HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 12:14 CET
Martes, 14/08/2018
ESTÁS EN:

Sin Diazepam

Adicto hasta al azafrán, palabrería sin anestesia, supero el 'mono' sin un mísero diazepam, aunque sueño con ansiolíticos

Hay quien sobrevive con una bombona de oxígeno, hay quien llora mirando de soslayo un gotero. Es el reino del que se sale en un ataúd. Es el reino del abandono

format_quote

Los ojos se me derriten a cada zancada. Me convierto en una enorme lágrima que torna a roja y que se desintegra dejando un rastro de sangre. Me paro cuando vuelvo a ser nada. Sin ojos miro el charco que me precede. Me zambullo en él

Que os den a los aspersores del odio, que os den a los pobres de corazón. Que os den, pero bien, a los que la empatía la enterraron bajo el miedo.

format_quote

Y ese niño mañana, colorín, colorado, con su país destruido, morirá en la cubierta de un barco atestado de otros niños del mañana porque los puertos del mundo estarán cerrados con la mierda que sembraron sus padres. No hablo de todos pero me dirijo a muchos

Los años han abarato mi cuerpo y también mi alma. No es que le dé más importancia al dinero, es que me doy menos importancia

format_quote

La diferencia entre este árabe y los que forman parte de la gran fosa común en la que se ha convertido en Mediterráneo y el Estrecho de Gibraltar, es que el primero puede comprar muchos hipopótamos

Cargar más
Autor en Andalucia Información

Younes Nachett

Adicto hasta al azafrán, palabrería sin anestesia, supero el 'mono' sin un mísero diazepam, aunque sueño con ansiolíticos