Actualizado: 22:32 CET
Jueves, 16/08/2018

Sevilla

8M: El primer día del cambio...

Más de cien mil personas, mujeres pero también hombres, recorren el centro de Sevilla en defensa de los derechos de las mujeres

Una marea intergeneracional de mujeres, y también de hombres, recorrió anoche el centro de Sevilla. Aquellas batucadas de celebración del 8M que recorrían la ciudad  cuando llegaba el Día de la Mujer hace años se han convertido en este jueves en una demostración palpable, contable y fehaciente de que algo ha cambiado en la sociedad y de que hoy es el primer día del cambio. Y queda mucho por hacer... pero el primer paso lo han dado las cien mil personas que, según los datos facilitados por el Ayuntamiento, asistieron a esta manifestación.

Mamás con las abuelas y las nietas saltando a coro al paso de la manifestación al grito de “un bote, un bote, machista el que no bote”; familias enteras con carrito incluido marchando lentamente por las calles mezcladas con jóvenes antisistema con la cara pintada de símbolos feministas en morado; perros expectantes ante la marea humana; y mujeres, muchas, de todas las edades y condiciones, diferentes y unidas por el mismo grito reivindicativo pidiendo una igualdad real.

La manifestación ha sido un rotundo éxito de participación, y ya en la Alameda de Hércules la cabecera, leído ya el manifiesto reivindicando los derechos de las mujeres, todavía en la Plaza Nueva seguían muchos colectivos esperando su turno para recorrer el centro, mientras cientos de personas se agolpaban a su paso para esperarlas, cantar con ellas, botar contra el machismo y entonar sus cánticos: “Mujeres unidas, jamás serán vencidas”; “No son muertes, son asesinatos”; “Es terrorismo, es machismo”; “Sevilla será la tumba del machismo”; o las más aclamadas “Un bote, dos botes, machista el que no bote; y “Que no tenemos miedo, que no”.

Sevilla se había levantado este 8 de marzo reivindicativo y el morado teñía buena parte de la ciudad desde primeras horas, especialmente el centro, donde se fueron sucediendo, como los chaparrones intermitentes, las concentraciones y las marchas, mientras los paros parciales y la huelga no registraban un seguimiento tan masivo, siendo significativo en la Administración de la Junta.

Concentraciones matutinas

Asociaciones feministas, centrales sindicales, periodistas y clase política protagonizaron las concentraciones de la mañana, en las que se lanzaron consignas contra la discriminación laboral y salarial, contra el acoso sexual, contra la violencia machista y contra la sociedad patrialcal, reivindicando un cambio de mentalidad efectivo que no deje fuera a más de la mitad de la población.

La primera de las concentraciones estaba convocada por las periodistas a las puertas del Ayuntamiento. Muchos rostros, voces y plumas que diariamente cuentan la actualidad en Sevilla reivindicaban igualdad laboral, conciliación y, sobre todo, más visión femenina no sólo en los titulares, sino también en la toma de decisiones en los medios de comunicación.

Tras ésta y mientras la marea estudiantil tomaba las Setas de la Encarnación, las centrales sindicales mayoritarias tomaban el relevo de las periodistas ante el Consistorio, a las que se sumaba la clase política, encabezaba por la presidenta de la Junta, y las máximas dirigentes sindicales de Andalucía, Nuria López (CCOO) y Carmen Castilla (UGT).

Ambas recordaron que estaban allí por las que no podían manifestarse o parar y también por las que en un pasado protagonizaron la lucha y por las mujeres del futuro. “Éste es el primer día del cambio”, decía una Castilla muy reivindicativa, para recordar que “queda mucho” y que la lucha se debe llevar a cabo día a día, los 365 días del año. Y lanzaba una advertencia a esos “delincuentes que estáis acosando a las mujeres”, “cuidaíto” porque se les perseguirá “social y penalmente”.

Porque el acoso sexual y la violencia machista, junto con las reivindicaciones laborales, han estado muy presentes en cada una de las concentraciones que se han desarrollado, en especial en la de las asociaciones feministas en la Plaza del Duque, a las que se habían sumado las cientos de jóvenes que procedían de las Setas, de la protesta estudiantil. “Quiero llegar a casa libre, no valiente”, decía una de las pancartas en medio de alusiones continuas a la “manada somos nosotras” o el “no es no”.

Las más jóvenes, que recorrían circularmente la plaza del Duque y aprovechaban su paso por El Corte Inglés para denunciar la explotación laboral, pedían al resto que se sumaran a la marcha. “No nos mires, únete”, mientras mujeres de otras generaciones las miraban atentamente, sonriendo, cómplices y casi orgullosas de que las que vienen detrás sean tan firmes en sus reivindicaciones.

Mientras las concentraciones se sucedían, a pocos metros, en las calles comerciales del centro, cientos de mujeres seguían con su jornada laboral a pesar de que más de un piquete informativo les había invitado a sumarse a los paros. “Yo no puedo parar”, decía la mayoría, confiadas en parte a que, por la tarde, pudieran acudir a la marcha principal.

Seguimiento de paro y huelga

Porque el seguimiento de paros y huelga no ha sido tan masivo, aunque sí destacable en la Junta, con 47% de media que ha secundado los paros parciales y con un 4,6% en la huelga de 24 horas, de jornada completa. El seguimiento del paro parcial o por horas alcanzó el 30% en la administración general, incluidos los entes y las empresas públicas, un 45% de los profesionales de Salud, y en Educación el porcentaje llegó al 55%.

En cuanto a la huelga de 24 horas, si el porcentaje general de seguimiento fue de un 4,6%, por sectores las cifras fueron  de un 3% en la Administración General, un 5% en Salud y un 6% en Educación.

Por su parte, CCOO y UGT han contabilizado un seguimiento del 70% en los paros parciales en la provincia de Sevilla, pero secundados “al cien por ciento” en las universidades y en medio centenar de grandes empresas como la empresa de fabricación de perfumes CTC, Airbus, Alestis, Santa Bárbara, KN o Procavi, entre otras.
En el sector hotelero, el paro habría sido “muy importante”, según los sindicatos, con un 100% de respaldo en hoteles como el Alcora o de un 80% en Los Lebreros, mientras que en el sector del comercio ha estado por debajo del 70%.

 

COMENTARIOS

Andaluc�a Informaci�n Andaluc�a Informaci�nAndaluca Informacin