Actualizado: 13:41 CET
Lunes, 16/09/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

El turismo da oxígeno a la economía sevillana pero no baja el paro

El Colegio de Economistas de Sevilla y la Loyola Andalucía alertan de que la dependencia sigue creciendo. "No podemos tener todos los huevos en la misma cesta"

  • Turistas por el centro de Sevilla.
  • Desde 2015, el crecimiento turístico viene siendo notablemente superior al registrado de media en Andalucía

El turismo y las exportaciones seguirán siendo los dos sectores que insuflen oxígeno a la economía sevillana en el segundo trimestre del año, en sintonía con el arranque del ejercicio. Ésta es la conclusión del II Barómetro  Económico de Sevilla presentado en el Colegio de Economistas de Sevilla y que elabora la Universidad Loyola Andalucía.

El Producto Interior Bruto (PIB) de Sevilla crecerá un 0,6% en el segundo trimestre de 2019, que cerrará en el 2,4% previsto en el anterior informe, presentado en el mes de marzo. Ese crecimiento será una décima inferior al del primer trimestre del año, que se situó en el 0,7% frente al 0,8% de la media andaluza.

El análisis del Índice BES, con el que el barómetro mide la actividad económica de Sevilla (matriculaciones, sociedades mercantiles constituidas, pernoctaciones, exportaciones, importaciones, afiliados a la Seguridad Social e índice de confianza empresarial), evidencia que se ha “revertido” la situación del informe del mes de marzo, situándose ahora Sevilla por encima de la media regional. Sobre un 100 por 100, el índice BES se sitúa en el 101,8 frente al 96,4 del último trimestre de 2018.

El chequeo trimestral a la economía sevillana sigue constatando pues que ésta goza de un buen estado de salud, gracias al comportamiento de las pernoctaciones y las ventas al exterior. De hecho, en Sevilla, desde 2015, el crecimiento turístico viene siendo notablemente superior al registrado de media en Andalucía. Carmen Delgado López, directora ejecutiva del barómetro y profesora de la Loyola Andalucía, ha señalado que Sevilla presenta una “fuerte dependencia” de los turistas, lo que no hay que “desdeñar” pero sí corregir. “No podemos tener todos los huevos en la misma cesta”, ha apostilla el decano del Colegio de Economistas de Sevilla, Francisco J. Tato Jiménez.

El elemento que puede ayudar a corregir esta situación es un incremento del número de industrias. “En Andalucía, la actividad industrial representa un 12% del PIB frente a casi el 20% del peso que tiene en el caso de España”, ha remarcado el decano del Colegio de Economistas de Sevilla. Porque, mientras esto no ocurra, el turismo puede seguir creciendo pero no contribuyendo a mejorar las tasas de desempleo. De hecho, por primera vez desde que estalló la crisis, la tasa de desempleo en Sevilla en el primer trimestre de 2019 se situó por encima de la media andaluza: un 22,08% frente al 21,08%. Un punto más que la profesora Carmen Delgado López ha achacado a la “temporalidad” del mercado laboral sevillano. No obstante, “queremos ser cautos, ya que los datos de empleo del mes de mayo han sido muy bueno. Habrá que esperar a ver los próximos meses”, ha apostillado. Para el segundo trimestre de 2019, la tasa de paro se situará en el 21,1%  y el año cerrará en el 20,5%.

Si depender fuertemente del turismo es un elemento de debilidad a la larga, en el caso de las exportaciones, la amenaza para la economía no sólo sevillana sino global, es la guerra comercial, con epicentro en la tecnología, entre EEUU y China. El Brexit, sea o no duro, ya está descontado por las empresas que operan en los mercados internacionales. Sus idas y venidas y la dilatación a jugado a favor de las compañías, que han tenido tiempo para preparar planes de contingencia. No es el caso de la guerra comercial abierta por Trump con China, cuyas consecuencias son aún imprevisibles, aunque su impacto ya se prevé “muy perjudicial”.


COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Moreno inaugura 'Ecomeninas', una muestra que promueve el reciclaje
chevron_right
El Colegio de Economistas vende a un empresario madrileño su sede