propias academias y ahí están trabajando  y me encante que les guste enseñar. La verdad es que no quiero destacar absolutamente a nadie. Estoy muy satisfecha de todos los alumnos y alumnas que he tenido y disfrutado con ellos.

 

COMENTARIOS