Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 01/07/2022  

Sociedad

¿Cómo conseguir las habilidades demandadas por las empresas del siglo XXI?

Durante los últimos años, el mercado laboral ha ido cambiando de manera considerable

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Reunión.

¿Cuál es el proceso que debemos seguir para poder adquirir todos los conocimientos, habilidades y aptitudes que demandan las empresas en el Siglo XXI? Durante los últimos años, el mercado laboral ha ido cambiando de manera considerable. Adaptándose a diferentes escenarios que han ido surgiendo no hacen más que obligar a los profesionales o empleados a cambiar patrones de comportamiento, y reforzar competencias y habilidades si quieren prosperar en el futuro.

El entorno profesional se ha vuelto más exigente que nunca. Disponer de una plantilla de profesionales cualificados con la formación necesaria es fundamental para poder mostrar la resiliencia al cambio que los diferentes contextos de los que formamos parte necesitan. En este artículo explicamos cómo podemos conseguir todas las habilidades que las empresas del Siglo XXI demandan para continuar por el camino de mayor productividad y rentabilidad.

La importancia de contar con la formación y habilidades adecuadas

En la mayoría de las situaciones, finalizar un grado universitario no es suficiente para incorporarse laboralmente a las grandes empresas en sus diferentes sectores. Es necesario ampliar, y especializar, nuestros conocimientos con el objetivo de poder ofrecer una respuesta acorde a las necesidades de cada uno de los ámbitos profesionales de los que podemos formar parte en el presente y con proyección a futuro.

La capacidad de aprender de forma permanente a lo largo de nuestras carreras profesionales es un requisito de los nuevos tiempos. La formación, además de contribuir al desarrollo de nuevas habilidades, influye directamente en modelar un tipo de pensamiento que permita realizar mejor nuestras funciones y es una fuente inestimable para crear nuevas oportunidades e incrementar la confianza como profesionales.

La mayoría de los estudios recientes sobre las habilidades más demandadas por las empresas no se centran en capacidades técnicas o específicas, sino que requieren habilidades blandas como la creatividad, capacidad de adaptarse al entorno, la comunicación persuasiva o inteligencia emocional.

Ante esta situación, el problema radica en encontrar una carrera o máster específico que posibilite obtener estas habilidades. Sin embargo, el Máster más estudiado en las Escuelas de Negocios a nivel mundial garantiza, con diferencia, conseguir las habilidades más demandas por las compañías. En este caso, hacemos referencia al Master of Business Administration o MBA.

Durante todo el proceso formativo, los MBAs proporcionan un aprendizaje basado en la práctica. El objetivo es encontrar el equilibrio perfecto para ofrecer conocimientos teóricos por parte del equipo docente que tengan una aplicación inmediata y eficiente, pero garantizando simultáneamente el desarrollo de soft skills como la creatividad individual y solvencia para la toma de decisiones que permitan resolver problemas complejos en diferentes entornos así como hacer conexiones entre nuevas ideas con la cobertura de las necesidades existentes en las empresas. Si nos adentramos en Andalucía, muchos profesionales optan por estudiar un MBA en Málaga  o en Sevilla, ciudades destacadas por ubicar Escuelas de Negocios con los mejores programas de la región. La intención de éstos es poder interiorizar las habilidades profesionales más valoradas por empresas y empleadores con la formación como elemento clave para el aprendizaje de habilidades sin fecha de caducidad.

Por último, también es importante valorar lo relacionado con la capacidad que muestran los másteres MBA para ampliar la red de contactos con las que cuenta el alumno durante e incluso después de finalizar el máster. Permitiéndole nutrirse de diferentes relaciones que en un corto o medio plazo pueden suponer un importante punto de inflexión para su crecimiento profesional o inserción en el mercado de trabajo tanto a nivel nacional como internacional. 

Un cambio de perspectiva: orientación a resultados

Además de lo anterior, también es necesario indicar un cambio de perspectiva sobre el modo en el que nos enfrentamos a nuestra etapa profesional. En adelante, las empresas necesitan profesionales que se encuentren orientados a los resultados, no al transcurso de su jornada laboral con independencia de las acciones llevadas a cabo.

La orientación a resultados permite diseñar mejores estrategias, planificaciones, incorporar e implementar nuevos procesos de trabajo que deriven en resultados de mayor eficacia y productividad empresarial. Y, para ello, es necesario cambiar nuestra mentalidad y ganar confianza asistiendo a programas formativos como un MBA, en el que los participantes experimentan un proceso de cambio de mentalidad y actitud que generan una confianza y seguridad en sus capacidades de liderazgo.

La necesidad de adaptarnos al cambio en un contexto dinámico

Actualmente, todos somos conscientes de que los mercados (tanto profesional como empresarial) se encuentran en un constante estado de cambio. Presentando un gran dinamismo, surge la necesidad en las empresas de contratar a empleados con visión estratégica que sean capaces de adaptarse a los cambios y trabajen en este tipo de entornos donde domina la incertidumbre y los patrones de comportamiento se transforman súbita y constantemente.

A medida que la tecnología se va desarrollando, cada vez son más los patrones de comportamiento que van apareciendo y redefiniendo por completo a los anteriores. Por lo que es necesario que tengamos las garantías de que vamos a ser capaces de adaptarnos a los mismos construyendo un pensamiento crítico y creativo, siendo verdaderos estrategas al vincular los conocimientos con el ecosistema profesional al que pertenecemos.

Únicamente las empresas que se hayan centrado en llevar a cabo programas de detección de talento o iniciativas de formación enfocadas hacia perfiles profesionales que demuestran su adaptabilidad, van a lograr los beneficios asociados a tener equipos colaborativos que trabajen comprometidos con el logro de un objetivo común.

¿Qué ocurre con la comunicación y por qué es importante dominar la misma en todos sus formatos?

Tanto interna como externamente, la comunicación es uno de los aspectos que está prácticamente redefiniendo el futuro de las organizaciones. Se trata de una vertiente por explorar que nos permite asegurar un orden y permitir la mayor eficacia posible en nuestro trabajo. En un entorno dominado por las soluciones de trabajo híbridas y en remoto, la habilidad comunicativa cobra una importancia notable. Saber comunicar es una de las habilidades que mayor reclamo aglutinan por parte de un importante número de empresas por su conexión en el establecimiento de relaciones con los clientes y otras interacciones colaborativas con agentes y otros públicos relacionados con la organización a diferentes niveles.

La comunicación es importante en todos los formatos existentes. Tanto verbal como escrita. Así como por medio de las diferentes herramientas especializadas que se han asentado en los distintos entornos laborales. No podemos olvidar que durante los últimos años la irrupción de estas herramientas y tecnologías de información y comunicación ha presentado un notable crecimiento.

Como hemos podido comprobar, las empresas del Siglo XXI requieren habilidades con valor añadido. Y, en los próximos años se prevé que este aumento en la demanda crezca y sean necesarias para conseguir un empleo o mínimamente para mantener un puesto de trabajo. En definitiva, mostrar una actitud proactiva y resiliente ante el cambio, apostando por el aprendizaje permanente o realizando un MBA como punto de partida, será la clave para garantizar nuestro futuro profesional y así tener oportunidades únicas para exprimir todas las posibilidades con las que contamos en nuestro entorno inmediato a nivel profesional y/o empresarial.

TE RECOMENDAMOS