Actualizado: 14:08 CET
Domingo, 23/09/2018

Sevilla

Espadas pretende amortizar la Casa Fabiola en cuatro años

El regidor acaba de comunicar a la familia Bellver que los plazos previstos se cumplen: el 30 de junio abrirá el nuevo museo

  • Visita a la Casa Fabiola
  • El Ayuntamiento la adquirió por 4,5 millones para acoger la colección Bellver
  • Patrimonio cree que con lo recaudado por entradas la tendrá pagada antes de 2023
  • Mariano Bellver pide al alcalde que los sevillanos no paguen por ver la exposición

El Ayuntamiento de Sevilla prevé tener amortizada la compra de la Casa Fabiola, por la que pagó casi 4,5 millones de euros para convertirla en el museo que acoja la colección de obras de arte de Mariano Bellver, de aquí a cuatro años, antes de 2023.

Según ha podido saber Viva Sevilla, la dirección general de Contratación, Régimen Interior y Patrimonio del consistorio hispalense, al frente de la cual figura Ana Isabel Moreno Muela, da por hecho que con lo que recaudará durante ese tiempo por la entrada a la muestra, que se abrirá exactamente de aquí a dos meses, el 30 de junio, será suficiente para compensar la inversión hecha para comprar el inmueble a su anterior propietario, la editorial Planeta, que a su vez adquirió la Casa Fabiola para hacerla sede social de la Fundación Lara.

La intención del Ayuntamiento es introducir el futuro museo de Fabiola, donde se expondrán al público las casi mil piezas y obras de arte que componen la colección privada que Mariano Bellver ha donado a Sevilla, dentro del circuito de reclamos turísticos de la capital hispalense.

Por ello, existirá la posibilidad de visitar la muestra con la nueva entrada del Alcázar por una pequeña cantidad adicional, que en principio el Ayuntamiento cifró en 1 euro, pero que no descarta que sea finalmente algo superior. Eso sí, el deseo expreso de Mariano Bellver, según ha podido saber Viva Sevilla, es que la visita sea gratuita para los empadronados en la ciudad.

Es una de las peticiones que el coleccionista ha hecho llegar al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, especialmente involucrado en una cuestión que ha decidido seguir en persona. De hecho, fuentes de la familia Bellver han admitido a este periódico que el propio regidor hispalense les acaba de confirmar hace escasos días que los plazos previstos, esta vez sí, se van a cumplir: la apertura de la casa será el 30 de junio, y el traslado de las piezas y cuadros se realizará durante este mes que entra, mayo.

Prórrogas

En el cumplimiento de esta última prórroga fue también especialmente intransigente Bellver, apesadumbrado ante los retrasos que venía acumulando la puesta en marcha de la exposición con su legado.

Primero fue a cuenta del Pabellón Real y su descarte como posible sede por sus dimensiones, ubicación y la envergadura de la reforma que necesitaba. Y, posteriormente, tras el proceso de adquisición de la Casa Fabiola, utilizada desde 2012 por los servicios administrativos de la Delegación de Hacienda por medio de un alquiler con opción a compra. Finalmente, tras pactar con el coleccionista una última demora el pasado mes de diciembre, los trabajos de acondicionamiento del edificio están ya prácticamente finalizados.

De esta forma, Mariano Bellver y su esposa, Dolores Mejías, que llevan casi dos décadas (desde 2000) tratando de acodar con los respectivos gobiernos locales la forma de que su colección fuese visitable por los sevillanos, ya casi acarician su sueño.

Dos meses para trasladar la valiosa colección Bellver

Dos meses exactos, desde hoy hasta el 30 de junio, restan apenas para que las puertas de la Casa Fabiola se abran a la ciudad para enseñar la colección Bellver, probablemente uno de los proyectos culturales que más tiempo y burocracia ha costado poner en marcha de las últimas décadas en Sevilla.

Con los trabajos de rehabilitación y acondicionamiento en su fase final, empiezan a la vez a ultimarse los detalles del traslado (que será progresivo) de las casi mil obras de arte, entre cuadros, esculturas y mobiliario, que compondrán la muestra Bellver.

Un movimiento de piezas que se comenzará en los próximos días, y que requerirá de extrema delicadeza y precaución debido al alto valor patrimonial de la colección.

El museo contará con 13 salas expositivas dedicadas a temáticas como el costumbrismo romántico o la escultura sevillana, y además con la recreación de un despacho del siglo XIX gracias al mobiliario atesorado por Bellver y de la capilla instalada por el coleccionista en su domicilio, muy próximo al Bellas Artes.

Entre el millar de obras del coleccionista de origen vasco (afincado en la capital andaluza desde 1940), relucen los cuadros de pintura costumbrista de la escuela sevillana del siglo XIX, cerca de 300; una treintena de José García Ramos, varios lienzos de Sánchez Perrier, dos grandes cuadros de Gonzalo Bilbao, acuarelas de Villegas Cordero, o un paisaje veneciano de José Jiménez Aranda. Y, además de lienzos, hay esculturas (más de 150), cerámicas y muebles muy antiguos.

Curiosamente, según detallan fuentes de la familia Bellver a Viva Sevilla, el coleccionista no quiere que la salida de las obras de arte de su actual domicilio rumbo a su nuevo hogar, la Casa Fabiola, provoque un vacío en su domicilio, por lo que su intención es cubrir esos huecos con nuevas adquisiciones.

COMENTARIOS

Publicidad AiAndaluca InformacinPublicidad Ai Andaluc�a Informaci�n
chevron_left
Un casteller para concienciar
chevron_right
'Cunetas' se alza con el primer premio del festival 'Gines en Corto'