HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 12:17 CET
Jueves, 19/09/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

Lia: "A los niños refugiados les pido que no se rindan"

Apunta la joven refugiada ucraniana Lia Motrechko, que ha recibido recientemente el premio al mejor expediente académico de cuarto de la ESO de Sevilla

  • Lia Motrechko.

La joven refugiada ucraniana de 17 años Lia Motrechko, que ha recibido recientemente el premio al mejor expediente académico de cuarto de la ESO de Sevilla, a pesar de haber llegado a España con el curso empezado y sin saber el idioma, asegura que todo se puede conseguir con esfuerzo y pide a los niños que se encuentran en una situación similar a la suya que sean "fuertes" y "que no se rindan nunca".

"El consejo que les doy a los niños refugiados es que no tengan miedo porque los compañeros y los maestros te ayudan y te apoyan en todo. No creo que yo sea un ejemplo, todos pueden estudiar bien en cualquier condición con esfuerzo", subraya en una entrevista con Europa Press, con motivo de su viaje a Madrid para disfrutar de una beca para el programa 'Yo Go Girl' de la Fundación FASE y Procter&Gamble.

Lia, que llegó a Sevilla en diciembre de 2018 con el Programa de Asilo de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), tras pasar dos meses en Gran Canaria huyendo de la situación en Ucrania, sostiene que, a su juicio, ésta es más difícil para los niños porque "tienen que dejar su país, su vida y sus amigos" y mudarse a otros sitios "donde no tienen nada" y empezar de cero.

"Después de todo yo me siento más fuerte que antes porque sufrí muchas cosas, como la ocupación de mi ciudad, muchas mudanzas y vivir en otros sitios", afirma la joven ucraniana, que abandonó Crimea con sus padres y su hermano pequeño en 2014, cuando ella tenía doce años, tras la anexión rusa y se instaló en la ciudad de Jersón, al sureste de la península, donde asegura que fue "muy feliz".

Cuenta que regresó junto con su familia a Crimea antes de marcharse definitivamente del país, esperando que la situación mejorara. "Yo tenía miedo porque nunca había visto tanques ni militares hasta este momento, era muy pequeña y no entendía qué estaba pasando", explica.

Lia asegura que pronto perdieron la esperanza porque "Rusia seguía avanzando" y la guerra también había llegado al este de Ucrania, por lo que decidieron mudarse a España, donde afirma que se siente "a gusto" y lleva una vida como la que tenía en Crimea antes de que estallara el conflicto.


Después, pasaron dos meses en Canarias hasta que CEAR les ayudó a trasladarse al centro de refugiados del barrio de Torreblanca en Sevilla, en el que ha vivido durante seis meses hasta hace pocas semanas, un tiempo que ha aprovechado para estudiar y aprender. "El tiempo que pasé en el centro me ayudó a apreciar todo lo que tenía antes y todo lo que tengo ahora", subraya.

Asegura que vivir en un centro de refugiados "es muy difícil" y muestra su agradecimiento a España "por la ayuda que ofrece a la gente que huye de sus países", al tiempo que explica que aquí tiene una vida "tan feliz" como la que tuvo en Ucrania antes de irse.

"El momento más duro fue el primer día de escuela, era la primera vez que iba en España y no entendía muchas cosas de las asignaturas ni a mi compañeros, pero en dos semanas empecé a hablar español gracias a que leí mucho y me comuniqué con mis profesores y los demás alumnos", señala.

Lia destaca el "compañerismo" del IES Torreblanca, el centro al que ha asistido durante este curso y en el que también estudian otros jóvenes refugiados, por "toda la ayuda" que ha recibido para integrarse.

UN FUTURO COMO DIPLOMÁTICA "PARA CAMBIAR LAS COSAS"

La joven sueña con estudiar Relaciones Internacionales en una universidad española y completar su formación en Estados Unidos para convertirse en diplomática y "ayudar a otras personas, cambiar las cosas y mejorar la situación en Ucrania".

Afirma que sus padres y su hermano pequeño, quienes aún se encuentran aprendiendo español, están "muy contentos" con sus resultados académicos y le animan a continuar para lograr sus objetivos.

A raíz del reconocimiento al mejor expediente de cuarto de la ESO, Lia ha recibido varias ofertas de distintos centros. Finalmente, la joven ha optado por continuar su formación en el Colegio Internacional San Francisco de Paula de Sevilla, donde estudiará la modalidad de Bachillerato Internacional: "Yo creo que todo va a ir muy bien, incluso mejor que antes".

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Hospital de Valme, pionero en la Escuela de Pacientes para diabéticos
chevron_right
Hallado un tramo de la vía por la que Julio César entró en Hispalis