Actualizado: 10:40 CET
Martes, 29/09/2020

sociedad

Qué es la custodia compartida y cómo se plantea en torno a un divorcio

La custodia compartida lo que busca es un nivel de similitud entre el tiempo que pasa un hijo menor con su padre y con su madre respecto a su vida cotidiana

  • juicio.
  • La asignación de la custodia compartida se realizará mediante un proceso perfectamente legal ante las autoridades competentes
  • Este sistema también ayuda a que los niños puedan procesar de forma más equilibrada el asunto que está aconteciendo

La custodia compartida es una condición que permite que una pareja que se haya divorciado, con hijos en común, puedan disfrutar de la custodia de sus hijos menores con igualdad de responsabilidades. En la mayoría de los casos se genera por mutuo acuerdo, pero vamos a ver todos los detalles.

Cuando existe un divorcio y hay hijos menores, la ley debe determinar cuál es el camino más seguro y apropiado para que los menores puedan continuar con su vida de la forma menos problemática que sea posible. Para ello, existe una modalidad muy justa para todos los involucrados que se conoce como custodia compartida.

La custodia compartida lo que busca es un nivel de similitud entre el tiempo que pasa un hijo menor con su padre y con su madre respecto a su vida cotidiana. La idea de esto está relacionada en torno al hecho de que sufran lo menos posible la separación que se ha dado entre sus padres, dejando de hacer lo que generalmente hacían.

Antes de avanzar un poco más en lo que respecta a este tema, vale la pena aclarar que no es lo mismo que la patria potestad, pues en este caso a lo que se refiere, es a la representación legal que existe de los adultos sobre el menor y que ambos pueden tener. Pero la custodia a veces puede quedar en manos de un solo progenitor.

Mecanismos para otorgar la custodia compartida

La asignación de la custodia compartida se realizará mediante un proceso perfectamente legal ante las autoridades competentes. Esta asignación podrá generarse en tres momentos:


  • En el momento de la separación: en estos casos se suele decidir la custodia compartida por mutuo acuerdo dejando esta condición establecida dentro del acuerdo de divorcio. Es importante saber que para que el juez pueda aprobarlo, deben existir las condiciones apropiadas para que los niños puedan desarrollarse en los lugares donde habite cada padre.
  • Cuando el juez lo dictamine en conjunto con el proceso de divorcio: éste es un caso que se genera, sobre todo, cuando el divorcio ha marchado con un carácter contencioso. Es un hecho que la ley hoy está respaldando mucho más en el uso de la custodia compartida y por eso se suele aplicar esta medida en muchas ocasiones.
  • Después de haberse procesado el divorcio: esta condición se genera cuando uno de los padres no tiene oportunidad de asumir la responsabilidad en el momento del divorcio, ya sea porque no tiene un lugar cómodo para vivir o que no disponga del dinero necesario. Entonces, puede hacer la solicitud cuando sus condiciones de vida mejoren.

Beneficios de la custodia compartida

Como es lógico, éste es un sistema que permitirá que los menores puedan convivir de forma similar con sus padres, tal y como lo hacían cuando aún estaban juntos. También facilita que se sientan amados por los dos y que mantengan inalterable el vínculo que ya existía, sin preferencias por uno o por otro.

Este sistema también ayuda a que los niños puedan procesar de forma más equilibrada el asunto que está aconteciendo, pues en muchas ocasiones llegan a sentirse molestos o a pensar que es por su culpa la situación que se está generando. De hecho, les permite seguir pensando que son una familia completa, aunque es obvio que no se mantiene el mismo ritmo de vida anterior.

En torno a los padres, esto facilitará que tengan una vinculación absoluta en todos los aspectos relacionados con sus hijos. Por ejemplo, es común que la madre sea siempre la que prepare a los niños para ir al colegio cada día. Con la custodia compartida, el padre también deberá hacerse cargo de esta función, y la madre, de otras que solo hacía el padre cuando estaban juntos.

Decidirse por la custodia compartida es uno de los actos más equilibrados que pueden tener los padres después de una separación pues, a fin de cuentas, no es un asunto que sea beneficioso para ninguno de ellos, como tampoco lo será para sus hijos que no tienen responsabilidad alguna en el asunto.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Al día con la informática, la tecnología y el marketing
chevron_right
¿Son los seguros de viaje obligatorios? A veces, sí