HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 17:34 CET
Viernes, 21/02/2020

Sevilla

Un bosque en la Olavide

La artista israelí afincada en Sevilla crea un bosque en medio de la universidad para ayudar a comprender la importancia de cuidar el medio ambiente

  • El bosque

La multidisciplinar artista israelí afincada en Sevilla, Rinat Izhak, ha vuelto a sorprendernos con una más de las grandes y originales ideas que iluminan su pertinaz y creativa cabeza. De esa mente respetuosa y tolerante que pare obras de arte como quien se pasea por cualquiera de nuestros parques o jardines.

Después de enseñarle a Sevilla como se recupera su memoria, con la aclamada exposición que lleno de trozos de historia sevillana las paredes del Museo de Artes y Costumbres Populares de la Plaza de América, donde los sevillanos volvieron a ser protagonistas de su propia historia, retratada en miles de imágenes en la Plaza de las Palomas o recrear el Parque de María Luisa en una habitación del antiguo Consulado de Estados Unidos para que la gente aprendiera allí a oler, a sentir y a mirar lo que en el propio parque es incapaz de comprender, la polifacética artista ha creado un bosque en plena Universidad Pablo de Olavide para ayudarnos a comprender la importancia de cuidar el medio ambiente, de respetar la naturaleza y saborear nuestro patrimonio, siempre en clave artística e interactiva.

El origen de esta intervención, según sus propias palabras, se fraguó mientras "estábamos recorriendo distintos espacios de la Universidad Pablo de Olavide para montar algo de cara al encuentro Mil formas de ver y hacer el arte, y no terminaba de contentarme con ninguno de ellos. Y entonces, pasamos por delante de una cristalera de 17 metros que refleja la naturaleza exuberante que hay allí fuera, alrededor de la UPO y me dije: 'esto tiene algo'. Y lo que tenía es que allí se podía recrear un bosque artificial, un bosque que enmarcase esa naturaleza que asoma por detrás”.

Escrito del revés en ese cristal, aparece un poema de Lola García Espinares, dispuesto de tal manera que quien pasa por delante se puede imaginar que son hojas de esos árboles. El poema dice así: Eres bosque / Tus brazos ramas / Tus piernas raíces / Eres río / Tu sangre corre / Eres tierra / Tu cuerpo el paisaje / Respira.

Una nueva sorpresa que nos regala esta incansable creadora de sueños y recuerdos, que cree firmemente que; “Cuando el público participa del arte se convierte en parte de la obra. Adquiere esa experiencia. Y sale de ella con algo en su interior. Esa es la idea: hacer al público parte del arte”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Los médicos analizan por qué no se resolvió el crimen de Los Galindos
chevron_right
La exposición La obra sevillana de Montañés en la fotografía de Fran Silva recibe 19.400 visitas