El tiempo en: Andalucía
Miércoles 20/01/2021

Sociedad

Resistencia y durabilidad hacen de las vallas metálicas la gran opción

Sean de simple torsión, verja de barrotes o de malla electrosoldada, todas coinciden en su versatilidad y adaptabilidad, además de tener precios muy competitivo

Publicidad Ai
Publicidad Ai
  • Malla metálica simple torsión galvanizada. Fuente: https://promallas.com.

De acuerdo a la legislación española el propietario de un terreno, haya un edificado un inmueble o no, tiene el derecho de cercarlo, para lo cual requiere una licencia municipal. Y es que tener una propiedad con área abierta, bien sea vivienda, finca o terreno obliga a recurrir a un elemento delimitador que también aporte seguridad, uno de los más utilizados es el cercado metálico.

Las Vallas Metálicas son bastante demandadas por su adaptabilidad y resistencia, además tienen precios bastante competitivos. Una de sus cualidades principales es la durabilidad, contrariamente a lo que sucede con las de madera, que quizás pueden aportar un elemento decorativo o buena estética al principio, pero con el desgaste y los factores climáticos se afean y deterioran rápidamente.

Es versátil ya que los diversos materiales que se emplean para su construcción se adaptan a variedad de ambientes, integrándose perfectamente al estilo que predomine en el inmueble que va a delimitar.

Son varios los tipos para escoger

Existen varios tipos de vallado, la selección dependerá de varios factores. Entre los más comunes está el de simple torsión, elaborado con alambres que muestran un entretejido en forma de rombo. Este cercado se usa más que todo para delimitación, no es mucha la seguridad que aporta. Entre sus ventajas está que es económico, apto para grandes extensiones de terreno, incluso con relieves y elevaciones, de fácil instalación y muy resistente.

Otro tipo bastante demandando es la verja de barrotes, que si bien no resguarda la intimidad del inmueble, sí aporta más seguridad con respecto al vallado de simple torsión. Algunos tienen elementos en la parte superior que impiden que se pueda escalar por ahí.

Está además el panel de malla electrosoldada muy usado en planteles educativos o instituciones en general. Este vallado está compuesto de verjas de metal entrelazado que muestran un tejido en forma de rectángulos o cuadros.  Dependiendo de la altura que tenga podrá ofrecer seguridad. Como no restringe la visibilidad en ocasiones se combina con vegetación, por ejemplo enredaderas, para aportar intimidad.

La malla electrosoldada es ligera y de fácil manipulación ya que carece de nudos de fijación con lo cual se minimiza el riesgo de heridas, se adhiere perfectamente al hormigón y es muy resistente a la corrosión y oxidación.

Elementos a tener en cuenta

Hay varios elementos a considerar al momento de escoger el tipo de valla metálica a utilizar. Uno de los principales es el empleo que se le vaya a dar, bien puede ser para proteger el inmueble o buscar la intimidad, como también para delimitar un terreno o simplemente un elemento para mejorar la estética de la propiedad.

Se debe conocer la reglamentación establecida por las autoridades de la zona en la que se instalará el vallado, es posible que exista regulación a través de una ordenanza municipal que paute algunos aspectos como la altura o el color. Hacer una investigación al respecto evitará una sanción y un gasto innecesario, toda vez que habría que ajustar la instalación a la normativa existente.

La altura y la longitud son otros factores que se deben precisar. Una vez establecido esto, se debe definir el presupuesto, el que debe incluir las herramientas y accesorios necesarios por cada metro lineal, lo cual se debe multiplicar por la longitud total.

De igual manera, hay que tomar en cuenta el material, dependiendo si requiere mantenimiento o no, porque habrá quienes estén dispuestos a barnizar o pintar el vallado, pero también aquellos que luego de la instalación no se quieren preocupar por un retoque periódico. También del vallado a escoger dependerá si hay necesidad de colocar postes o utilizar una grapadora para cercas.

También hay que pensar en si la valla metálica que se quiere instalar será rígida o flexible, esta última se adaptará mejor a la superficie a donde quedará asentada. Hay que determinar además el tipo de terreno o la superficie de suelo en donde se asentará, si es plano, con pendiente o accidentado.

Fuente de la imagen: © Promallas, 2019. Malla metálica simple torsión galvanizada. https://promallas.com

COMENTARIOS