HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 16:32 CET
Jueves, 20/09/2018

To er mundo e güeno

¿Vergüenza?, ninguna

Que la política que sigue el gobierno de Pedro Sánchez es imagen y postureo, es una realidad palpable en las redes sociales y los medios de comunicación

  • Pedro Sánchez.

Que la política que sigue el gobierno de Pedro Sánchez es imagen y postureo, es una realidad palpable en las redes sociales y los medios de comunicación. En las votaciones al nuevo consejo de RTVE, aunque vendan que políticamente fue un “error”, son muchos los que acumulan en su historia reciente, y quedó bien el giro hacia la izquierda pero se quedó en un gesto, como siempre.

Parecer, no ser ni hacer. Marca PSOE.Y como viene siendo habitual, en su “cariño” hacia Andalucía, desde el gobierno del Estado, las vergüenzas quedaron al descubierto nuevamente.

Si hace unos meses denunciábamos la traición del PP y Ciudadanos, hace menos metíamos en el mismo saco a los diputados andaluces del PSOE y Podemos, puesto que aparcaron cuestiones vitales para Andalucía, como son la financiación y la falta de inversiones para las infraestructuras y se dedicaron hacer gestos y guiños a otra regiones.

A Cataluña, Pedro Sánchez le quiere arreglar las cuentas con una inyección de 4500 millones. Más de lo mismo. Aquí, en Andalucía había una consejera llamada María Jesús Montero que le dio por decir que el Estado no cumplía con Andalucía, que necesitaba 4000 mil millones de euros anuales para no tener que gastar, por ejemplo, el dinero de la sanidad y educación andaluza en cuestiones como la dependencia.

Por tanto, quería decir que la financiación con el Partido Popular era lamentablemente perjudicial.

Y es cierto. El PP nos dio la “Independencia” y nos borró del mapa, aparcando, entre otras, las inversiones fundamentales para acabar con el aislamiento ferroviario de Granada, Almería, Baza, Huelva o el propio Campo de Gibraltar.Pero hasta ahí su lucha, se convirtió parte del gobierno de Pedro Sánchez y cambió su visión de las necesidades de la colonia andaluza, y el propio “virrey” de la corona española, Gómez de Celis, salió anteponiendo los intereses de la España que se rompe a los problemas que Andalucía arrastra desde tiempos de Alfonso X, el sabio.¿Vergüenza? Ninguna, a esto se le llama traición en toda regla.

Andalucía les importa muy poco o nada, tan sólo estar y controlar sus instituciones, utilizar los planes de empleo para contentar con migajas a cientos, controlar y poner a disposición de sus intereses partidistas las subvenciones para planes medioambientales y decidir electoralmente cuando las pone en marcha para crear puestos de trabajo, controlar las plataformas reivindicativas y a algún sindicato y/o sindicalista para hacer oposición desde Andalucía a gobiernos de distinto color para luego olvidar la reivindicación cuando llegan al poder en Madrid.

Y mientras tanto, aquí no pasa nada, todos contentos, total, los Eres fueron un sueño, y el gasto de 15000 euros en un prostíbulo una broma de mal gusto, eso sí, pagando hay consentimiento por las tres partes, el putero, la prostituta y la ministra de Igualdad. Todo en orden, elecciones en otoño.

COMENTARIOS