Actualizado: 18:01 CET
Domingo, 20/09/2020

Sevilla

Algo más que un festival

Las Bodegas Descalzos Viejos de Ronda acogen el sábado 20 de junio el IV Festival DV+

  • Actuación de Pájaro en 2014

La discográfica sevillana Happy Place Records presenta, con motivo de su quinto aniversario, el IV Festival DV+, que tendrá lugar el próximo 20 de junio, en las Bodegas Descalzos Viejos de Ronda, Málaga.

No se trata de un festival al uso ni tampoco es un circuito de showcases, aunque las bandas que cada año forman el elenco artístico se muevan entre lo incipiente y lo prometedor, además de algunas más que consagradas. Y no sería muy correcto hablar de un evento exclusivo, aunque la idiosincrasia de Ronda y la bodega Descalzos Viejos inviten a fantasear con una noche diferente, llena de muisca y buen ambiente.

La iniciativa del sello Happy Place, el DV+, es un concepto donde el maridaje entre el rock y el vino se conjuran como un bálsamo por obra y gracia de Andrés Herrera, Pájaro, curador de la cita y responsable, una vez más, de la cosecha que recoge la terna de grupos y solistas de este año.

Entre ellos, Chencho Fernández, sin duda uno de los talentos ocultos del rock andaluz que ya empieza a romper la membrana de la ignominia con un espléndido debut de mimbres dylanianos, Hi Corea! La banda revelación de 2014; un paso más allá del revival psicodélico que ha cautivado a los connoisseurs más exigentes y los musculosos The Milkyway Express, locomotora sureña que hace del blues más arrebatado su motor de combustión. Como colofón, un after-show sorpresa, que servirá de cierre a este encuentro anual, bien entrada la madrugada, y del que los organizadores no quieren dar a conocer muchas pistas, para no quitarle el aroma de sorpresa agradable, pero que, sin duda, llevará el sello santa leónico del alma mater del tinglado, que ha estado presente en cuerpo, alma, guitarra y voz, en las últimas ediciones, Pájaro.

En las entrañas de Happy Place nos encontramos con Miraflores, Pelo Mono, Cabeza Fuego, Surrounders, Rufus T, Daddy Longlegs, Love Rita, John Fitzgerald, White Chapel, Bikini Red y, sobre todo, con Pájaro.

Años después de que discos emblemáticos como Veneno, Échate un cantecito, Al este del Edén, Guitarras callejeras, El blues de la frontera o el mismísimo La leyenda del tiempo y grupos como Smash y Triana sacudieran los pilares de la música española, sentando las bases de la fusión y los nuevos estilos en casi todas sus vertientes, llegó Santa Leone.


Este trabajo discográfico, una realidad gracias a Happy Place, constituyó la última vuelta de tuerca al maridaje de diferentes estilos musicales entrelazados. El más puro rock sevillano, con permiso del gran Silvio, el espagueti western y las influencias de Sergio Leone y Ennio Morricone, además de la inclusión de la música sacra, marchas procesionales que entran en escena con notas de la genial corneta de Kini Triana, dando un paso genial e inesperado en la historia de la música.

En marzo de 2012 se presentó Santa Leone en la Sala Sol de Madrid, y desde ese momento inolvidable, desde que empezaron a sonar los primeros acordes, cautivó a propios y extraños. Era curioso ver las caras de los profesionales de la música, en todas sus vertientes, congregados en el local capitalino, al escuchar esa nueva música, música que sale del alma de este Pájaro y que consiguió aglutinar las más positivas críticas de la mayoría de los eruditos musicales del país.

Esperamos, todos, la aparición del segundo disco de Andrés Herrera, con algo de ansiedad pero con la tranquilidad propia del que sabe que será una nueva joya de la música, hecha en el sur pero con voluntad de convertirse en universal.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
La caída de una línea de media tensión provoca un corte de luz entre unos 900 vecinos de Mairena del Aljarafe
chevron_right
Cuerda al reloj