Actualizado: 17:15 CET
Martes, 31/03/2020

sociedad

Créditos online: principales usos y ventajas de instrumento

Los créditos online son instrumentos financieros con mucha utilidad cuando se usan correctamente

  • Dinero.

Los créditos online son instrumentos financieros con mucha utilidad cuando se usan correctamente. Dentro de su género, los denominados microcréditos y minicréditos han ganado popularidad gracias a internet, donde es posible solicitarlos y obtenerlos rápidamente.

Minicréditos y microcréditos: ¿existen diferencias?

Bajo riesgo de impago. La ventaja principal de los microcréditos, tanto para las entidades emisoras como para los clientes receptores, habla por sí sola.

Se trata de un instrumento financiero con mucha utilidad, tanto para particulares como para propietarios de una PYME, que ven con buenos ojos una financiación exprés que les permita solucionar algún problema puntual o aprovechar una oportunidad que de otro modo sería imposible.

Parecen ser lo mismo. Ambos mecanismos de financiación exprés traen ventajas que son idénticas en cada tipo, pero hay algunas cosas que les diferencian, y te permitirán saber qué instrumento necesitarás en cada situación.

Los minicréditos, sobre todo cuando los solicitas en plataformas de confianza, permiten obtener un préstamo de baja cuantía, con máximos de entre 600 € y 1.200 €. La gran ventaja de éstos es que tienen poco o nulo interés, porque son instrumentos financieros para pagar de forma instantánea, de modo que sean utilizados para gastos puntuales, emergencias o para “adelantar” la fecha del pago de una nómina.

Entre tanto, los microcréditos siempre han tenido un enfoque emprendedor. Los importes pueden ser similares, con límites mayores en este caso, pero siempre media algún tipo de interés. Son los instrumentos preferidos por las PYMES y autónomos, porque les brinda flexibilidad al momento de realizar los pagos.

¿En qué se usan los microcréditos y minicréditos?

El éxito y la popularidad de este método de financiación es bastante visible, y la mayoría de las personas mira con buenos ojos la solicitud de alguno de éstos en momentos específicos.

Para las empresas emisoras, los minicréditos han supuesto uno de sus productos estelares, ya que el riesgo de impago es realmente muy bajo (menor al 2%), dadas las características de éstos (bajos importes, utilización correcta).

Financiación de la producción

Personal, materia prima o renovación de stock, esos suelen ser los principales usos de los microcréditos a nivel general. Desde luego, los clientes habituales de este instrumento son las PYMES y los autónomos, que ante la certeza de que obtendrán ganancias, mayores a los intereses a pagar y en un plazo menor al vencimiento del crédito, pueden permitirse el apalancamiento.

Pagar, pero a tiempo

La premura por pagar una deuda. Todos la hemos tenido alguna vez, y anteriormente era más difícil acceder a estos mecanismos de financiación, porque los bancos eran las únicas instituciones confiables para solicitarlos.

Pero los trámites eran, y hoy más, bastante engorrosos. El porcentaje de créditos aprobados, además, era muy bajo, mucho menos si se trataba de una necesidad como ésta.

Pagar una deuda a tiempo tiene sus ventajas, como no pasar a ocupar una plaza en una lista de morosidad o poder acceder a nueva financiación, suelen ser las principales.

Aunque nunca se recomienda incurrir en una deuda para sufragar los gastos de otra, muchos microcréditos ofrecen alternativas de bajo importe sin ningún tipo de interés. Por ello, solicitar un préstamo y pagarlo en menos de 7 días, cuando la finalidad es pagar una deuda, puede tener mucha justificación.

Emprendimiento

El microcrédito tiene su origen en las denominadas microfinanzas, es decir, instrumentos financieros al alcance de los estratos con menos recursos en la sociedad.

Salir de la pobreza y empoderarse. Los objetivos del microcrédito, desde sus orígenes y hasta ahora, es brindar recursos financieros a personas que tienen excelentes ideas, proyectos por llevar a cabo, deudas adquiridas e iniciativas que, una vez resueltas, pueden ayudarles a salir de su situación.

Por eso, combinar emprendimiento con microcrédito es una tendencia natural. El origen y la finalidad de este instrumento financiero está ahí, y por ello, el principal uso de los microcréditos, además de la financiación de PYMES en funcionamiento, es emprender nuevos negocios.

Proyectos personales o familiares

Para reformar una propiedad, pagar costes de trámites o emergencias personales o familiares, y hasta costear una mudanza hacia una ciudad donde hayas obtenido un nuevo y mejor empleo, la mayoría de las veces, no existen instrumentos financieros dedicados a resolver estas necesidades particulares.

Pero todas ellas caben bajo el cobijo de los microcréditos. Son emergencias o necesidades de dinero express, que pueden ser devueltos casi de forma inmediata.

No son pocos los españoles que acuden al ‘crédito bueno’, es decir, utilizar estos instrumentos para acortar tiempos o para un apalancamiento, a sabiendas de que obtendrán un rédito mucho mayor en un corto plazo.

¿Qué ventajas ofrece un microcrédito, en comparación con los créditos tradicionales?

Debes saber si lo que necesitas es un microcrédito. Los microcréditos deben su nombre al importe que se aprueba. En la actualidad, la gran mayoría de las empresas y entidades que ofrecen este instrumento no suelen exceder límites de entre 300 € y 1.000 €, y en plazos que varían entre los 7 y los 180 días, siempre a elección de la persona que solicita dicho crédito.

Si tienes la certeza de que necesitas contar con un crédito de éstos, las ventajas para su solicitud suelen ser:

• Una rápida aprobación: gracias a que muchas empresas especializadas trabajan en internet, puedes conseguir que tu solicitud sea aprobada en menos de 24 horas. En algunos casos, dependiendo del importe y de si tienes un historial positivo con ellos, la aprobación es casi inmediata.

• Pocos requisitos: además de ser trámites engorrosos y presenciales, los créditos bancarios requieren de muchos requisitos, siendo la tasa de aprobación muy baja. Un microcrédito, en cambio, por sus características originarias, no requiere de tanta documentación, y muchas entidades ni siquiera se fijan en si estás incluido en ASNEF o si estás trabajando actualmente.

• Sin intereses: aunque no sucede en todos los casos, y dependerá del importe solicitado y del periodo de vencimiento, muchas entidades ofrecen microcréditos sin ningún tipo de interés. Lo único que debes hacer es cumplir con tu parte, devolver el dinero a tiempo.

• Historial positivo: las personas suelen utilizar estos instrumentos financieros como un mecanismo de apalancamiento. Pero no sólo de dinero, sino de un historial positivo. Cuando solicitas y devuelves un crédito, sumas puntos en el historial. Cuanto más lo haces, mayor confianza de la entidad para solicitar créditos por mayores importes y por periodos de tiempo más flexibles.

Desde luego, ningún instrumento financiero es tan bueno como para dejar de ser arriesgado. Por lo que toda persona que requiera de un microcrédito debe, ante todo, saber cuál es su nivel de exposición al riesgo, con qué perfil de riesgo se identifica, y pensar si existen otras alternativas antes de suscribir el acuerdo con cualquier entidad prestataria.

Tomadas las recomendaciones y precauciones de rigor, no quedan dudas de que tanto el microcrédito como el minicrédito son uno de los mecanismos financieros de mejor acceso e inmediatez en la actualidad, ya que sin importar el uso o la urgencia que tengas, siempre tendrás la posibilidad de acceder a uno.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
¿Se puede saber por el móvil quién se salta el confinamiento?
chevron_right
Pedir cita online para el DNI y otras prestaciones de la era digital