HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 02:21 CET
Miercoles, 16/10/2019

Sevilla

Concentración por el policía que disparó a los ladrones en su casa

La plataforma Justicia para Casimiro se concentrará a las 9.00 de la mañana en la Audiencia para denunciar el tratamiento penal a este tipo de casos

  • Fachada de la Audiencia Provincial.

La plataforma 'Justicia para Casimiro' ha convocado para este jueves a las 9,00 horas ante las puertas de la Audiencia de Sevilla una concentración pacífica en apoyo a Casimiro V.M., el policía local que está siendo juzgado por la Sección Tercera en la Audiencia Provincial de Sevilla por herir a cuatro personas que asaltaron su casa en marzo de 2011.

A esta concentración al mismo acudirán centenares de policías nacionales, guardias civiles y policías locales de distintos puntos de la geografía nacional. En esta concentración en apoyo al policía, se guardará un minuto de silencio por aquellas víctimas de delitos violentos.

El objetivo de esta concentración es poner públicamente insuficiente tratamiento penal y la insensibilidad de la doctrina jurisprudencial de los asaltos a viviendas en este país, donde o bien fallecen o resultan lesionados sus ocupantes, así como el calvario judicial al que se ven sometidos sus moradores en caso de defenderse de los criminales.

EL JUICIO

El proceso judicial que enjuicia a Casimiro así como a los cuatro supuestos asaltantes Raúl P.R., Iván P.R., Julio R.F. y Esmeraldo F.R., celebra este jueves su séptima sesión en el que se prevé que se lean las conclusiones finales de las partes personadas así como que se de a los acusados la posibilidad de decir una última palabra.

En la sesiones iniciales declararon los presuntos asaltantes que indicaron que en la noche de autos habían ido a cenar y estaba "tomando copas" y que sobre las 3,00 horas, antes de ir a otro local para seguir consumiendo alcohol, Raúl P.R. condujo la furgoneta en la que viajaban los cuatro a la casa de Casimiro V.M. "para cobrar unos 15.000 euros" que le había dejado a deber un marroquí llamado Karim por la venta de dos motores fuera borda y que al estar en Marruecos le había dicho que Casimiro, al que "ya lo conocía a través de Karim", le pagaría.


En ese sentido, Raúl indicó que entró en la parcela con la autorización del propio Casimiro, para luego encontrarse con él en el salón de la vivienda para reclamarle "el pago de la deuda de Karim". Tras solicitarle el pago de la deuda, este acusado indicó que Casimiro le respondió que "a él no le tenía que pagar" a lo que le contestó que le había dicho Karim que "el alijo que tenía en ese chalet no lo podía tocar".

A continuación, tal y como declaró Raúl, el policía local "enmudeció" y se volvió "enloquecido, seguramente por la codicia de querer quedarse con algo que no era suyo" y le profirió "un puñetazo" que inició una pelea entre ambos donde Casimiro "le mordió en la nariz" e "intentó asfixiarle" y que le soltó cuando apareció su hermano Iván P.R. y su sobrino Julio F.R.

Asimismo, este acusado relató que luego emprendieron la huída rumbo a la furgoneta y que durante la escapada "Casimiro nos persiguió y nos disparó y que cuando entré en el vehículo y vi que mi sobrino Julio estaba herido y gritando 'Me muero', Casimiro le dijo 'Eso es lo que yo quiero, que te mueras hijo de puta'". Seguidamente, ha declarado que el policía local le "encañonó por la espalda" y que se "hizo el muerto" para evitar que le disparasen.

Además, declaró que condujo la furgoneta con Iván y Julio "porque no vi a dónde fue Esmeraldo" en dirección al Hospital de Virgen de Valme de Sevilla capital hasta que en la barriada de Dos Hermanas de 'Las Portadas' fueron interceptados y detenidos por la Policía. Posteriormente fue preguntado por la Fiscalía y la acusación particular --ejercida por los representantes legales de Casimiro y su esposa-- sobre porque en la instrucción de la causa no comentó nada sobre la existencia de Karim y de que le habían encañonado por la espalda ha apuntado que "hasta que no han pasado ciertos años no he podido asimilar los hechos".

Por otra parte, Esmeraldo F.R. aseguró en su declaración que nunca entró en la parcela y que cuando vio huir a sus familiares y a Casimiro disparando salió corriendo para esconderse "en un barranquillo a 30 metros de la parcela" y que durante su huída recibió un disparo en la mano. Así, indicó que, minutos después de irse los otros acusados de asaltar el chalet, "llegó otra furgoneta en la que salieron dos siluetas y vi como sacaban algo envuelto en una sábana del chalet".

DECLARACIÓN DE CASIMIRO

En su declaración Casimiro V.M. relató que en la noche de los hechos, sobre las 3,00 horas su esposa le despertó señalando que había escuchado un ruido y por ello salió a comprobar de qué se trataba. Así, señaló que cuando accedió al salón le asaltaron dos individuos con máscaras que le agredieron "brutalmente" y que uno de ellos le mordió en la mano y que para que lo soltara "le mordió en la cara" y, que instantes después, se acercó un tercer individuo "con una escopeta" y que se empezaron a escuchar "gritos de 'mátalo, mátalo'".

Tras esto, Casimiro reconoció que logró zafarse y que se introdujo en su habitación en busca de su arma reglamentaria ya que era "el instrumento más poderoso para salvar mi vida que tenía". Igualmente, señaló que al salir al exterior de la vivienda donde vio justo en frente de ésta una furgoneta introducida dentro de la parcela y "tras disparar al aire y gritar 'alto soy policía'" disparó "con una mano, ya que la otra estaba inutilizada por el mordisco, y sin práctica de hacer disparos a oscuras" a la parte baja de la furgoneta, de la cual ha apuntado que no tenía constancia de que hubiera nadie en ella, con el fin de "inutilizarla".

Además, indicó que la furgoneta dio marcha atrás y que se "estampó" con un muro y que, tras esto, tuvo una confrontación mediante disparos con un individuo, que se encontraba junto al vehículo, y que le había disparado inicialmente "con una escopeta". Con todo, señaló que volvió al interior ante los "gritos" de su mujer y que "perdió el conocimiento", y que cuando despertó "llamó al 112" y a sus "compañeros" de la Policía Local de Sevilla.

Cabe apuntar que el Ministerio Público en su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, pide para Iván P.R. y a Julio R.F. tres años por un delito de robo con violencia e intimidación, así como cinco años por el mismo delito a Raúl P.R. y a Esmeraldo F.R. Asimismo, solicita para Casimiro V.M. una pena de 20 años por cuatro delitos de lesiones.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
chevron_left
Sevilla acogerá el estreno de la primera película de Juego de Tronos
chevron_right
Enterrada la mujer asesinada en Aznalcóllar tras autorizarlo la jueza