Actualizado: 16:16 CET
Martes, 29/09/2020

sociedad

¿Las estufas de gas son seguras?

A medida que se van acercando los meses de frío, miles de familias empiezan a plantearse los métodos con los que calentarán sus casas durante el invierno

  • Entrar en calor en casa.

A medida que se van acercando los meses de frío, miles de familias empiezan a plantearse los métodos con los que calentarán sus casas durante el invierno. Una de las opciones más valoradas a la hora de mantener una temperatura agradable dentro del hogar son las estufas de gas que, además de ofrecer muy buenos resultados, a menudo son una opción bastante más barata que otras formas de calefacción como los radiadores eléctricos o la calefacción central. 

En este sentido, también es cierto que muchas personas pueden tener una idea equivocada acerca de este tipo de estufas, pensando que no son seguras y que pueden causar consecuencias negativas en las casas y las personas. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Hoy en día, las estufas de gas son una opción perfectamente segura, que llevan incorporadas las últimas innovaciones en seguridad para garantizar su buen uso y funcionamiento sin que este derive en un problema mayor. 

A la hora de elegir estufas de gas butano, además de fijarnos en su potencia y en los sistemas de seguridad que incorpora, tenemos que cerciorarnos de que sean estufas de gas que no huelan y que calienten bien. Una buena opción es echar un vistazo a esta comparativa de las mejores estufas de gas en la que han analizado y probado todos los modelos antes de ofrecer un veredicto a los lectores.

Como decíamos, los modelos modernos de estufas de gas que podemos comprar hoy en día son perfectamente seguros, por eso, en el día de hoy, hemos querido resumir en este artículo los aspectos esenciales por los que las estufas de llama azul pueden ser una opción sencilla, barata y confiable para tener en cualquier casa durante el invierno. 

Estufas de llama azul: una opción increíble para todo tipo de casas

Las estufas de llama azul son un tipo de calefacción de gas que ofrecen unos resultados estupendos en todo tipo de hogares. A pesar de esto, es cierto que no están recomendadas para ser utilizadas en estudios o departamentos de menos de 20 metros cuadrados. Por el resto, para estancias, pisos y casas de más de 40 metros cuadrados, este tipo de estufas son perfectas y tremendamente seguras. 


Entre otras ventajas, entre estas estufas también podemos encontrar las nuevas estufas de gas que no huelen, todo un avance que permite una mayor seguridad y comodidad para la casa, ya que se reduce al mínimo la posibilidad de fuga. 

Nuevos protocolos con la máxima seguridad en estufas de gas

En este sentido, podemos afirmar que los nuevos modelos de estufas de gas son perfectamente seguros y que, por si mismas, no representan ningún peligro importante para los usuarios que las tengan instaladas en sus casas. Hasta hace algunos años, debido en parte a la poca incorporación de la tecnología a los aparatos domésticos, las estufas de gas eran una solución barata pero que, normalmente, generaba preocupación en los usuarios que las tenían en sus casas. 

A día de hoy, podemos afirmar que esta preocupación con los nuevos aparatos de calefacción de gas está totalmente infundada. Ahora mismo, las estufas de gas de nueva fabricación incorporan todo tipo de tecnología de última generación que minimiza el riesgo de fuga y que, en definitiva, contribuye a aumentar la seguridad de estos aparatos. 

Además, se han incorporado también nuevas formas de combustión, como los quemadores de llama azul, que requieren de muchísimo menos mantenimiento, son modernos y ofrecen un equilibrio perfecto entre seguridad y funcionalidad

Medidas concretas que aumentan la seguridad

Además de esta preocupación general que venimos comentando por parte de los fabricantes de dotar al mercado cada vez con modelos de estufas de gas más seguros y eficientes, como compradores debemos saber que las medidas de seguridad en estos aparatos están garantizadas por la Unión Europea. 

En Europa, actualmente, no está permitida la fabricación y comercialización de estufas de gas que no cumplan con las siguientes medidas de seguridad. Sea como sea, todos los modelos nuevos incorporan un detector de seguridad que hará que la estufa deje de funcionar inmediatamente, en cuanto se detecte un mínimo fallo. 

Por una parte, las estufas deberán ir equipadas con un detector que se encarga de cortar el gas en caso de que no se origine o se apague la llama. Así, se evita que el gas de la estufa siga saliendo hacia afuera, a pesar de que no cumple su función debido a que no se produce llama. 

Por otra parte, estos modelos de nueva fabricación también deben llevar incorporado un sistema de detección que evitará en todos los casos que los usuarios de la estufa se intoxiquen con el gas. Esta es una de las mayores preocupaciones de los compradores de estufas de gas, ya que hace muchos años era relativamente normal intoxicarse con estas estufas, sobre todo durante las horas de sueño

Actualmente, esto ha dejado de ser una opción, ya que todas las estufas de gas incorporan un sistema que corta el gas cuando detecta contaminación en la atmósfera, ya sea por una reducción drástica del oxígeno disponible en la estancia o porque el quemador de la estufa está sucio y produce monóxido de carbono. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Se entrega el marido de la octogenaria aparecida muerta en Albacete
chevron_right
Detenido en Alicante por hacer fotos de menores desnudos en la playa