HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 23:06 CET
Lunes, 20/05/2019

Sevilla

Gallardo defiende la evolución de la abogacía en los últimos 20 años

El decano emérito del Colegio de Abogados de Sevilla cree que la abogacía se ha transformado "enormemente" en 20 años pero mantiene "los mismos valores"

  • José Joaquín Gallardo.

El decano emérito del Colegio de Abogados de Sevilla, José Joaquín Gallardo, quien el pasado 28 marzo cedió el cargo de decano de la entidad colegial a Óscar Cisneros tras 24 años de mandato, ha asegurado que la abogacía sevillana se ha transformado "enormemente" durante el tiempo que ha sido decano si bien mantiene "los mismos valores".

En una entrevista concedida a Europa Press, Gallardo ha indicado que en estos 24 años la sociedad española "ha evolucionado enormemente" y con ello la abogacía y el Colegio de Abogados de Sevilla, donde se ha dado paso "a las nuevas mentalidades y a las nuevas generaciones". En ese sentido, ha señalado que hoy la abogacía "se ejerce generalmente en despachos colectivos, muchas veces multidisciplinares, con medios tecnológicos impensables antes y con otros criterios de actuación profesional".

"La abogacía se ha transformado como la propia medicina o cualquier otra ciencia, sea científica o social, con una innovación que ha sido continúa, pero afortunadamente se mantiene la esencia y hoy día tenemos una abogacía, que como siempre la tuvimos, de mucha calidad y prestigio en el foro", ha recalcado el decano emérito.

Para Gallardo, la abogacía sevillana continúa este tiempo "con ese prestigio y esa calidad", por un lado, y por otro, con unos "altos estándares deontológicos". En esa línea, ha apuntado que los abogados actúan por regla general "con bastante ética y moral profesional" toda vez que esas "son las esencias de la abogacía como actividad profesional".

"En su forma de ejercicio, la abogacía ha cambiado radicalmente porque los tiempos obligaban a ellos, pero la esencia el abogado sigue teniendo los mismos valores, los mismos principios y la misma entrega y muchas cosas buenas, afortunadamente, por eso duele tanto aquellos pocos que desacrediten al colectivo con sus actuaciones indignas", ha subrayado Gallardo, quien ha reseñado que "en esencia, la abogacía sevillana se ha mantenido como una abogacía de valores que goza de un bien ganado prestigio a nivel nacional".

"Somos el cuarto colegio de abogados de España en numero de abogados e importancia, y en términos generales en Sevilla se ejerce la profesión con mucha dignidad y sumo respeto a las normas deontológicas", ha apostillado.

De otra parte, el decano emérito ha recalcado que la abogacía de hoy, "tanto la sevillana como la del resto de España", es mucho "más próxima" al cliente. Así, ha indicado que es "el propio cliente" quien exige mayor proximidad al abogado pues "ya no cabe aquella fórmulas históricas de conceder citas para varios días después, a determinadas horas que a veces eran intempestivas".

Asimismo, ha indicado que, en la sociedad de servicios profesionales, la abogacía está "a la cabeza" de las demás profesiones a la hora de prestar servicios profesionales con cercanía, con prontitud y con comunicación directa a través de los medios tecnológicos". Se trata de una abogacía mucho más cercana siendo abogados de cabecera las 24 horas y los 365 días".


PERIODISMO Y ABOGACÍA

De otra parte, con respecto a la relación del periodismo y la abogacía, Gallardo ha argumentado que el periodismo ha evolucionado "radicalmente" estos 24 años ya que ha surgido una rama "que antes no existía" como es el periodismo de tribunales, que se ha convertido en una especialización "fundamental" en estos tiempos y que, además, "tiene garantizado hueco en cada portada cada día, porque en la actualidad no puede ser la información de tribunales más cuantiosa y de mayor interés social".

"El periodismo de tribunales merece mi aplauso por eso mi último acto como decano del Colegio de Abogados de Sevilla fue el dar un reconocimiento a varios periodistas de esa rama", ha añadido.

Con todo, el decano emérito ha indicado que se han creado relaciones internas entre el abogado y el periodista, en el que el primero pasa a ser fuente en algunas informaciones. "Eso es positivo, pero el abogado debiera tener muy claro que la confidencialidad le obliga", ha puntualizado.

"Yo como decano he mantenido siempre la confidencialidad del decanato y he conocido muchos temas en la intimidad del decanato de muy diversa naturaleza que hubieran sido muy deseadas por cualquier periodista", ha concluido Gallardo.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Adelante Sevilla se compromete a llevar el carril bici a Valdezorras
chevron_right
El Consistorio adquiere el 0,16% de acciones de Mercasevilla