Actualizado: 23:00 CET
Lunes, 14/10/2019

Sevilla

Ayuntamiento intentará aprobar inicialmente Altadis en este mandato

El delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz, recalca que tiene el "aval" de Patrimonio e intentará buscar el "máximo consenso" tras fracasar en el tranvía

  • Plano de Altadis.

Después de que la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de Sevilla aprobase el informe correspondiente a los criterios de protección e intervención en la antigua planta tabaquera de Los Remedios, en el marco del protocolo suscrito entre el Ayuntamiento hispalense y la multinacional del tabaco Altadis para la reutilización de este enclave, el Gobierno local socialista ha anunciado este viernes que intentará que la correspondiente modificación puntual del planeamiento urbano sea aprobada inicialmente antes de que concluya el actual mandato.

Así lo ha anunciado el concejal de Hábitat Urbano y Cultura, el socialista Antonio Muñoz, tras celebrar que el mencionado documento haya "pasado el filtro" de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico y haya recibido el "aval" de dicho organismo adscrito a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Y es que según ha manifestado, gracias al respaldo de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico al citado documento técnico, "no hay ningún verso suelto o voz disonante" respecto a los términos acordados entre el Ayuntamiento y Altadis y plasmados en el citado protocolo de intenciones.

Recodemos en ese sentido que los suelos de la planta tabaquera están en desuso desde que la producción de la fábrica fuese deslocalizada hace ya casi tres lustros. Y es que el vigente Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) asigna a la parcela una calificación de suelo industrial de uso singular, extremo que impide actualmente que los terrenos sean destinados a otros usos como los residenciales o los terciarios, por ejemplo.

Cabe mencionar al respecto el proyecto de convenio firmado en el pasado mandato entre el Ayuntamiento, entonces gobernado por el popular Juan Ignacio Zoido, y los representantes de Altadis. Según dicho proyecto de convenio de 2015, el Ayuntamiento obtenía la propiedad una parte de los terrenos, incluyendo el edificio principal de la fábrica y la capilla que usa la hermandad de las Cigarreras, mientras Altadis conservaba una superficie claramente menor, pero con una edificabilidad máxima de aproximadamente 31.000 metros cuadrados.

El proyecto de convenio llevaba aparejada una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), para que la parte de la parcela destinada al Ayuntamiento fuese calificada como suelo de interés público y social (SIPS) y la zona conservada por Altadis fuese recalificado como espacio de usos terciarios.

La polémica de Altadis


Los términos de aquella operación generaron no poco debate, pues la recalificación del suelo correspondiente a la empresa permitía la creación de una superficie comercial más en la ciudad y el reparto de la edificabilidad admitía la construcción de una torre sobre los actuales jardines de Manuel Ferrand, entre otros aspectos.

Pero tras las elecciones municipales de 2015, la llegada del socialista Juan Espadas a la Alcaldía supuso la desestimación de este proyecto, apostando el Gobierno municipal del PSOE por renegociar con Altadis el destino de los suelos.

Ya en enero de 2018, hace ahora prácticamente un año, el Ayuntamiento y Altadis firmaban un nuevo "protocolo de intenciones", mediante el cual el Ayuntamiento debía redactar una "propuesta" respecto a los elementos arquitectónicos de la fábrica susceptibles de protección por su valor patrimonial, así como promover un "debate ciudadano" con "ideas y sugerencias" para la futura propuesta de ordenación de los suelos, es decir proposiciones en cuanto a los nuevos usos y equipamientos del enclave, para después acometer una nueva modificación puntual del PGOU que plasme la operación.

Altadis, de su lado, se comprometía a aceptar que la reordenación de los suelos se ajuste a "un equilibrio racional que permita dar satisfacción a los intereses de ambas partes, con principios de desarrollo urbano sostenible, participación ciudadana y garantizando la viabilidad urbanística y económica", comprometiéndose a ceder al Ayuntamiento los edificios de la planta que la nueva ordenación asigne para equipamientos públicos o espacios libres, los viarios del interior de la parcela y la capilla que utiliza la hermandad de las Cigarreras.

La propuesta de protección

Poco después, el Ayuntamiento aprobada su propuesta respecto al catalogo de protección del antiguo recinto fabril, incluyendo groso modo la conservación del edificio principal de la fábrica, conocido como "el cubo", determinados espacios libres de acceso al mismo a cuenta de su arbolado, la capilla que usa la hermandad de las Cigarreras y los jardines de Manuel Ferrand.

Ahora, dado el documento informado favorablemente por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, elaborado por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico y que amplía los espacios a conservar y ciñe la edificación máxima en altura a los límites establecidos para el barrio de Los Remedios, Antonio Muñoz ha explicado que para continuar con "la hoja de ruta" acordada con Altadis, en la segunda quincena de febrero se celebrarán unas "jornadas" participativas con los agentes sociales de la ciudad y el tejido asociativo de Los Remedios, acerca de "la tipología de proyectos" a promover en el recinto.

Al respecto, ha recordado que la idea inicial es que el edificio del cubo acoja un proyecto "singular" relacionado con la cultura, la innovación empresarial o la tecnología a través de un "socio" inversor a localizar, mientras en el resto de espacios de la parcela que corresponderían al Ayuntamiento serían instalados servicios públicos para el barrio de Los Remedios.

Pendientes los "parámetros urbanísticos"

En el caso de los espacios que quedarían en poder de Altadis, Muñoz ha recordado que el protocolo de intenciones no especifica el número de metros cuadrados con los que contará la empresa para su recalificación como zona de usos terciarios, señalando que aún es necesario seguir "trabajando" con la multinacional para "definir los parámetros urbanísticos" de la operación, entre los cuales figuraría el espacio total que conservaría Altadis y la edificabilidad máxima de dicha zona.

Una vez resueltos todos estos aspectos, según Muñoz, el siguiente paso sería la redacción de una modificación puntual del PGOU al objeto de que la misma obtenga la correspondiente evaluación ambiental estratégica de la Junta de Andalucía y sea aprobada antes de que acabe el vigente mandato. En ese sentido, y después de que el voto contrario de todas las fuerzas de oposición en el consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo impidiese elevar al pleno el plan especial diseñado para la ampliación del tranvía desde San Bernardo hasta la estación de trenes de Santa Justa, el edil socialista ha asegurado que intentará recabar "el máximo consenso" para esta operación.

No obstante, ha precisado que la votación o no de dicha modificación puntual del PGOU antes de que concluya el mandato dependerá especialmente de la "celeridad" con la que el Ayuntamiento obtenga la correspondiente evaluación ambiental estratégica de la Junta, una administración de la que espera "colaboración institucional" pese a que justo ahora empiece a ser gobernada por el PP y Cs, tras más de 36 años a las riendas del PSOE.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
chevron_left
IU exige a Emvisesa una solución para una pareja y sus cuatro hijos
chevron_right
Aprobado el nuevo programa de formación para el empleo en Sevilla