Actualizado: 17:34 CET
Jueves, 12/12/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

Los solares vacíos que no sean conservados serán vendidos forzosamente

La Gerencia de Urbanismo da cuatro meses de moratoria a los propietarios que incumplan las medidas de conservación o los plazos para edificar

  • Solar vacío.

El Consejo de la Gerencia de Urbanismo de Sevilla ha aprobado este miércoles excluir de la moratoria vigente desde 2014 y, por tanto, aplicar los procedimientos previstos en el Registro Municipal de Solares y Edificaciones Ruinosas a todos aquellos suelos de propiedad privada que hayan incumplido los plazos para edificar y que cuenten con órdenes de ejecución de medidas de conservación que no hayan sido debidamente cumplidas. De esta forma, estos solares pasarán automáticamente al procedimiento de venta forzosa por parte de la Administración, al igual que hicieron en 2017 todos los ubicados en el Casco histórico. La nueva regulación de esta moratoria tiene una duración exclusiva de cuatro meses (en vez de un año), de forma que transcurrido ese periodo podrán de nuevo revisarse los requisitos o directamente poner fin a este modelo diseñado en 2014 con motivo del inicio de la crisis principalmente para promotores que no habían podido iniciar los proyectos previstos en sus suelos por motivos económicos.

Desde el año 2014, el Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado en varias ocasiones suspender el cómputo del plazo previsto en el art. 3.3 de la Ordenanza Municipal Reguladora del Registro Municipal de Solares y Edificaciones Ruinosas para el cumplimiento del deber de edificar de los solares y parcelas en suelo urbano consolidado. De esta forma, y dadas las dificultades alegadas por muchos de los propietarios para iniciar sus inversiones, se acordó no someter estos solares a los procedimientos de venta forzosa. Debido a la reactivación económica y del sector, desde el año 2017 se decidió excluir de esta moratoria a todos los solares ubicados en el Casco Histórico, medida que se prorrogó en 2018.

En estos momentos, esta moratoria afecta a 110 solares de la ciudad. De ellos, un 60 por ciento tienen superficies inferiores a 150 metros cuadrados y sus titulares con pequeños y medianos inversores. Asimismo, 41 solares se encuentran en Sevilla Este, donde sus titulares están activando estas bolsas de suelo por fases, de forma que no se encuentran paralizadas, sino que se están tramitando los proyectos necesarios.

Por este motivo, y ante estas circunstancias, Consejo de la Gerencia de Urbanismo ha aprobado una nueva prórroga en esta moratoria aunque con dos modificaciones sustanciales respecto a la vigente desde 2017. En primer lugar, el periodo de duración será únicamente de cuatro meses, de forma que a partir de ahora la situación de estos solares y el cumplimiento del deber de edificación se evaluarán cuatrimestralmente y no anualmente como hasta ahora, debido a la modificación sustancial en la situación de la actividad económica e inmobiliaria en los últimos años.

En segundo lugar, se ha adoptado una medida para resolver un problema que afecta a numerosos barrios de la ciudad como son los solares privados sin una adecuada conservación, donde en muchas ocasiones se tiene que producir una intervención subsidiaria por parte de los servicios municipales. A partir de la entrada en vigor de esta moratoria aquellos titulares de suelos que tengan órdenes de ejecución de medidas de cumplimiento del deber de conservación que no hayan implementado pasarán automáticamente a ser excluidos de la moratoria y, por tanto, las parcelas serán sometidas a un procedimiento de venta forzosa. En estos momentos, hay 60 suelos de la ciudad sin edificar de propiedad privada con órdenes de ejecución de medidas de conservación que se verán afectados por esta decisión en caso de no atender las exigencias de la Gerencia de Urbanismo. 

“La actividad económica e inmobiliaria en la ciudad de Sevilla ha cambiado sensiblemente desde 2014. Por eso, este sistema se está revisando periódicamente. Se trata de buscar un equilibrio que no perjudique a pequeños propietarios o a empresas que estén desarrollando sus proyectos por fases, pero que al mismo tiempo impida que haya suelos que lleven años bloqueados y, lo que es aún peor, sin cumplir las obligaciones de conservación y mantenimiento fundamentales para muchos barrios de la ciudad”, ha explicado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz.


El Consejo de la Gerencia de Urbanismo de Sevilla ha aprobado hoy excluir de la moratoria vigente desde 2014 y, por tanto, aplicar los procedimientos previstos en el Registro Municipal de Solares y Edificaciones Ruinosas a todos aquellos suelos de propiedad privada que hayan incumplido los plazos para edificar y que cuenten con órdenes de ejecución de medidas de conservación que no hayan sido debidamente cumplidas. De esta forma, estos solares pasarán automáticamente al procedimiento de venta forzosa por parte de la Administración, al igual que hicieron en 2017 todos los ubicados en el Casco histórico. La nueva regulación de esta moratoria tiene una duración exclusiva de cuatro meses (en vez de un año), de forma que transcurrido ese periodo podrán de nuevo revisarse los requisitos o directamente poner fin a este modelo diseñado en 2014 con motivo del inicio de la crisis principalmente para promotores que no habían podido iniciar los proyectos previstos en sus suelos por motivos económicos.

Desde el año 2014, el Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado en varias ocasiones suspender el cómputo del plazo previsto en el art. 3.3 de la Ordenanza Municipal Reguladora del Registro Municipal de Solares y Edificaciones Ruinosas para el cumplimiento del deber de edificar de los solares y parcelas en suelo urbano consolidado. De esta forma, y dadas las dificultades alegadas por muchos de los propietarios para iniciar sus inversiones, se acordó no someter estos solares a los procedimientos de venta forzosa. Debido a la reactivación económica y del sector, desde el año 2017 se decidió excluir de esta moratoria a todos los solares ubicados en el Casco Histórico, medida que se prorrogó en 2018.

En estos momentos, esta moratoria afecta a 110 solares de la ciudad. De ellos, un 60 por ciento tienen superficies inferiores a 150 metros cuadrados y sus titulares con pequeños y medianos inversores. Asimismo, 41 solares se encuentran en Sevilla Este, donde sus titulares están activando estas bolsas de suelo por fases, de forma que no se encuentran paralizadas, sino que se están tramitando los proyectos necesarios.

Por este motivo, y ante estas circunstancias, Consejo de la Gerencia de Urbanismo ha aprobado una nueva prórroga en esta moratoria aunque con dos modificaciones sustanciales respecto a la vigente desde 2017. En primer lugar, el periodo de duración será únicamente de cuatro meses, de forma que a partir de ahora la situación de estos solares y el cumplimiento del deber de edificación se evaluarán cuatrimestralmente y no anualmente como hasta ahora, debido a la modificación sustancial en la situación de la actividad económica e inmobiliaria en los últimos años.

En segundo lugar, se ha adoptado una medida para resolver un problema que afecta a numerosos barrios de la ciudad como son los solares privados sin una adecuada conservación, donde en muchas ocasiones se tiene que producir una intervención subsidiaria por parte de los servicios municipales. A partir de la entrada en vigor de esta moratoria aquellos titulares de suelos que tengan órdenes de ejecución de medidas de cumplimiento del deber de conservación que no hayan implementado pasarán automáticamente a ser excluidos de la moratoria y, por tanto, las parcelas serán sometidas a un procedimiento de venta forzosa. En estos momentos, hay 60 suelos de la ciudad sin edificar de propiedad privada con órdenes de ejecución de medidas de conservación que se verán afectados por esta decisión en caso de no atender las exigencias de la Gerencia de Urbanismo. 

“La actividad económica e inmobiliaria en la ciudad de Sevilla ha cambiado sensiblemente desde 2014. Por eso, este sistema se está revisando periódicamente. Se trata de buscar un equilibrio que no perjudique a pequeños propietarios o a empresas que estén desarrollando sus proyectos por fases, pero que al mismo tiempo impida que haya suelos que lleven años bloqueados y, lo que es aún peor, sin cumplir las obligaciones de conservación y mantenimiento fundamentales para muchos barrios de la ciudad”, ha explicado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz.

 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
La US elegirá nuevo parlamento universitario el 14 de enero
chevron_right
La cátedra Sánchez Mejías de la US homenajea a Chicuelo