Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sociedad

El niño que murió arrollado por un tren "no estaba haciéndose selfies"

Andalucía Información habla con un familiar del niño de 12 años. "Nos duele que las administraciones se escudan en una negligencia"

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....

El pasado 11 de septiembre murió un niño de 12 años en el municipio toledano de Pepino al ser arrollado por un tren. Según se informó ese mismo día, los primeros indicios apuntaban a que el joven estaba haciéndose fotos en las proximidades de las vías del tren junto a unos amigos. 

La familia del niño ha contactado con Andalucía Información para dejar claro que no fue así. "NI siquiera tenía el móvil consigo en el que momento en el que murió. Lo tenía un amigo", nos cuenta un familiar.

Según explica, la urbanización Soto del Espinosillo se construyó "hace unos 15 años, mucho tiempo después de que existiera esa vía". Lamenta que "no hay  nada acotado. Los vecinos habían pedido en varias ocasiones que se perimetrara, pero la petición estaba en trámites desde hace muchísimos años".

El familiar del niño fallecido reconoce que los adolescentes suelen subir a la zona donde está la vía, "a unos 8 ó 10 metros de altura" junto a una zona deportiva y un parque "que construyó el ayuntamiento". Explica que suelen ir allí a "hacer las cosas típicas de esa edad. Se esconden para darse sus primeros besos o hablar de sus cosas". Pero insiste en que han rastreado las redes sociales y no existe foto alguna en los últimos meses en los que aparezcan haciéndose fotos cuando llega el tren, que circula por ese tramo "a 150 km por hora".

Por ello, la familia lamenta que haciendo caso de una vecina, que dijo que estaban haciéndose fotos con los móviles, "las administraciones se escudan en una negligencia".

Ahora, esperan los informes de la Guardia Civil y tienen el caso en manos de abogados.

Murió arrollado

En el fatídico momento del arrollamiento mortal, los amigos del fallecido habían comenzado a bajar. Él se quedó un momento, "quizás a atarse las zapatillas. El tren se acercaba y empezó a pitar. Sus amigos le gritaban y vieron cómo se enganchaba en una valla, quizás pensando que el tren pasaría sin rozarlo. Pero por la velocidad, una ráfaga de aire lo tiró el suelo y el tren le pasó por encima".

 

 

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN