Actualizado: 20:42 CET
Domingo, 15/09/2019

sociedad

Torre Jeddah: cómo se convirtió en el rascacielos más alto del mundo

Lo que hace unos años podía haber sido pensado como parte de una película futurista, hoy en día es parte de la realidad

  • Torre Jeddah.
  • Los rascacielos se han convertido en símbolos de la modernidad, y la torre Jeddah será, de ellos, el más alto del mundo
  • El primer rascacielos del mundo fue construido a fines del siglo XIX y se llamó Home Insurance Building
  • La Torre Jeddah, en un principio llamada Kingdom Tower tiene el objetivo de hacer de la ciudad de Yeda una de las más importantes del mundo

Hace unos años podría haber sido imposible imaginarse la posibilidad de edificios de más de 100 metros de altura. Tan sólo la ciencia ficción y las especulaciones futuristas parecían haberse animado a esbozar la idea. Sin embargo, hoy en día no sólo es posible, sino que se trata de algunos de los más importantes proyectos de la modernidad.

Por el momento, es el Burj Khalifa de Dubai el que encabeza la lista de los rascacielos más altos del mundo, pero pronto será desplazado por la inmensa Torre Jeddah, que lo superará en altura por 200 metros más.

Iconos de modernidad

El primer rascacielos del mundo fue construido a fines del siglo XIX, y se llamó Home Insurance Building. Contaba con diez pisos y 42 metros de altura, características que lo convertían en un edificio de gran altura para la época.

Con el transcurso de los años, empezaron a construirse en distintas partes del mundo. Al Home Insurance le siguieron otros, como el Park Row en Nueva York, el Royal Liver Building de Liverpool o el Edificio Telefónica de Madrid.

Normalmente, cada uno de ellos se ubicaba en las capitales o en los centros urbanos más importantes. Los rascacielos fueron, desde sus inicios, sinónimo de modernidad y fuerza en el ámbito internacional, por lo que su situación en las grandes ciudades no es para nada aleatoria.


Además, su construcción fue facilitada por otros avances tecnológicos muy importantes, como el ascensor o la implementación de materiales innovadores. Los edificios de gran altura eran vistos como poco funcionales, antes de que existieran las herramientas para convertirlos en una posibilidad.

De esta manera, y poco a poco, el récord de altura fue superándose, y marcando un antes y un después en la arquitectura. Fue en 2010 cuando el Burj Khalifa, con 828 metros de altura y 163 pisos, se coronó como el rascacielos más alto en todo el mundo, y uno de los símbolos definitivos de los tiempos modernos.

La torre que parece tocar el cielo

Ubicada en Arabia Saudita, la torre Jeddah se trata de un megaproyecto diseñado por el estadounidense Adrian Smith, el mismo arquitecto que trabajó en el Burj Khalifa y otros tantos destacables rascacielos en China y Estados Unidos.

Con 167 pisos, está pensada para que, dentro de ella, funcione un hotel Four Seasons, con casi 200 habitaciones; un centro comercial; más de 300 apartamentos y oficinas; y un estacionamiento que tendrá lugar para aproximadamente 2000 automóviles.

Tendrá 12 escaleras mecánicas y 59 ascensores, excepcionalmente rápidos, permitiendo que en apenas un minuto sus visitantes puedan alcanzar los últimos pisos, en los cuales se encontrarán numerosas terrazas desde las cuales avistar el mar Rojo. Además, habrá otros ascensores con una altura de dos metros, que viajarán a 20 kilómetros por hora.

Su tamaño supera en creces a todos los otros rascacielos del mundo: 1,008 metros de altura, sobre una superficie de 243,886 metros cuadrados.

La Torre Jeddah, en un principio llamada Kingdom Tower, no es sólo un edificio. Su diseño y construcción tiene el objetivo de hacer de la ciudad de Yeda una de las más importantes dentro del territorio, independiente económicamente y generadora de actividad turística.

De la misma manera en la que el Burj Khalifa fortaleció la presencia de Dubai en el mundo, se espera que la torre Jeddah convierta a la ciudad en una potencia. Es parte de “Vision 2030”, un ambicioso proyecto gubernamental para diversificar la economía y dejar de depender de la industria del petróleo.

Dentro de esta compleja estrategia, la torre pasa a constituir un plan comercial y residencial en toda la ciudad, compuesto también por la edificación de viviendas, más hoteles y atracciones turísticas.

Anunciada en 2011, su construcción tuvo comienzos en 2013, y se vio obstaculizada en numerosas oportunidades a lo largo de los años siguientes, especialmente a causa de importantes acontecimientos políticos dentro del país, y las circunstancias económicas mundiales, como la crisis del 2009.

Sin embargo, la Jeddah Economic Company,  la dueña y encargada de financiar el proyecto, anunció que se concluiría entre 2019 y 2020.

Un proyecto imposible

Antes de acordarse el proyecto como se lo conoce actualmente, la torre Jeddah se presentaba como un edificio todavía más impresionante. En esa instancia, previa a la construcción, se estimaba una altura de 1600 metros, que debió ser repensada cuando los resultados de los estudios del suelo determinaron que no podía ser posible.

En estos períodos, el diseño se fue modificando, hasta que finalmente llegó a las manos de Adrian Smith. Una vez que todos los datos fueron seguros, se comenzó a preparar el terreno para que, finalmente, en junio de 2013 pudiera comenzarse.

Fue en 2015 cuando se le cambió el nombre, y para mitades del 2016 ya llevaba construidas más de sesenta pisos.

Se estableció, como base del diseño, que la planta sería triangular, de manera que pudiera sostener el peso de toda la estructura y los factores ambientales. Al encontrarse en una zona desértica, los diseñadores y arquitectos debieron tener en cuenta la fuerza con la que soplan los vientos, la arena, la cercanía al mar Rojo y demás agentes que normalmente pueden afectar a las condiciones de edificación de cualquier establecimiento y, más que nada, en uno de estas características.

Por otro lado, tuvieron que tenerse en cuenta (necesariamente) el cambio de presión que se genera a tales alturas, además del uso de materiales de alta tecnología para reducir el consumo de energía y generar las condiciones indicadas para la vivienda y un uso constante.

En su totalidad, la lujosa y deslumbrante torre Jeddah estará compuesta por 80 mil toneladas de acero, y costará la estrepitosa suma de 1.400 millones de dólares.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Viajar buscando ahorrar mucho permite viajar más
chevron_right
Desarticulado un club que celebraba torneos ilegales de póker