HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 17:15 CET
Domingo, 17/11/2019

Sevilla

Hiere a cinco funcionarios en su tercer ataque en una semana

El preso empezó a golpearse contra la pared para autolesionarse, por lo que los trabajadores tuvieron que entrar en la celda, momento en el que fueron agredidos

  • La prisión de Sevilla II, en Morón.

Cinco funcionarios de la cárcel Sevilla II, en la localidad de Morón de la Frontera, resultaron heridos cuando intentaban reducir a un preso muy peligroso que se había confinado en su celda.

Así lo ha denunciado el sindicato de prisiones Acaip-UGT, y ha confirmado a Efe Instituciones Penitenciarias, indicando que se trata del tercer incidente que este recluso, en prisión preventiva, protagoniza en los últimos siete días.

Según el sindicato, ayer en el turno de mañana el preso comenzó a incitar a los funcionarios de servicios con amenazas de muerte, activando la alarma antifuego y retándolos entrar a la celda.


Por la tarde se observó al preso totalmente pertrechado al fondo de la celda y con la misma totalmente cubierta de agua y rociada de jabón a la vez que un entramado de jirones de sábana puesta a modo de tela de araña, el colchón con indicios de haber intentado prenderle fuego y una silla bloqueando la puerta interior de seguridad, todo ello para impedir el acceso de los funcionarios.

Fue entonces cuando al percatarse de la presencia de los trabajadores comenzó a propinarse golpes contra la pared para autolesionarse, lo que motivó que los funcionarios tuviesen que entrar, y fueron víctimas de diversos golpes en el forcejeo: patadas y escupitajos, en medio de amenazas; una de ella dirigida personalmente a un funcionario en la que le decía literalmente “te voy a arrancar el corazón, te voy a dar una puñalada, ten cuidado conmigo”.

A día de hoy, el mencionado interno mantiene la actitud desafiante y amenazadora hacia los funcionarios de servicio, teniéndole que aplicar nuevamente una sujeción mecánica, con lo que desde Acaip-UGT se solicita el traslado inmediato a otro centro penitenciario y, con ello, poder restablecer la normalidad del departamento, el orden y la seguridad del mismo.

El preso está clasificado como de “máxima peligrosidad”, y fue derivado a Morón procedente de la prisión de Málaga, previo paso por los centros penitenciarios de Madrid VII y Puerto I, por ser protagonista de insultos, amenazas, coacciones y lesiones, tanto a internos como a funcionarios.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
chevron_left
Denuncian la ausencia de revisiones de los hornos crematorios
chevron_right
Milagro Martín revalida en la presidencia del CESS