Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 07/12/2021  

Sociedad

Beneficios de vivir en una residencia de mayores

Llevar a una persona mayor a una residencia especializada en geriatría es una decisión que llena de dudas a los familiares

Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Mayores.

Llevar a una persona mayor a una residencia especializada en geriatría es una decisión que llena de dudas a los familiares. La mayoría de las personas opina que vivir en estos lugares solo genera tristeza en quienes están en la adultez mayor. Pero la realidad es que cuando se elige una buena residencia de mayores, se pueden reportar muchos beneficios tanto en la familia como en la persona mayor.

¿En qué beneficia que una persona mayor viva en una residencia geriátrica?

Para proveer los cuidados necesarios a una persona en la tercera edad, se requiere tiempo y dedicación. Algunas familias no son capaces de armar una logística que permita proveer en casa todo lo que una persona mayor requiera, en especial si se requiere de ayuda para atender discapacidades.

Buscando el bienestar de los mayores, existen centros que permiten atención de calidad, durante la vejez. En estos lugares, las personas mayores podrán tener la atención que no puedan proveer sus parientes. Y sus familiares tendrán la seguridad de que los adultos mayores podrán recibir los cuidados necesarios, en todo momento. Lo mejor es que esos cuidados vienen dados por profesionales capacitados en geriatría.

Vivir una vejez saludable

Contrario a lo que piensan muchos, la vejez no tiene que ser una etapa donde estemos condenados a sufrir y deteriorarnos. Quienes se aseguran del cuidado de las personas mayores en residencias especializadas fomentan un envejecimiento más sano y activo.

Dentro de los objetivos de estas residencias está el programar actividades para que las personas mayores puedan conservar un buen estado físico, emocional y psicológico. Procuran que se les dote de la máxima autonomía posible, dentro de sus capacidades. Por eso, cuentan con espacios accesibles y seguros para todos.

El bienestar de una persona mayor también implica que se creen lazos de socialización con otros. En las residencias conviven con pares, se fomenta la recreación y comunicación, haciendo que los adultos mayores puedan estar activos en su comunidad. Además, tienen disponibilidad para recibir visitas de amigos y parientes, lo que permite un desenvolvimiento más natural y parecido a que si estuviesen en su hogar.

Atención oportuna a enfermedades crónicas

Que una persona mayor viva en una residencia geriátrica le permite recibir atención médica inmediata cuando se presenten emergencias. Además, se le da seguimiento de cerca a las enfermedades crónicas que padezca.

En general, la mayoría de las residencias cuenta con profesionales cualificados en diversas áreas, que les permite atender en cualquier nivel la salud de la persona mayor. Y la atención médica contempla también el manejo nutricional adaptado de manera individual. Este es un beneficio resaltante, pues a muchas familias se les hace complicado resolver la disciplina alimentaria que requiere una persona mayor con enfermedades crónicas.

 Elegir una residencia para mayores es una decisión que cada familia ha de tomar, dependiendo de sus circunstancias. Estas instituciones son benéficas en muchos sentidos. Primero, los parientes pueden delegar el cuidado de sus familiares mayores, a quienes poseen las facultades para hacerlo. Además, la calidad de vida de los adultos mayores aumenta. Se les brinda un lugar seguro, cómodo y accesible, donde pueda vivir una vejez saludable y activa.

TE RECOMENDAMOS