Actualizado: 20:56 CET
Sábado, 19/01/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Editorial Sevilla

Prueba de fuego

Los peores augurios sobre el colapso de tráfico que provocarían la torre de la Cartuja y sus comercios no se han cumplido ni siquiera en la Navidad

Desde que  se dio luz verde al rascacielos en la Cartuja, junto a uno de los nudos de tráfico más saturados cual es la entrada/salida de vehículos desde/hacia el Aljarafe y Huelva, se auguró que se produciría un colapso en la circulación, máxime tras el precedente del acaecido en su día por el efecto imán de Ikea. Los augurios empeoraron en el mandato de Zoido, cuando la Junta rechazó, debido a su impacto paisajístico sobre el patrimonio, la construcción de un puente a espaldas de la torre para canalizar parte del tráfico. El pasado otoño se inauguró el centro comercial a los pies del rascacielos, también prácticamente a plena ocupación, y se vaticinó que la ciudad no tardía en sufrir las consecuencias  por la masiva afluencia de público a las tiendas y de coches al macroaparcamiento.

Sin embargo, ninguna de estas profecías se han cumplido, ni siquiera durante la reciente Navidad, con afluencia masiva al Centro y a los complejos comerciales y pese a la huelga en el Metro, que complicó aún más la situación. El dispositivo de tráfico activado por el Ayuntamiento, con notable refuerzo del transporte público, ha funcionado razonablemente bien, salvo el lunar de la Nochevieja. Por tanto, puede decirse que se ha superado la prueba de fuego que han  supuesto el rascacielos y su complejo comercial, lo cual no debe ser óbice para seguir reivindicando nuevas infraestructuras (Metro, SE-40) para Sevilla.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El nuevo ‘Reencuentro’
chevron_right
Rescatan del río un turismo que pudo participar en un hecho delictivo