El tiempo en: Andalucía
Jueves 04/03/2021

Sociedad

Mantener a punto tu jardín también es posible en invierno

Hay muchas personas que cuentan con un jardín o un patio trasero en sus hogares y que, durante el invierno, optan por dejarlo un poco de lado

Publicidad Ai
  • Siega de césped.

Un jardín también puede ser un estupendo remanso de paz durante los meses de invierno. Hay muchas personas que cuentan con un jardín o un patio trasero en sus hogares y que, durante el invierno, optan por dejarlo un poco de lado ante la llegada de las lluvias y el mal tiempo. 

Sin embargo, la verdad es que sí se puede mantener el jardín en buen estado durante los meses de más frío. Solo hay que buscar nuevas alternativas para cuidar del jardín y buscar las herramientas adecuadas que nos permitan tenerlo a punto para cuando queramos volver a utilizarlo. 

En este sentido, de cara a cuidar nuestro jardín durante el invierno, lo mejor que podemos hacer es invertir algo de dinero en comprar accesorios y herramientas que nos permitan hacer más con menos. Ya que, durante el invierno, el jardín se suele utilizar mucho menos si lo comparamos con los meses de verano, lo mejor será optimizar nuestros recursos para obtener buenos resultados con poco esfuerzo. 

Para mantener nuestro jardín a punto en los meses de lluvia y frío, podemos optar por comprar ciertos elementos que nos faciliten su cuidado; por ejemplo, lo mejor sería poder tener desde un grifo de jardín hasta un cortasetos eléctrico, como los que ofrece el portal especializado BRICOOM.com en su página web.

Para todos aquellos que todavía no estéis convencidos sobre cómo cuidar vuestro jardín durante estos meses de invierno, en este artículo encontraréis las claves más sencillas y prácticas para que el jardín se mantenga en óptimas condiciones hasta la primavera.

Cuida el estado de tus herramientas

Lo primero que deberías hacer para cuidar tu jardín en invierno es dedicar unos días a tratar el estado de tus herramientas. Puedes hacerlo dentro de casa, así que no hay excusas. Límpialas, haz inventario, elabora una lista con las herramientas que te falten y ordénalas para dejarlas listas para su uso. Así, en invierno, cuando tengas que utilizar alguna, las tendrás todas bien organizadas y en perfecto estado. 

Analiza tus plantas y flores

Antes de hacer nada en tu jardín, estaría bien que te informases sobre aquellas plantas y flores que tienes en él. Cómo pasan el invierno, si necesitan algún cuidado específico durante estos meses del año, si no pueden pasar fuera los días por las bajas temperaturas… Lo mejor es hacer una lista e ir anotando las necesidades que pueden tener cada planta o cada flor.

Limpia y mantén el césped

Si tienes césped natural debes tener mucho cuidado para mantenerlo durante el invierno. Por una parte, es imprescindible limpiarlo de manera regular para eliminar hojas y residuos de la superficie. Por otra parte, también nos interesa que nuestro césped siga vivo, brillante y verde, por lo que no se debe cortar demasiado, para evitar que se queme con las heladas, no se debilite y podamos proteger las raíces. Además, ten claro que no te hará falta regar el césped en estos meses. 

Protege el suelo del jardín

Para proteger el suelo del jardín existen muchas opciones. Si sabes que no vas a utilizar el jardín durante el invierno y quieres mantenerlo como nuevo, mucha gente opta por taparlo con una malla plástica que evita que las inclemencias meteorológicas como la nieve, las lluvias o las heladas, hagan estragos en el césped o las plantas. 

Aprovecha para utilizar fertilizante

Uno de los elementos más claros para mantener un jardín en perfecto estado durante los meses de invierno es utilizar en él fertilizantes y abonos orgánicos. De esta manera, estaremos dándole a nuestras plantas una nutrición extra que les ayudará a soportar los fríos meses de invierno y, al mismo tiempo, les permitirá estar preparados para la primavera. Utilizando fertilizantes y abonos orgánicos como el humus de lombriz podemos obtener estupendos resultados, con unas plantas y árboles mucho más fuertes y que, en primavera, estarán en mucho mejor estado para florecer. 

Mucho cuidado con el riego

Como ya comentamos, el riego en invierno debe reducirse bastante. De hecho, en algunas zonas donde, en los meses de invierno, llueve de forma constante puede ser incluso perjudicial que aportemos todavía más riego al jardín. Debemos limitar mucho el riego y utilizarlo solo cuando sea estrictamente necesario. 

Crea espacios resguardados

Con la finalidad de mantener una temperatura más o menos estable para tus plantas es necesario que, durante el invierno, crees espacios resguardados para ellas. Esto se puede conseguir pegando las plantas a una pared donde estén más protegidas del viento, colocándolas debajo de un porche para evitar que le llueva demasiado o, incluso, creando de cero un invernadero. 

Forra tus macetas y jardineras

Otro método para conseguir que las plantas y flores del jardín sobrevivan al invierno es forrar las macetas y jardineras con una tela especial. De esta forma, podemos seguir teniendo las macetas en el jardín, sin necesidad de exponerlas a cambios de ambiente trasladándolas al interior de la casa y sabiendo que estarán protegidas y mantendrán su temperatura. 

Infórmate acerca del aceite de invierno

Una de las mejores alternativas que existen hoy en día para mantener a punto un jardín durante los meses de invierno es el conocido como “aceite de invierno”. Este aceite es un recurso estupendo, sobre todo, para aquellos jardines que tengan pequeños árboles y arbustos o plantas con ramas gruesas. Aplicando este aceite en las ramas y los troncos de los árboles evitarás que se formen hongos y ayudarás a proteger tus plantas ante las bajas temperaturas y la lluvia. 

Aporta un extra de vitaminas a tus plantas

Durante los fríos meses de invierno es sumamente importante que le demos a nuestras plantas, arbustos y árboles un aporte extra de vitaminas. Del mismo modo que nos ocurre a nosotros, las plantas también necesitan un refuerzo en sus “defensas” para afrontar el frío y la lluvia. Para esto, lo mejor es utilizar vitaminas y minerales como el fósforo o el potasio para darle un extra de resistencia y evitar que se formen hongos derivados de la humedad y la lluvia. 

COMENTARIOS