El tiempo en: Andalucía
Viernes 22/01/2021

Sociedad

GoodDollar, la renta básica basada en criptomonedas ya está en marcha

El objetivo declarado de la creación de G$ es la de dinamizar la economía de aquellas regiones en las cuales se asiente

Publicidad Ai Publicidad Ai
  • GoodDollar.

Aunque los cambios que ya se estaban produciendo antes de la pandemia ya habían puesto sobre la mesa la necesidad de terminar implantando una renta básica universal más o menos extendida (la robotización de la producción, por ejemplo, está desplazando una gran cantidad de mano de obra humana de todo tipo de trabajos, por lo que muchos economistas ya estaban proponiendo que fueron los robots los que “pagasen” impuestos, para cubrir, entre otras cuestiones, una renta básica universal o RBU) la destrucción de una parte importante del tejido productivo, y la no recuperación de parte de él en el corto o medio plazo (el turismo por ejemplo ha sufrido un duro golpe, de hecho multitud de grandes cruceros ya están siendo desmantelados, y algunos importantes tour operadores ya han quebrado) hace que la RBU haya subido varios puestos en las agendas públicas y privadas.

Y es precisamente una iniciativa privada, patrocinada por Yoni Assia, CEO y fundador de eToro, la que ha tomado la delantera. La primera renta básica universal que abarca prácticamente todos los países del globo se llama GoodDollar, y a cambio de la entrega de datos personales (para garantizar una sola cuenta por persona, pero también uno de los aspectos que ha levantado más polémica entre la criptocomunidad, ya que el anonimato es una de las características más importantes que lleva aparejado el uso de criptomonedas) ya se puede empezar a reclamar los GoodDollar o G$, criptomoneda que tiene un valor nominal de un dólar estadounidense y de la que se entrega una cantidad aleatoria cada día a todos los usuarios (aleatoria pero igual para todos).

La idea que busca Yoni Assia con esta iniciativa (sin ánimo de lucro) si atendemos a sus redes sociales y sus declaraciones, es equilibrar algo el reparto de riqueza para dinamizar la economía, ya que los G$s ya se están moviendo entre los usuarios promoviendo distintos proyectos.

Difusión de los G$s en Latinoamérica

Algunos de los países que mejor han acogido la iniciativa de Assia se encuentran precisamente en Latinoamérica, Argentina, con una población de poco más de cuarenta y cuatro millones ya ha reclamado más tres millones cuatrocientos mil G$, en Colombia, con cerca de cincuenta millones de habitantes, se han reclamado más un millón seiscientos mil G$, y en Venezuela, con una población que no alcanza los veintinueve millones, se han reclamado más de un millón cien mil G$ (la adopción de esta criptomoneda puede ser especialmente atractiva en países como Venezuela o Argentina, en la primera por la profunda depresión económica y en la segunda por los cíclicos defaults que experimenta)

En el país más al norte de Latinoamérica, México, se han reclamado incluso más G$ que en los vecinos Estados Unidos, concretamente más de setecientos ocho mil de las criptomonedas de la ONG de Yoni Assia. Por lo tanto no es extraño que los marketplaces en español y portugues sean algunos de los más dinámicos y populares en Facebook.

Una criptomoneda en movimiento

El objetivo declarado de la creación de G$ es la de dinamizar la economía de aquellas regiones en las cuales se asiente, y de hecho ya han aparecido nichos en importantes marketplaces online en los cuales la moneda de “curso legal” es el GoodDollar, y en los que distintos profesionales ofrecen su talento a cambio de una cantidad de G$ (a veces son cantidades cerradas, en otras ocasiones el regateo es posible), los productos que má s habitualmente se pueden ver a la venta es material para promocionar pymes y/o autónomos, flyers, logotipos, vídeos promocionales… En otras ocasiones es el comprador el que pone precio y condiciones, por ejemplo, un like en Youtube puede pagarse por una cantidad que oscila entre los uno o veinte G$s (precios más habituales, ya que hay quienes pagan mucho más por seguidores en sus RRSS).

También podemos encontrar clases telemáticas de todo tipo, desde aquellos que enseñan fundamentos para invertir en criptomonedas y otros activos o los secretos del mindfulness, hasta quién compartirá con los usuarios el secreto de una buena pizza, a cambio de unas cuantas de las criptomonedas gestionadas por la ONG de Yoni Assia.

COMENTARIOS