Sevilla

La borrasca Nelson deja agua para un año en Sevilla pero aún hay que ser “prudentes”

El alcalde de Sevilla evita lanzar las “campanas al vuelo” y confirma que las restricciones planteadas por Emasesa no se llevarán a cabo

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • Las reservas de agua de los embalses que abastecen a Sevilla se elevan hasta los 425 hectómetros cúbicos
  • Los seis embalses de los que se nutre la ciudad están al 66% de su capacidad, con el Gergal aliviando agua
  • La CHG asegura que las lluvias mejoran sustancialmente las perspectivas de dotaciones para la próxima campaña de riego

La borrasca Nelson ha dejado agua para un año en Sevilla capital y su área metropolitana, con los embalses que abastecen la ciudad al 66% de su capacidad y uno de ellos, el Gergal, aliviando agua y alejando las restricciones previstas por Emasesa, después de que en una semana en toda la cuenca del Guadalquivir se hayan acumulado 1.036 hectómetros cúbicos, mejorando sensiblemente las perspectivas de dotaciones para la próxima campaña de riego. Aún así, el alcalde no ha querido echar las “campanas al vuelo” y ha pedido “prudencia” en el consumo.

Según los datos que ha aportado José Luis Sanz, las lluvias de la última semana han elevado las reservas de agua de los embalses que abastecen a Sevilla y su área metropolitana hasta los 425 hectómetros cúbicos, con una aportación de 120 hm3 en los seis embalses de los que se nutre la capital, que están al 66%.

La mayor aportación de agua se produjo entre el viernes y el sábado, con 30,0 hm3 en 24 horas, provocando una rápida crecida del volumen embalsado, con el Gergal ya aliviando agua y Melonares, “fundamental para la ciudad”, llegando al 42%. “Desde el Domingo de Ramos ha caído una media de 153 litros por metro cuadrado, y en Sevilla han sido 117 litros por metro cuadrado”, especificaba Sanz.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

"Las medidas que se habían anunciado de bajar la presión en horario nocturno, seguramente antes de verano, pues no van a llegar", ya que "de momento no son necesarias", y aunque Sanz ha reconocido que la situación ha cambiado para mejor de forma "muy considerable, hay que seguir haciendo llamamientos a un consumo responsable del agua" y no hay que “lanzar las campanas al vuelo” a pesar de que “en este momento no estamos en estado de emergencia, no estamos en alerta, una situación en la que sí estábamos antes de la Semana Santa”.

Por su parte, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha informado de que la borrasca Nelson ha dejado en toda la cuenca una precipitación media en los últimos siete días de 130 litros por metro cuadrado, con algún registro superior a los 350 l/m² como en la Sierra de Pedroso (Sevilla), según los datos recogidos por el SAIH de la CHG.

Las lluvias “abundantes y prolongadas en el tiempo” han generado “cuantiosas aportaciones a los embalses”, que se han traducido en importantes aumentos de las reservas, con los embalses al 43%, con 2.430 hectómetros cúbicos, lo que supone 1.036 hm3 más y una subida de casi 13% puntos porcentuales respecto al pasado lunes.

“Tras estas lluvias, la situación de la cuenca ha experimentado una notable mejoría, que aleja aún más los posibles problemas de escasez en los sistemas de abastecimiento y mejoran sustancialmente las perspectivas de dotaciones para la próxima campaña de riego”, concluía la CHG.

Los arroceros, esperanzados tras las lluvias

Al hilo de este anuncio, el presidente de la Federación de Arroceros de Sevilla, Mauricio Soler, se ha mostrado "esperanzado" las últimas lluvias caídas, asegurando que la situación "ha cambiado mucho" con respecto a lo que preveían antes de Semana Santa.

"Están entrando 181 hectómetros cúbicos en 24 horas, lo que significa que estamos diez puntos por encima del volumen embalsado de hace una semana, y, además, tenemos un punto y medio más que el año que sembramos el 50% hace dos años", decía Soler. Al respecto, ha asegurado sentirse "muy ilusionado", ya que, según ha apuntado, prevén una cosecha "no del 100%", pero sí de "lo máximo posible".

Asimismo, Soler ha informado que están a la espera de la próxima reunión de la CHG, aunque "entiendo que se va a sembrar una superficie importante de arroz este año en las marismas", ha apostillado. "Volveremos a recuperar nuestros 5.000 puestos de trabajo y volveremos a darle vida a nuestros pueblos. Así que muy ilusionado y muy esperanzado", ha concluido.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN