Actualizado: 13:50 CET
Sábado, 15/06/2019

Torremolinos

Desmontan la fuente de los caballitos por las obras de Renfe

Las piezas de esta fuente tan característica del centro de Torremolinos se han guardado en dependencias municipales para que no sufran daño alguno

  • Fuente de los caballitos desmontada.
  • Los trabajos actuales se centran en la ventilación de la estación y evitar las continuas inundaciones

La conocida como fuente de los caballitos, situada en la avenida Palma de Mallorca de Torremolinos, se ha desmontado durante la primera fase de las obras de accesibilidad de la estación de Cercanías. Las piezas se han guardado en dependencias municipales para que no sufran daño alguno durante el tiempo que duren estos trabajos. 

Los trabajos, que comenzaron la semana pasada, se centran en el sistema de ventilación de la estación de tren de La Nogalera, ya que por esta zona de la calle pasará el tubo de ventilación de la estación. Asimismo,  Aguas de Torremolinos está aprovechando para hacer una obra de infraestructura que evite las inundaciones que siempre se producen en esta zona cuando llueve de manera torrencial.

La concejala de Urbanismo, Maribel Tocón, mantuvo el pasado martes una reunión con los vecinos y comerciantes de la plaza para explicarles los pormenores de esta obra histórica para Torremolinos.

Así, cabe destacar que este proyecto de accesibilidad tendrá una duración de 18 meses y parte con un presupuesto de adjudicación de 4.588.368  euros, que sufragará el Ministerio de Fomento.

La obra propiamente dicha llegará a La Nogalera en octubre, evitando que afecte a la actividad comercial de esta céntrico espacio durante el verano y la feria, que se celebra a finales de septiembre.

Durante el tiempo que transcurran las obras en las inmediaciones de la plaza, la circulación será normal, aunque sí será “más restringido”, en palabras de la concejala.


COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
El PSOE apuesta por ayudas al alquiler y viviendas VPO
chevron_right
CASA Torremolinos: un espacio seguro y abierto a la diversidad