Condena Pujoliana

Publicado: 17/08/2018 ·
Mientras sigan produciéndose estas “condenas pujolianas”, los tres poderes del Estado estarán más que en entredicho por parte de la ciudadanía.
No hace aún un mes, y sin que haya tenido repercusión mediática, se ha conocido la sentencia de una de las multiples causas abiertas a la familia Pujol, la del “Caso de las ITV”. El resultado ha sido fruto, una vez más, de las componendas entre poderosos: “Oriol Pujol acepta su condena de dos años y medio por el caso de las ITV”. Un ejemplo más de la falta de justicia en este país. Un ejemplo más de la escandalosa organización del poder judicial y la conexión de las mafias con el poder legislativo a través del control de los partidos políticos, que mantienen la burla y el engaño constante a un pueblo que, como en este caso, ni se entera de los amaños, o no se quiere enterar hastiado de tanta corrupción.

De esta forma elegante, mediante chanchulleos el “exdirigente de Convergencia evita ser juzgado por un tribunal popular”. Y es que el Pujol sabe que mangonear un tribunal popular, como está el patio, es cosa imposible y la indignación popular por tanto corrupto que anda suelto sería implacable y, por alguna vez, justa, imponiéndole una pena ejemplarizante.

Hechos delictivos probados deben producir sentencias firmes proporcionales a los daños ocasionados. En este asunto de las ITV el mayor daño a la democracia es el escándalo que produce y que se sustancia en la inmensa desconfianza hacia el sistema de partidos políticos existentes en España. Los Pujols tranquilos están, a pesar de las numerosas investigaciones y acusaciones en las que se han visto envueltos, ya que la “mierda” es tanta, que los aparatos de los partidos políticos que han gobernado Cataluña, estarían en un aprieto si el “honorable Pujol”, el padre de Oriol, contara la mitad de lo que sabe.

Convergencia y Unió, han sido dos partidos que con la connivencia del PSOE catalán (PSC) y Esquerra republicana, han corrompido la actividad económica de las administraciones públicas, utilizando su poder para el enriquecimiento de familias de notables, entre ellas los PUJOL. Las multiples barbaridades, y la falta de justificación de la inmensa fortuna encontrada en Andorra produjeron el divorcio de Unió de Convergencia democrática de Cataluña. Fueron socios desde el inicio de la transición política a la democracia. Y en Convergencia militaban Puigdemont y una buena lista de independentistas que cambiaron el nombre del partido y formaron uno “nuevo”, y ahora por cierto ahora pretenden finiquitarlo para crear otro nuevo, en una maniobra de ir tapando los escándalos de corrupción.

En Andalucía el tema de las ITV funciona mediante una empresa pública creada por la Junta, en Cataluña se cedían concesiones a empresas privadas y aquí es donde los Pujols ponían la mano, llevándose las comisiones para que las concesiones se dieran a quienes pagaban por bajini. Años de investigación de multitud de funcionarios públicos, policiales y judiciales, participantes en la investigación, más lo robado a hacienda y a la ciudadanía que tuvo que pagar el sobrecoste de las ITV, para sacar las comisiones de Oriol, más el daño al empresariado que fue engañado en los “concursos públicos” para las concesiones, más… No pueden sumar la ridícula condena.

Oriol acepta una “pena” de dos años y medio de cárcel, “nada de nada”, para evitar un juicio con un tribunal popular. Una pena de cárcel, que no pisará, por tráfico de influencias, cohecho y falsedad documental. En el “trato” también sale bien parada su esposa Ana Vidal que no pisa cárcel y el monto total de todo este nefasto negocio que le ha aportado a la familia y al partido pingües beneficios, ha sido de algo más de 300.000 euros. Recordar que lo encontrado sólo en Andorra a la familia PUJOL supera los 300 millones de euros da grima.

Mientras sigan produciéndose estas “condenas pujolianas”, los tres poderes del Estado estarán más que en entredicho por parte de la ciudadanía.

Fdo Rafael Fenoy Rico

 

Comentarios

© Copyright 2018 Andalucía Información