Publicidad Ai
Publicidad Ai

Valencia

Un cuento ayuda a detectar la ansiedad infantil que disparó los confinamientos

Dos psicólogos especializados en divulgación y crianza se han propuesto aportar su grano de arena, en forma de cuento

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Alberto Soler (en la imagen) y Concepción Roger, divulgadores y coautores de varios libros especializados. -

El confinamiento por la pandemia disparó los problemas de salud mental entre niños y adolescentes y ante el aumento de la ansiedad infantil, dos psicólogos especializados en divulgación y crianza se han propuesto aportar su grano de arena, en forma de cuento, en un campo hasta ahora poco explorado.

Alberto Soler y Concepción Roger, divulgadores y coautores de varios libros especializados en educación y crianza, regresan a las librerías con una propuesta directa para ayudar a los niños y a sus familias a detectar la ansiedad infantil: "Tengo un nudo en la barriga" (B de Blok), ilustrado por Núria Albesa.

Este cuento es una continuación de su libro anterior, "Tengo miedo", con los que los psicólogos quieren acompañar a los más pequeños y a su entorno para detectar las situaciones de ansiedad y estrés y darles herramientas para abordarlas, con un lenguaje sencillo y huyendo de las publicaciones de autoayuda.

El libro cuenta la historia de Penny, una niña de 7 años que vive en un pequeño pueblo junto a una gran ciudad y que, aunque parece feliz, esconde un gran secreto, un nudo en la barriga, una de las somatizaciones que pueden hacer sospechar de que detrás puede haber un problema de ansiedad.

La historia plantea las "señales" para detectar este problema y posibles recursos para afrontarlo, como "compartir" los pensamientos -en este caso con una amiga de la protagonista- que puede ser un acto "liberador", y de no creer las mentiras de los pensamientos intrusivos.

LOS EFECTOS DEL CONFINAMIENTO

Soler explica, en una conversación con Efe, que las demandas de atención en salud mental para niños por problemas de depresión, ansiedad, insomnio o estrés postraumático se han incrementado entre un 30 y un 50 % en los dos últimos años. "Y estos son todavía los primeros estudios", advierte.

En el caso de la Comunitat Valenciana, pone como ejemplo, la demanda en atención primaria por asuntos relacionados con la ansiedad para niños ha crecido un 235 % respecto a los datos prepandémicos.

"Los niños españoles son los que han sufrido el confinamiento domiciliario estricto más largo de la historia reciente de nuestro país; les dejamos sin escuela y una cuestión de un par de semanas se alargó a más de una veintena", recuerda Soler, divulgador a través del videoblog "Píldoras de Psicología" de recursos para ayudar a la crianza, con más de 40.000 suscripciones.

En ese periodo, lamenta, "se paralizó el papel de la escuela como normalizador de las actividades diarias de los niños, la red de apoyo a las familias en riesgo de exclusión, y cortó sus vínculos afectivos con cuidadores, educadores, compañeros, que son sus personas de referencia".

CONDUCTAS AUTOLESIVAS ENTRE LOS JÓVENES

En el caso de los adolescentes, añade, se han incrementado de forma alarmante las conductas autolesivas por parte de jóvenes que se hacen daño, se hacen cortes en los brazos, con intentos de suicidios, algunos de ellos consumados.

Según datos el Instituto Nacional de Estadística (INE), explica, en 2020 se registró la mayor cifra de suicidios entre menores de 15 años de la historia, duplicando el registro del año anterior, y es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de entre 15 y 29 años en los años 2020 y 2021.

El confinamiento, señala, "no afectó igual a todas las familias. Pensemos en familias con dificultades económicas, de comunicación, de malos tratos, que se han visto forzados a estar conviviendo ininterrumpidamente cerca de 50 días con esta situación sin una vía de escape. Eso ha sido criminal para las familias y los niños".

"Un problema general en nuestra sociedad es que infravaloramos las problemáticas asociadas con la infancia", considera Soler, quien lamenta también que las listas de espera en salud mental infantil sean de varios meses.

"Más allá de los programas específicos hay que reflexionar sobre cuál es el rol que tiene la infancia en nuestra sociedad, cuáles son las causas que se esconden detrás de sus problemas emocionales y el trato que les estamos dando", reflexiona.

El impacto del confinamiento en la infancia y la adolescencia, concluye el psicólogo, "ha sido nefasto y no se puede volver a repetir". 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN