Sevilla

El Camino de Santiago une a 44 mayores de centros de participación activa de Sevilla

Se recupera esta iniciativa que se puso en marcha en 2015 y que se ha retomado este año tras el parón obligado por la pandemia

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Mayores de los centros de participación activa de Sevilla. -

Un total de 44 usuarios de los centros de participación activa (CPA) para personas mayores de la provincia de Sevilla ha disfrutado del Camino de Santiago durante seis noches y siete días. "Han sido intensas jornadas de ruta (113 kilómetros en total) para disfrutar de buena compañía, ejercicio físico y paisajes que quedarán en el recuerdo de todos". De esta forma, se recupera esta iniciativa que se puso en marcha en 2015 y que se ha retomado este año tras el parón obligado por la pandemia.

Con esta peregrinación, la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad apuesta por el envejecimiento activo, la convivencia entre usuarios de los CPA y el ejercicio físico. De hecho, la propia consejería que dirige Loles López ha financiado el viaje en autobús y ha proporcionado gorras y camisetas a estos 44 caminantes, según informa la Junta en una nota de prensa.

Además, han recorrido el Camino de Santiago acompañados por profesionales de la empresa Aventura-t y de la Junta. Así, por parte de la consejería, han ido el director del CPA de Lora del Río e impulsor de la iniciativa, Pedro Díaz Solís; el director del CPA Camas, Ignacio Vinuesa Teba; Belén Sánchez Pérez, asesora técnica del Servicio de Gestión de Servicios Sociales y Teresa Sánchez Domínguez, jefa de servicio de Gestión de Servicios Sociales.

Pedro Díaz, impulsor de este proyecto, ha mostrado su satisfacción porque se vuelva a retomar esta iniciativa tras la pandemia. "El ir con un viaje organizado y con tres monitores durante todas las rutas permite que personas con limitaciones y que por su propia cuenta no podrían hacer el camino, disfruten del mismo". "Son protagonistas de una experiencia más que enriquecedora y nadie vuelve del Camino de Santiago siendo el mismo".

Para Pedro Díaz, el "fluir de emociones" que se vive durante el camino hace de esta peregrinación una "experiencia única". Este grupo salió de Sevilla el pasado día 7 de julio y regresan este domingo día 16. Así, el tercer día de ruta se realiza una convivencia donde cada persona expone lo que esperaba y lo que, finalmente, ha vivido durante el camino. "Es muy bonito y emotivo", ha señalado el impulsor de esta iniciativa que, en su día hizo el camino para comprobar si era factible para los usuarios de los CPA.
Tras verificarlo por sí mismo, presentó el proyecto y comenzó con esta aventura.

La acogida ha sido "muy buena" todos estos años, pero reconoce que la pandemia ha dejado aún "reparos para viajar", por lo que ha animado a las personas mayores a que retomen sus relaciones personales y estos viajes vuelvan a tener el vigor de sus primeras ediciones. "Todos lo pasamos muy bien durante estos días de convivencia", ha apuntado el también director del CPA de Lora del Río, quien ha detallado que durante las rutas solo llevan una mochila pequeña con lo necesario.

A juicio de Teresa Sánchez, jefa de servicio de Gestión de Servicios Sociales, este tipo de actividades buscan "potenciar el envejecimiento activo, retomar las relaciones sociales que el Covid-19 se interrumpieron y que compartan experiencias de vida". "Tienen la oportunidad de disfrutar del camino Inglés y pasar ratos de compañía e incluso de momentos de silencio y reflexión", ha asegurado.

Araceli Sánchez Díaz suma 74 años y es la cuarta vez que realiza el Camino de Santiago de la mano de la consejería y los profesionales de Aventura-t. "La experiencia no puede ser más positiva", ha explicado esta usuaria del CPA de Ciudad Jardín en Sevilla. La primera vez que se apuntó lo hizo "gracias a una amiga". Hace ejercicio físico durante todo el año, se mantiene activa y con rutinas, por lo que ha disfrutado de los distintos caminos que ha hecho (Primitivo, Camino de Finisterre, Portugués y ahora el Inglés).

Después de todas estas experiencias, Araceli sostiene que las personas mayores que se plantean apuntarse "no lo duden y lo hagan porque van muy protegidos y cuidados". Durante las caminatas hay un profesional en la cabeza, en la zona media y en la cola del grupo para comprobar que todos y todas pueden seguir el ritmo y se encuentran bien. "Al ir con gente de la misma edad es muy tranquilizador, vamos al mismo ritmo y en todas las veces que he ido no ha habido ningún problema", ha señalado.

Los Centros de Participación Activa para personas mayores de la Junta de Andalucía son un servicio muy consolidado y querido gracias al compromiso de sus usuarios, socios y profesionales. Diversas actividades, espacio de encuentro y conversación, aprendizaje y, sobre todo, momentos para compartir y combatir la soledad no deseada los convierten en ese estímulo que todo caminante necesita para la senda que ha de pisar.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN