Actualizado: 19:16 CET
Lunes, 16/12/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

sociedad

Cárcel a 9 migrantes que lideraron el mayor salto a la valla de Ceuta

La Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz con sede en Ceuta ha condenado este martes por conformidad a un año y medio de cárcel

  • Valla de Ceuta.

La Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz con sede en Ceuta ha condenado este martes por conformidad a un año y medio de cárcel a los nueve migrantes de origen subsahariano que la madrugada del 26 de julio de 2018 "planificaron" y lideraron al grupo de 602 personas indocumentadas que accedieron a la ciudad española "con fuerza contra las cosas y violencia contra las personas" causando daños en el perímetro fronterizo y lesiones a 18 guardias civiles.

Según el relato de hechos probados al que ha dado lectura el presidente de la Sala, "sobre las 6.30 horas" y en el marco de "una actuación previamente planeada, con preparación anticipada de objetos e instrumentos peligrosos como hierros, cizallas, lanzallamas en spray, piedras y botes con cal viva y heces" se consumó la "entrada masiva" de "al menos 602 inmigrantes indocumentados procedentes de territorio marroquí" bajo el liderazgo de dos de los procesados, 'León' y 'Scorpio', con el respaldo del resto de condenados, que lideraban los "subgrupos" en que se habían dividido.

"Organizaron a las personas a las que dirigían a fin de que violentaran" con los instrumentos de que disponían, "como cizallas y radiales eléctricas portátiles, facilitados por la organización", el vallado español. Una vez en Ceuta y "con ánimo de atentar contra el principio de autoridad y de alterar el orden y la paz social para facilitar la entrada del resto de personas que componían los subgrupos", los condenados "dieron las directrices de utilizar la violencia contra los agentes de la Guardia Civil utilizando de nuevo armas e instrumentos de carácter peligroso como lanzallamas caseros, palos, piedras, heces y productos abrasivos".

La Fiscalía, la Abogacía del Estado e IGC, que han ejercido la acusación, han propuesto antes del inicio de la vista oral a los nueve acusados rebajar sus peticiones iniciales de hasta 8 años de cárcel a 18 meses de prisión por delitos de daños y desórdenes públicos. Según fuentes de las partes, la acusación se sostenía "básicamente" en el testimonio de un testigo protegido del grupo de migrantes.

Al margen de la pena de prisión, los condenados tendrán que hacer frente al pago de un mes de multa con cuota de tres euros diarios por 18 delitos leves de lesiones a otros tantos agentes y de un año a tres euros diarios por el delito de daños. En concepto de responsabilidad civil deberán abonar "conjunta y solidariamente" casi 11.500 euros a los guardias heridos de diversa consideración, 10.511 euros al Estado por los destrozos causados en el vallado fronterizo, cerca de 500 euros a la Comandancia local de la Benemérita por un terminal estropeado y 3.700 más a la Dirección General del Instituto Armado por la reparación de un vehículo y la ropa y protecciones afectadas.

La Sala se ha negado a aceptar que la condena quedase en suspenso atendiendo a la "organización y planificación" del salto y a los "elementos peligrosos" utilizados contra los guardias civiles y las instalaciones de protección del territorio español. También ha valorado su "falta de arraigo" y su "ausencia de esfuerzo para reparar el daño causado".

No obstante, al tratarse de una pena inferior a dos años de prisión no se ha ordenado su ingreso inmediato en la cárcel. Exclusivamente contra esa parte ejecutoria de la sentencia cabe recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Los acusados han aceptado la condena por conformidad propuesta por la acusación y solo uno ha hecho uso de la palabra para mostrar su disconformidad con que solo estuviesen en el banquillo "nueve" personas "cuando aquella madrugada entramos en Ceuta más de 600".

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
En busca y captura el violador de una turista mexicana en Chueca
chevron_right
Los médicos afirman que las agresiones alcanzan "un nivel inadmisible"