Vejer

Exclusiva

“El circuito hípico de Montenmedio tiene un impacto de 60 millones de euros para la zona ”

Además de su potencial deportivo, el Andalucía Sunshine Tour destaca por ser un evento social, turístico y económico... de ello hablamos con Teresa Blázquez

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Teresa Blázquez, directora Andalucía Sunshine Tour.

Teresa Blázquez, directora Andalucía Sunshine Tour.

Teresa Blázquez, directora Andalucía Sunshine Tour.

Teresa Blázquez junto a su marido Armando Trapote.

Teresa Blázquez, directora Andalucía Sunshine Tour.

Las instalaciones hípicas de la Dehesa Montenmedio, las más grandes de Europa, acogen hasta el próximo 26 de marzo la XXIX edición del Andalucía Sunshine. Hablamos  de nueve semanas de competición de Salto de Obstáculos del máximo nivel internacional, durante las que 1.000 jinetes y amazonas y 3.500 caballos de 60 países distintos competirán en 483 pruebas que reparten 2,5 millones de euros en premios. Todo ello convertirá a la Dehesa Montenmedio en el centro de atención del mundo del caballo a nivel mundial una vez más, pues reúne a las grandes estrellas internacionales de la disciplina.  Además de su enorme potencial deportivo, el Andalucía Sunshine Tour destaca por ser un evento social, turístico y económico que dinamiza la comarca de La Janda y la provincia de Cádiz. No en vano, crea 1.400 puestos de trabajo entre directos e indirectos y supone un impacto económico global de 60 millones de euros, ya que genera 26.000 pernoctaciones y contribuye a la desestacionalización turística de la zona de la Janda. Sobre todo ello hablamos con su directora, Teresa Blázquez…

¿Cuándo y por qué se apostó por organizar este tipo de competición aquí en Montenmedio?

–El año que viene cumplimos treinta ediciones y este celebramos la veintinueve. Yo estaba en el equipo nacional y el secretario general de la Federación y David Broom que era el entrenador del equipo Nacional de Saltos de Obstáculos, fueron quienes nos dieron la idea. De hecho, nuestra pista principal se llama David Broom en su honor. Ambos vinieron a hablar con mi padre, Antonio Blázquez, para organizar unos concursos para organizar unos concursos en unos terrenos que habíamos adquirido. La idea era organizarlos en invierno para que fueran menos costosos para la federación, que enviaba a sus jinetes a competir fuera de España. Empezar la temporada aquí era más barato. En Estados Unidos había un concurso similar en invierno en pistas abiertas. Y la idea fue organizarlo aquí aprovechando el clima de la zona. Empezamos con tres concursos, por eso se llama circuito… Un concurso en Sotogrande, otro en Marbella y este de Montenmedio. Con los años los otros organizadores se fueron bajando del proyecto y solo quedamos nosotros, algo que es más cómodo para los jinetes que no tienen que mover toda la infraestructura que conlleva, desde caballos, cajones, materiales… Al final apostamos por ampliar las semanas aquí y ahora son siete concursos en febrero y marzo, y ahora en enero y en octubre desarrollamos el previo.

¿No había nada similar en España?

–Nada, fuimos pioneros.

¿Y ahora?

–Sí, nos ha salido competencia en Valencia, en cuya comunidad hay dos circuitos, uno en la capital y otro en Oliva. Ellos tienen más competiciones durante el resto del año y comienzan ahora y concluyen en abril. En verano no organizan nada y luego reinician de septiembre a diciembre. Tienen más competiciones porque tienen más cercanía con Europa, es casi un día menos de viaje.

¿En qué consiste en concurso de saltos?

–Dependemos del reglamento de la federación nacional y son competiciones que tú solicitas dentro de su calendario para tratar de que te la concedan. Nosotros estamos en uno de los niveles más altos. Hay concursos de una a cinco estrellas, y los nuestros son de cuatro estrellas, con lo cual nuestras pruebas son calificativas para el europeo y si es año olímpico, también son calificativas para dicho evento. También acuden muchísimos jinetes de alto nivel a preparar sus caballos para la temporada. Lo bueno es que hay veinte pistas que van rotando cada fin de semana. Un caballo, sin tener que salir de Montenmedio, cada fin de semana salta en una pista diferente. Es como si fuera un concurso diferente pero sin tener que moverse del sitio. Lo normal y por una cuestión de tamaño, es que cuando vas a un concurso acabas saltando siempre en la misma pista. Aquí tienen esa ventaja donde durante nueve semanas los caballos saltan en diferentes pistas de diferentes superficies, tanto en hierba como en arena.

Teresa Blázquez, directora Andalucía Sunshine Tour.

¿Cómo han evolucionado el concurso en los últimos años y las instalaciones?

–Nuestra idea siempre ha sido seguir siendo el referente, que es lo que nos hace fuerte. Es necesario que la gente vea que se reinvierte en el negocio. La finca es nuestra, es un negocio que funciona y que tiene como objetivo seguir en activo durante muchos años más. Es decir, la idea es mejorar y mejorar. Mi marido, Armando Trapote, y yo también competimos, con lo cual salimos fuera, vemos cosas e ideas que nos traemos, al tiempo que siempre nos ha gustado innovar y estar a la vanguardia de otros circuitos y de cualquier concurso internacional. Por ejemplo, contamos con una aplicación de móvil, que pusimos en marcha hace tres años, que es una maravilla. Te dice en tiempo real dónde está tu caballo, en qué está compitiendo, te vienen los resultados, puedes ver los vídeos… No hay ningún otro concurso en el mundo que la tenga.

¿Y las instalaciones también son de un nivel altísimo?

–Por supuesto. Contamos con la mayor pista cubierta desmontable del mundo. No hay ningún concurso que tenga tantos caballos alojados en sus instalaciones. Aquí si llueve necesitamos una pista suficientemente grande para que quepan por lo menos los caballos que estén en ese momento fuera del box. Además, tenemos veinte pistas de competición, más dos pistas de dar cuerda y ahora para este año hemos construido una pista de trabajo en verde. Solo esta pista tiene tres hectáreas y media. Mi marido la llama la pista infinita.

Este año se ha batido también el récord de jinetes…

–Sí. El año pasado tuvimos unos 950 jinetes que fue una barbaridad. Este año tenemos récord en número de caballos. Todavía no sabemos exactamente el número de jinetes porque la gente reserva, pero hasta que no estemos más cerca de lo que es el circuito en sí cuántos vendrán a montar esos caballos. Por el número de caballos entendemos que contaremos con más jinetes que el pasado año. Eso sí, las tres primeras semanas de febrero van a ser un récord de participación y tendremos por semana unos 2.400 caballos. El año pasado tuvimos 60 países representados y este año la cifra si no se supera, será igual.

¿Dónde se alojan?

–La mayoría se queda un mínimo unas tres semanas.

Claro, eso conlleva que muchos establecimientos de la zona abran para dar esos servicios…

–Sí, porque muchos vienen con familia, con patrocinadores, con propietarios, veterinarios… cada jinete viene con dos o tres personas. Y claro, necesitamos que la gente abra sus establecimientos. Ahora en enero que es más flojo, pues no tenemos tanta oferta y la verdad que tenemos que alojarlos en Chiclana, porque a los hoteles de Conil y Vejer no les compensa para el número de personas que tenemos. Pero en febrero abren el día 3. El hotel Gran Conil abre por nosotros. Llegamos a un convenio para abrir en una fecha que nos convenga a ambos. Nosotros comenzamos la competición el día 7 de febrero. Además contamos con una revista oficial en la que antes apenas contaba con anunciantes porque casi nadie abría en estas fechas. Ahora eso ha cambiado y casi todo Vejer está abierto, y así pueden disfrutar de la gastronomía de la zona.

¿El entorno es fundamental?

–Exacto. Siempre he dicho que el éxito de este concurso está en el entorno. Es importante sobre todo si estás en un sitio tres, cuatro, cinco semanas, tienes que tener además de un centro ecuestre increíble como es este, también debes contar con oferta gastronómica y cultural incluso. La belleza de la zona no la tiene ningún otro circuito, eso desde luego. Esta zona es una maravilla. La gente disfruta de un paseo por las playas, de hacer surf… eso es fundamental.

Teresa Blázquez, directora Andalucía Sunshine Tour.

¿Existe un estudio del impacto económico que supone para la zona este evento?

–Tenemos un estudio que habla de un impacto económico en la zona de unos 60 millones de euros por temporada.

Hablamos de 60 millones de euros para una época en la que los ayuntamientos llevan años trabajando para llenarla de contenidos en su lucha contra la estacionalidad del turismo de sol y playa típico de la zona ¿no?

–Efectivamente. Para esta zona este evento es un motor económico increíble. Generamos doscientos puestos de trabajo directos, más todos los indirectos. Hablamos de hoteles, restaurantes, apartamentos, supermercados, farmacias. No es equiparable quizás al verano, pero sí es un motor importante porque si te planteas abrir tu establecimiento, al final tienes que contar con personal para dar un buen servicio. De lo contrario no abren hasta Semana Santa, como ocurría antes. Ahora nos preguntan por la fecha del concurso para adaptarse a ella. Por ejemplo, El Campero en Barbate que abre ahora en febrero. Es algo que agradezco y que me gusta ver que la gente venga, consuma y que la hostelería y la restauración pueda abrir porque les compensa. Es generar actividad.

¿Se han involucrado las administraciones públicas a la hora de dar apoyo a este evento?

–Sí, hemos tenido apoyo desde el principio aunque aportaban mucho menos que ahora. La verdad es que con Juan Marín como consejero de Turismo, Cultura y Deporte se hizo una gran labor y apostó fuerte por la hípica en Andalucía. Me acuerdo del eslogan ‘Andalucía deja huella’. Creó una marca enfocada a la Escuela de Jerez, en Montenmedio, en el Polo… y patrocinó esas actividades con fondos europeos. Y gracias a ese esfuerzo, el año pasado contamos con una gran aportación y por eso ahora el concurso se llama Andalucía Circuito Hípico del Sol. Este año, con el cambio de consejero, hemos firmado la misma aportación con Arturo Bernal. Además, el equipo de Ciudadanos que estaba con Marín ha seguido y tenemos contacto directo con ellos… La verdad es que me encanta que la administración nos ayude porque es importante para la zona y para el turismo en esta época del año en la que no hay apenas nada. La mayoría de nuestros clientes son extranjeros y ponemos a la Janda en el centro del mundo ecuestre.

¿Y ayuda a la promoción turística de la zona?

–Por supuesto. Son clientes que no se quedan solo aquí. Se desplazan a Ronda, a Sevilla, a Cádiz, incluso a Marruecos. La gente sale, no se queda encerrada aquí. Muchos de nuestros clientes acaban comprándose una casa en la zona. La promoción de la zona es increíble. Por otro lado, el concurso es muy profesional y eso es importante. La gente observa una organización muy profesionalizada, con mucha seriedad, aquí en el sur de Europa, lo que genera una imagen muy positiva que rompe algunos tópicos que nada tienen que ver con la realidad. Eso sin contar por supuesto con el carácter de la gente aquí que hace que se sientan como en casa. Llegan a la oficina y siempre hay una sonrisa. El carácter andaluz es único en España y en Europa.

¿Durante el año acogéis otro tipo de concursos o competiciones?

–En octubre organizamos los campeonatos de España de categorías de caballos jóvenes. Son unas campeonatos clásicos que van por altura, desde 1,10 metros a 1,40 metros. Y luego el de adultos. Organizamos ocho campeonatos. Y después de esa semana, organizamos tres semanas de competición internacional y la última semana es la más importante porque acogemos la prueba de la Copa de Naciones. Hemos conseguido con el Campeonato de España y la Copa de Naciones, hacer la última semana de octubre un programa deportivo muy atractivo. Es decir, cada año estamos reforzando más ese mes, algo que nos genera muchísima ilusión también.

Teresa Blázquez junto a su marido Armando Trapote.

Otro aspecto importante y que genera economía es la compra venta de caballos. ¿En qué consiste?

–Es como un mercado. Normalmente para comprar un caballo tienes que ir a casa del cliente, hacer miles de kilómetros, probarlo ahí y si no te gusta, tienes que ir a casa de otro y de otro. Aquí los tienes a mano. Los grandes marchantes de caballo vienen aquí para pasar unas semanas. También tienen ojeadores, es como el fútbol. Además, tenemos la suerte de tener todo digitalizado y las pruebas se ven todas por internet, en vivo, desde la aplicación o desde la página web. Es decir, también los pueden ver desde sus casas, pero bueno, la idea es, en la mayoría de los grandes marchantes, es enviar a sus ojeadores que vienen aquí y prueban cinco, seis o siete caballos, los que te hayan gustado, y lo hacen en un mismo día. Es una comodidad muy apreciada, por lo que se vende muchísimo. Es uno de nuestros grandes atractivos para aquellos que quieren ver caballos o venderlos. Saben que sí o sí algo vas a vender a su justo precio.

Eso supone más gente que viene al litoral de la Janda, ¿no?

–Exacto y la zona es conocida por eso. Mucha gente viene a vender o comprar caballos, no solo a participar en las competiciones. Hay quienes tienen más enfocado el negocio no a los premios en metálico, sino a la compra y venta.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

¿Vosotros contáis con una yeguada?

–Sí, le llamamos yeguada pero a además de criar, mi marido compra y vende caballos.

También nos llama poderosamente la atención es la solución que se le ha dado al estiércol de los caballos ¿no?

–Hemos construido una planta de compostaje y este año le vamos a dar mucho bombo a la misma porque  nos ha costado arrancar pero hemos dado una solución a un gran problema. Antes los agricultores de la zona se lo llevaban gratis o nos pagaban algo, pero ahora directamente nos comía el estiércol. Hay concursos que tienen que pagar para que se lo lleven, es que es un problema real, más con nuestro nivel de caballos y durante tantas semanas. Era algo muy costoso por lo que decimos poner las lombrices y ellas crean un compostaje que sirve como abono. De esa planta salen varios productos que gran calidad. Además, hoy en día cobra mucha importancia lo ecológico y la sostenibilidad, por lo que es una maravilla lo que se ha hecho. Era algo que nos faltaba y nos ha solucionado un problema al tiempo que nos convertimos en sostenibles.

 Hablamos ahora de cuestiones más personales… ¿De dónde le viene la pasión por la equitación?

–Pues cuando tenía siete años nos fuimos a vivir a Madrid y teníamos unos amigos cuyos hijos montaban en el poniclub, cerca de dónde vivíamos. Empezamos a montar con ellos porque mi madre eso de mudarte desde El Puerto de Santa María a Madrid, pues le asustaba mucho y nos apuntó a todas las actividades extraescolares posibles para que no nos metiéramos en líos. Una de esas actividades era montar a caballo y ahí empecé junto a mi hermana Jimena, pero ella le cogió miedo por algunas experiencias que tuvo y lo dejó para derivar al tema del arte. Pero yo seguí hasta hoy y el mundo de los caballos ha sido y es mi vida. Estudié la carrera pero siempre pensaba en los caballos. Y a los ocho o nueve años empecé a competir. Luego hubo una época, cuando acabé la carrera, que dejé de montar unos años porque mis padres en realidad querían que me centrase más en el trabajo y que me alejase un poco de los caballos. No era tan buena estudiante y al final pasé una época complicada en la que no tenía dinero como para pagarme mis caballos y mis padres me dijeron se acabó.

¿Y regresaste?

–Sí, claro, en cuanto pude porque mi abuela se murió y nos dejó un dinero a cada nieto, el cual usé para comprarme un caballo. Así que volví otra vez y conocí a mi marido, con el que monté la empresa.

Ambos tenéis un gran nivel como jinete y amazonas...

–Sí, la verdad es que ahora estamos en un momento muy bueno. Él ha sido campeón absoluto de España de salto en octubre del pasado año. Tenemos también caballos que algunos no queremos vender si no dedicarlos a la competición. Aún así hemos vendido muchos, con lo cual ahora podemos dedicarnos al deporte y no tanto a la venta, para poder disfrutar de nuestra afición. Tampoco me veo compitiendo muy mayor… En mi caso, el año pasado gané la medalla de oro por equipos en la Copa de Naciones en el concurso de octubre.

Teresa Blázquez, directora Andalucía Sunshine Tour.

¿Y esta temporada?

–Pues la verdad es que estamos muy animados. Miro la temporada con muchas ganas e ilusión. En el campeonato de Europa de este año, que se celebra en Italia en septiembre, el equipo español en el que participa mi marido tiene que luchar por la clasificación para las Olimpiadas. En principio es posible, pero bueno, se verá.

¿Qué tienen los caballos que tantas pasiones despiertan y han despertado a lo largo de la historia de la humanidad?

–Es que son seres increíbles. La bondad que tiene un caballo es casi mágica. Con la fuerza que tiene que nos dejen montarlos, es un buen ejemplo. Es un animal noble y del que nunca dejas de aprender. Cada caballo es un mundo. Son como las personas, tienen su carácter, sus manías… los hay nerviosos, fuertes, vagos. Para mí ha sido mi vida. Si tuviera que echar para atrás, cambiará muchas cosas pero mi experiencia con los caballos no la cambiaría en ningún caso. Siempre piensas que ya sabes lo suficiente, pero no es así. Hoy sé mucho más de ellos y soy mejor amazonas que hace dos años. Luego, como en cualquier deporte, de da una disciplina y unos valores muy útiles para la vida.  Mi marido que es un gran estudioso del mundo del caballo lo dice, sin los caballos el ser humano no sería lo que es hoy, desde las guerras, el transporte, el trabajo en el campo…

Y se crea una relación...

–Es algo similar a lo que ocurre con los perros. Al final tienes una relación. Cada minuto que pasas con él o encima de él, fortaleces ese vínculo, esa relación.

¿Y luego está la hipoterapia o equinoterapia?

–Efectivamente, que cada día es más importante en niños con el espectro autista o con síndrome de Down. Hay muchos centros hípicos enfocados en ello. Los caballos te transmiten muchas cosas. La sensación de montar un caballo es especial, es una experiencia única… no sabría bien cómo explicarlo, pero es única.

Cuando se habla de equitación a veces se le considera un deporte elitista. ¿Es una idea preconcebida?

–Lo que es verdad es que es un deporte caro, pero elitista no. Estoy totalmente en desacuerdo con esa idea. Es caro pero eso no significada que sea de la élite porque la mayoría de los jinetes son gente humilde, trabajadores, en el extranjero la mayoría son granjeros que en lugar de tener ovejas o vacas, tienen caballos. Aquí igual, muchos de los que compiten vienen de familias de un poder adquisitivo normal, pero necesitan gente detrás que tiene dinero…

Vamos, igual que ocurre en motociclismo o la Fórmula 1…

–Es caro, sí, pero eso no conlleva que sea elitista. Siempre pienso que la gente tiene el concepto de que si tienes dinero, llegas y te pones a saltar. No, no es así. Hablamos de un deporte complicado, duro, muy difícil que requiere mucho trabajo.

 

Y en una tierra como Andalucía, con el caballo tan presente, ¿no se ve al caballo, por así decirlo, en las escuelas?  Es que a pesar de ser un símbolo de esta tierra está como alejado…

–Sí, estoy de acuerdo. La provincia de Cádiz es la que más licencias deportivos tiene de toda Andalucía. Aquí hay mucha afición a la doma y muchas personas cuentan con su caballo de paseo. Aún así, por ejemplo, en Asturias las administraciones públicas sí que subvencionan las clases hípicas para niños e incluso para personas mayores. Aquí habría que dar un empujón para acercar el mundo del caballo a las escuelas. Sería estupendo. En nuestro caso, hasta el año pasado apenas venía nadie a ver el concurso. Una dinámica que cambiamos realizando una campaña de promoción en los medios y eso dio pie a que vinieran gente de la zona a vernos, algo que me encanta.

 

Es que quizás no se sepa que la entrada es libre…

–Yo estoy harta de decirlo. Se puede entrar libre, parking gratuito, te puedes pasear por casi toda la instalación menos por la cuadra por una cuestión del reglamento internacional. Siempre me pregunto por qué no vienen los vecinos y vecinas. Quizás sea por desinterés, o por el tema ese de la etiqueta de elitista, pero lo cierto es que son unas instalaciones maravillosas y los concursos son impresionantes. Lo que es una pena es tener esto tan cerca y no venir a disfrutarlo.

Teresa Blázquez, directora Andalucía Sunshine Tour.

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN