Actualizado: 19:13 CET
Domingo, 23/02/2020

Absit Invidia

Oración a una calabaza

Publicado: 07/02/2020 ·
17:32
Actualizado: 07/02/2020 · 17:32

Las administraciones llevan dando calabazas (como la de José Luis Cuerda) a los agricultores de Andalucía, quienes ya han puesto pie en pared

El maestro José Luis Cuerda nos deja, pero permanece su rico legado. Aquel momento en el que un viejo labrador, sentado, liándose un cigarrillo, mira fijamente a una calabaza, plantada en su huerto, y le dedica una oración, que concluye: yo te llevo en el corazón. Es una de las secuencias más concluyentes de Amanece que no es Poco, que describe la soledad en la vejez.

Este pequeño homenaje al padre del absurdo es también para los agricultores, campesinos, aceituneros andaluces, a los que las administraciones les llevan dando calabazas durante las últimas décadas. Hete aquí que ya han dicho basta. Sus movilizaciones lo demuestran. Su paciencia se ha agotado. Han conseguido, de momento, que el Gobierno central les abra un hueco entre sus prioridades.

El ministro Planas, del que hasta Bendodo habla bien, tiene en su mesa un problema poliédrico, de difícil resolución. Nadie se explica (o sí) por qué los precios en origen son tan bajos, y tan altos en destino.

Protestas.

Las organizaciones de consumidores y agrarias llevan denunciando año tras año la política de venta a pérdida de algunas grandes superficies con productos estrella como el aceite de oliva virgen extra, como reclamo para el incremento de las ventas.

Ahora, el Ejecutivo de Madrid ha centrado, por fin, sus miradas en la distribución, a la que pide diálogo. El resultado tiene que basarse en el difícil equilibrio entre mejorar los ingresos de agricultores sin incremento de los precios para los consumidores. Ésa es la madre del cordero. Cualquier otra cosa es pan para hoy y hambre para mañana.

Especialmente complejo es el sector del aceite en provincias como Jaén y Córdoba, prácticamente de monocultivo. A mí me gusta llamarles aceituneros, aunque el glamour del siglo XXI les ha convertido en olivicultores. Por ejemplo, el olivar en pendiente -en el que apenas puede entrar maquinaria- lleva condenado desde hace unos años a la ruina. Si la amenaza de la producción que suponen los países del Magreb, con mano de obra más barata y sin las exigencias fitosanitarias de Europa, se consolida, el varapalo a la economía y al empleo de esas dos provincias puede ser descomunal. No ahora, pero sí en pocos años.

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Pedro García Vázquez

Pedro García es periodista. Director de Informativos de 7 Televisión y Publicaciones del Sur

Absit Invidia

Con la esperanza de ser entendido por lo que pone, y por lo que no. Eso sí, sin ánimo de ofender ni en castellano, ni en latín

VISITAR BLOG
Publicado: 07/02/2020 ·
17:32
Actualizado: 07/02/2020 · 17:32
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Guille Márquez, la juventud de La Veneno en la serie de Los Javis
chevron_right
El Ayuntamiento, obligado a devolver 300.000 euros