HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 12:54 CET
Miercoles, 20/11/2019

Sevilla

Acusado de agresión sexual y maltrato a una niña niega hechos

La acusación, que ejerce la madre de la menor, pide más de 14 de años de cárcel, mientras la Fiscalía más de 3 años al no acusar de abuso

  • Audiencia de Sevilla.

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla ha acogido este lunes el primero de los dos días señalados para la celebración del juicio contra un varón como presunto autor de delitos continuados de maltrato, abuso sexual y lesiones a la hija de su expareja, cuando la menor tenía sólo cinco años de edad, hechos que el encausado ha negado durante su declaración en la vista oral.

La acusación particular, que ejerce la madre de la menor, solicita al tribunal condenar al acusado e imponer una pena de 14 años y tres meses por delitos continuados de maltrato, abuso sexual y lesiones, así como una indemnización de 30.000 euros por daños morales. Mientras la Fiscalía, que no acusa por el delito de abuso sexual, reclama tres años y nueve meses por delitos de maltrato habitual y lesiones, ambos en el ámbito familiar.

Los hechos que juzgan, según han informado a los medios fuentes del caso, se desarrollaron durante los meses de 2013 en los que convivieron en el mismo domicilio la madre, el acusado --pareja sentimental de la mujer-- y la hija de ella.

Mientras el acusado, que fue condenado en un juicio de faltas por malos tratos personales tras la denuncia de su expareja y madre de la menor, ha negado los hechos durante el interrogatorio, la progenitora ha mantenido todo lo que fue denunciando a raíz de tener conocimiento de los malos tratos por las visitas al médico con su hija y una vez que ésta hija iba "verbalizando" lo acontecido.

La madre no presenció ningún episodio de los presuntos malos tratos del que era su expareja sobre su hija porque éstos ocurrieron mientras ella se encontraba en su lugar de trabajo, al tiempo que ha negado que exista anidmaversión detrás de esta denuncia, siendo interpuesta la primera de éstas "dos o tres días" después de que el encausado abandonara el hogar.

Según las citadas fuentes, la madre no denunció antes lo que estaba pasando porque su hija contaba "lo que él le decía que dijera", pues "la tenía amenazada". Si bien, una vez que acudieron, por dos ocasiones, a un hospital de la capital andaluza y conforme la menor "verbalizaba" los episodios de malos tratos iba ampliando las denuncias.


La madre, que en el momento de romper su relación con el encausado se encontraba embarazada de éste, y su hija continúan en tratamiento. La menor, junto a su madre, acudieron en dos ocasiones a un centro hospitalario, el primero por un traumatismo en la cabeza tras una supuesta caída de la cama. Cinco días más tarde volvieron al hospital por otra caída de la cama. Entonces la niña dice lo que había pasado y "verbaliza" los malos tratos y los comportamientos compatibles con los abusos.

Tras eso se pone en marcha el protocolo por los malos tratos y, además de la pediatra, la menor es revisada por una forense, que considera que existe maltrato. La menor de forma "indubitada" identifica al agresor, según la madre.

El juicio continúa este martes

Durante este lunes, además del acusado y la madre, han declarado los testigos solicitados por las partes. Este martes será el turno de peritos, pediatra, ginecóloga, responsables del Equipo de Evaluación e Investigación de Casos de Abuso Sexual (Eicas) y de la Asociación Andaluza para la Defensa de la Infancia y Prevención del Maltrato (Adima). Para finalizar con las conclusiones y los informes finales.

Además, la Sala ha oído la declaración de la menor como prueba preconstituida, la cual se llevó a cabo más de un año después de las denuncias.

Los profesionales médicos que han atendido a la menor desde el principio han determinado, según las citadas fuentes, "la alta probabilidad de la existencia de abusos", así como los profesionales psicológicos, la credibilidad del relato verbalizado por la menor, que desde un principio identifica como autor al encausado. Si bien, en la prueba preconstituida la menor manifestó que nadie le había tocado en sus genitales.

En este sentido, los profesionales, que está previsto que declaren este martes, coinciden en que es habitual que los menores puedan "bloquear" los recuerdos de los abusos, así como que una menor de edad pueda inventar algo que no ha podido vivir.

Cabe recordar que la Fiscalía no acusa por abusos sexuales al encausado. En un principio, el Juzgado de Instrucción número 14 de Sevilla no iba a seguir el procedimiento contra el investigado por este delito, si bien, tras un recurso de la acusación ante la Audiencia Provincial, ésta determinó que también se juzgara por ello.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
chevron_left
Citan como investigado a Cabrera en la caso de Solidaridad del Taxi
chevron_right
Albert Pla escenifica los temores infantiles en el Central con "Miedo"