Quantcast
El tiempo en: Andalucía
17/10/2021

Sevilla

Una “cesión” sin papeles

Cinco semanas antes de las elecciones, Zoido “cedió” suelo de Los Bermejales a la Fundación Real Betis Balompié

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Las caracolas

Los 42.000 metros cuadrados del suelo que en Los Bermejales ocupaban las caracolas de la antigua residencia universitaria entre la avenida de Italia, la ciudad deportiva del Betis y el parque del Guadaíra, seguirán estando a disposición del barrio y de la ciudad después de que el nuevo gobierno municipal no haya dado ninguna validez jurídica ni reconocido el mero anuncio de cesión del terreno a la Fundación Real Betis Balompié, realizado por Zoido cinco semanas antes de las elecciones municipales para congraciarse con los aficionados béticos.

El pasado 17 de abril, el anterior alcalde, Juan Ignacio Zoido, apareció en un acto público junto a, entre otros,  al exfutbolista Rafael Gordillo, presidente de la Fundación Real Betis Balompié; Tomás Solano, patrono de la misma, y Concepción Rivas, presidenta de la asociación de vecinos Bermejales 2000, para comunicar la cesión por un plazo de 40 años a la fundación vinculada al club verdiblanco de los terrenos que desde la clausura de la Expo-92 y hasta pocos meses antes habían ocupado las caracolas de la residencia universitaria.

En esos suelos, la Fundación proyectaba construir un complejo deportivo multidisciplinar que contaría, entre otras instalaciones, con una escuela de fútbol infantil, dos campos de fútbol, un centro deportivo con piscinas (una de ellas, con cubierta desmontable, podría funcionar como ‘playa’ en verano), gimnasio y tres pistas de pádel semicubiertas. El proyecto requeriría de una inversión de 6 millones de euros, dinero que la fundación recuperaría con la explotación comercial del complejo deportivo.

A cambio del disfrute de estos 42.000 metros cuadrados de suelo durante 40 años, la Fundación se comprometía a construir una guardería de 300 m2 como dotación complementaria para uso de los vecinos de Los Bermejales.

Zoido anunció  su apoyo público a un proyecto que calificó de “magnífico” y del que dijo que contaba con el respaldo de comerciantes, empresarios y asociaciones de los barrios del entorno: “Doy mi apoyo -aseveró- a un proyecto que se desarrolla en un espacio público que tiene la calificación de educativo y deportivo, cumpliéndose ambas condiciones”. Según el exalcalde, con el mismo se ayudaba a conseguir la “vertebración real” de la zona, con  equipamientos que tendrían  “unos precios similares a los que tiene el Instituto Municipal de Deportes (IMD)”.

Zoido subrayó que, con la cesión del terreno, la Fundación ejecutaría una obra que no supondría coste alguno al Consistorio, mientras que se “salvaguardan los intereses de la zona”. “Se trata de una estructura moderna para una barriada de Sevilla que cada día forma más parte del centro de la ciudad”, añadió.

Sin validez

Sin embargo, el nuevo gobierno municipal, que dirige el socialista Juan Espadas, no considera que se haya hecho cesión alguna, ni siquiera iniciada pese al solemne acto público convocado en su día por el Ayuntamiento.

Según las indagaciones realizadas por el Consistorio, ni la supuesta cesión ni siquiera un acuerdo de intenciones en tal sentido fueron tramitados ante la Gerencia de Urbanismo. En el Servicio de Patrimonio del Ayuntamiento tampoco se han hallado antecedentes al respecto y sólo se conocía el asunto por las informaciones aparecidas en los medios de comunicación, por lo que tampoco se ha tramitado en este departamento ni siquiera un convenio de intenciones para la cesión de los suelos, ni mucho menos ha hecho efectiva la misma.

Además, un acuerdo de esta naturaleza debería haber sido aprobado por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento, aprobación que tampoco consta en acta.  Por todo ello, el nuevo gobierno considera que no ha existido cesión alguna ni ha dado validez jurídica a los actos protagonizados por Zoido, a los que enmarca en el contexto preelectoral. En resumen, se trató de un anuncio puramente ficticio, sin ningún fundamento jurídico, con el que el alcalde trató de congraciarse con los aficionados del Betis.

Cuestionado por vecinos

Zoido dijo que la cesión contaba con el respaldo de comerciantes, empresarios y asociaciones, algo cuestionado por la Asociación Parque Vivo del Guadaíra.

Antonio Fajardo, uno de los miembros de la Asociación, declaró a Viva Sevilla que ninguno de los representantes vecinales invitados a aquel acto  “sabían a lo que acudían”, por lo que su presencia “no puede suponer un apoyo explícito al proyecto”. “Todo se hizo a escasas semanas de las elecciones sin dar suficiente información a los vecinos”, aseveró Fajardo, el cual destacó que desde la asociación tenían dudas sobre si la supuesta cesión de los suelos respetaba el PGOU,  que califica la parcela como zona verde (con lo que en un futuro debería integrarse en el Parque Guadaíra) y de uso educativo y deportivo.

“No estamos en contra del proyecto, sólo que no sabemos el alcance de uso que los vecinos podrán hacer de estas instalaciones. Pedimos información al respecto y que se nos garantice que el Betis no va a lucrarse”, añadió Fajardo, al tiempo que anunció  que en breve los vecinos pedirán reunirse con el nuevo gobierno municipal socialista para abordar todos estos asuntos.

COMENTARIOS