Actualizado: 19:27 CET
Domingo, 07/06/2020

Sevilla

La demora en ir al médico por la Covid, un problema de salud pública

El descenso de asistencia a consultas y urgencias evidencia que muchos pacientes sufren en casa episodios agudos de patologías graves, a veces irreversibles

  • Cirugía segura con todas las medidas.

El estado de alarma ha provocado que pacientes con patologías distintas a la Covid-19 hayan decidido no acudir al médico por temor al contagio. De hecho, los datos observados en la red de hospitales Vithas, coincidentes con otros estudios, indican por ejemplo que la atención a pacientes con angioplastias en caso de infarto agudo ha disminuido un 40% y lo mismo ha sucedido con los ictus, ya que el número de pacientes que han acudido al especialista por este motivo se ha reducido un 30%.

El doctor David Baulenas, director corporativo asistencial y de investigación de Vithas, advierte de que “estamos atendiendo estas patologías más tarde de lo que lo hacemos habitualmente porque el paciente espera en casa hasta que no puede más. Sin embargo, existen toda una serie de motivos de consulta en urgencias que no deberíamos demorar por su potencial riesgo. El confinamiento, los mensajes de no salir de casa y el miedo a acudir a los hospitales nos puede pasar factura si no alertamos de esta situación.”

A nivel mundial, estudios  recientes advierten incluso del efecto adverso que las medidas de confinamiento y el miedo a la infección en centros sanitarios pueden tener sobre la población infantil ya que pueden llegar a incrementar su mortalidad.

La atención temprana evita que la salud del paciente se complique

El retraso en acudir al especialista o urgencias durante la pandemia puede suponer un serio empeoramiento de la salud de pacientes con patologías de todo tipo ya que impide un diagnóstico y tratamiento apropiados, agravándose la patología y la salud del paciente. “Demorar estas consultas empeora su evolución y pronóstico. Los pacientes pueden acudir con seguridad a nuestros hospitales, porque contamos con las mayores garantías de calidad y seguridad, con circuitos diferenciados para pacientes con covid-19 en beneficio de la seguridad de todos”, afirma el Dr. Baulenas.

El doctor David Baulenas.


Patologías cardiovasculares -anginas de pecho e infartos-, accidentes isquémicos transitorios e ictus mejoran su pronóstico con atención temprana y disminuyen la mortalidad y las complicaciones asociadas. Los infartos agudos de miocardio, por ejemplo, son una de las principales causas de muerte en países desarrollados. Sin embargo, en plena pandemia por covid-19, hay un 40%  menos de angioplastias en casos de infarto agudo. “Es muy preocupante que las personas aguanten en su casa si sufren esta patología. En algunos casos el dolor cede, pero deja en el corazón unas heridas que veremos más tarde, incluso en revisiones rutinarias, en forma de insuficiencia cardiaca u otras secuelas post-infarto”, indica el Dr. David Baulenas.

En este sentido, el miedo a contagiarse de covid-19 es uno de los factores que provoca que los pacientes retrasen su visita al médico, y los que finalmente deciden acudir a urgencias “en muchos casos acuden en estadios más avanzados de afectación miocárdica”, constata el director asistencial corporativo de Vithas, que insiste en la disminución de la mortalidad y complicaciones de esta patología si se acude a urgencias a tiempo.

En el caso de los ictus la situación es muy parecida y el descenso del número de casos detectado en Vithas coincide con los datos que ha arrojado la Sociedad Española de Neurología . “En nuestros hospitales hemos visto un 30% menos de pacientes que acuden por esta patología. Los pacientes están pasando en casa los ictus leves o los accidentes isquémicos transitorios a pesar del riesgo que eso supone para su salud”, afirma el doctor Baulenas. Las consecuencias de no acudir al especialista en estos casos pueden empeorar las secuelas como la inestabilidad, pérdida de fuerza, alteraciones del habla, incontinencia urinaria u otras.

Por otra parte, la diabetes es una de las patologías que mayor repercusión están teniendo sobre todo en pacientes de debut que, ante síntomas inespecíficos y desconocidos, deciden esperar en casa a pesar de poder padecer cifras extremas de glucemia sin saberlo. “Para estos pacientes que desconocen la enfermedad y las nefastas consecuencias de no seguir un tratamiento adecuado, la demora diagnóstica puede tener consecuencias muy graves”, apunta el doctor Baulenas.

La complicación aguda más temida de la diabetes es la hipoglucemia, que puede deberse a un exceso de ejercicio, a unas dosis excesivas de insulina o a un aporte insuficiente de hidratos de carbono. Por otro lado, la hiperglucemia severa, que consiste en una elevación de la glucosa en sangre y que puede traducir un debut diabético. Estas son algunas de las consecuencias de no acudir a tiempo al especialista para las personas que padecen este tipo de patologías crónicas.

Además, las personas de edad avanzada padecen en mayor medida descompensaciones de enfermedades crónicas. Es el caso de la hipertensión arterial, la diabetes, la enfermedad pulmonar crónica o la insuficiencia cardiaca. En todos estos casos, una atención precoz de las descompensaciones también evita ingresos y complicaciones posteriores.

Otras situaciones que requieren de una valoración urgente son los dolores abdominales, entre las que se encuentran apendicitis, colecistitis, pancreatitis o las uropatías obstructivas que, de no ser atendidas precozmente, pueden tener desenlaces fatales. “En todos estos casos, acudir a urgencias o al especialista es fundamental para evitar complicaciones mayores”, explica el Dr. David Baulenas.

En apendicitis aguda, que es la patología quirúrgica abdominal más frecuente, ya que el 7%  de la población la sufrirá en algún momento, “sabemos que entre un 16-40% de los casos se perforan, y en tiempos de covid-19 esta cifra casi se ha multiplicado por 2 en los pacientes que finalmente acuden a los hospitales”, explica el doctor Baulenas.

A nivel oftalmológico, la visión es otro de los aspectos que también ha visto disminuida la atención en urgencias. Una atención temprana puede evitar complicaciones que en el peor de los casos puede suponer la pérdida de la visión.

Patologías que se manifiestan como alteraciones agudas de la visión en forma de manchas o “moscas volantes” o destellos pueden indicar desprendimientos de retina o vítreo. Otra sintomatología de alarma debe ser el dolor, más propio del glaucoma agudo de ángulo estrecho o en el caso de ojo rojo doloroso, de la ulceras corneales bacterianas, uveítis, queratitis…etc.

Un capítulo especial es el de la atención oncológica. La revista científica The Lancet  publicó el 30 de abril los resultados  de un estudio realizado en Holanda en el que se observó un descenso del diagnóstico de cáncer no piel del 60% y del cáncer de piel del 25% “en esta situación nos parece especialmente relevante la necesidad de ofrecer la máxima seguridad para persuadir a nuestros pacientes de que no demoren sus consultas en caso de necesidad”, advierte el doctor Baulenas.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El Ayuntamiento financiará contratos en prácticas a menores de 30 años
chevron_right
Dos donaciones múltiples en plena pandemia en el hospital del Aljarafe