HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 17:58 CET
Viernes, 15/11/2019

Sevilla

Dos fallecidos y apenas 15 metros de valla colocados

La Policía investiga la muerte de un hombre tras precipitarse desde el poyete, segundo accidente mortal en menos de un año. El Consistorio asegura que la barandilla, de 370 metros de longitud, se terminará a tiempo. Las obras comenzaron el 20 de agosto con un plazo estimado de cinco semanas

Cargando el reproductor....

El poyete de la calle Betis ha sido testigo de dos accidentes mortales en menos de un año. El último tuvo lugar durante la madrugada del pasado lunes, cuando un varón de mediana edad falleció presuntamente (la Policía Nacional investiga los hechos) al caer de manera fortuíta desde uno de los tramos del pretil más cercano al puente de Triana -a la altura del Café de la Prensa-. El hombre, natural de Cantillana y de 53 años de edad, fue encontrado hacia las 02.30 horas de la madrugada en la zapata de hormigón que separa la muralla de la calle Betis de la lámina de agua del río Guadalquivir, muy cerca desde donde hace poco más de diez meses -el 2 de noviembre del año pasado- se precipitó, también mortalmente, una chica polaca cuando intentaba hacerse un “selfie”.

A raíz de este accidente, el anterior gobierno municipal del PP anunció en diciembre, y atendiendo a la demanda de los vecinos de la zona, que iba a colocar en toda la calle una valla de seguridad para evitar caídas, extremo que en la actualidad lleva a cabo el Ayuntamiento socialista encontrándose el proyecto “dentro de los plazos estipulados para su ejecución”, según señaló ayer el alcalde, Juan Espadas, y según confirmaron fuentes municipales a este periódico.

Plazo de cinco semanas
A fecha de hoy, después de dos meses de la adjudicación de dicho proyecto a la empresa Cadesa -fue el pasado 13 de julio y con un presupuesto de 31.673 euros- y tras dos accidentes mortales, apenas hay instalados unos 15 metros de los 370 metros totales de longitud que debe tener la barandilla de seguridad. Además, el único tramo de valla colocado corresponde a la parte del poyete que más altura tiene y donde menos peligro de caídas existen (el más cercano a la comisaría de la Policía Nacional). 

El primero de los tramos -la baranda abarcará desde el inicio de la calle Betis junto al puente y hasta la calle Duarte- se empezó a instalar el 20 de agosto y en una semana los operarios colocaron los apenas 15 metros existentes en la actualidad. Desde entonces no hay ningún avance más a pesar de que el Ayuntamiento estipuló unas cinco semanas de desarrollo para el proyecto.

Fuentes municipales han explicado a este periódico que la obra se “está desarrollando en plazo” y que lo que parece un retraso no es tal ya que en la actualidad la empresa adjudicataria se encuentra “fabricando el forjado de la valla” para después colocarla toda de una vez.

Demanda histórica
El proyecto de la barandilla de seguridad de la calle Betis, uno de los primeros que licitó el nuevo gobierno socialista, responde a una demanda histórica de los vecinos que habían avisado de la peligrosidad de la zona incluso antes de que aconteciera el accidente mortal de la chica polaca en noviembre de 2014.


La Policía Nacional investiga ahora el suceso más reciente. Testigos del accidente del pasado lunes han señalado a este periódico que el fallecido es un varón de Cantillana de unos 53 años, con problemas auditivos, por los que sufría de vértigos.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
chevron_left
Llega el catastrazo aunque mini
chevron_right
Dos detenidos por asaltar y disparar en una casa en Lora del Río