Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

Homenaje al colectivo trans con 140 retratos en el Espacio de Santa Clara de Sevilla

140 retratos fotográficos de mujeres y hombres transexuales de este siglo y una treintena de bodegones florales

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Inauguración de la exposición.

La muestra.

La muestra.

La muestra.

La muestra.

La muestra.

La muestra.

La muestra.

La muestra.

La muestra.

El Espacio Santa Clara ha abierto este jueves la exposición Unos cuerpos son como flores. Naturalezas trans, destinada a reivindicar y homenajear a las personas trans, especialmente a las mayores, por su incansable lucha por los derechos del colectivo LGTBIQ; con 140 retratos fotográficos de mujeres y hombres transexuales de este siglo y una treintena de bodegones florales, algunos de ellos barrocos de los siglos XVII y XVIII; estableciendo un diálogo entre estas personas y las flores, la fotografía y la pintura, el presente fotográfico y el pasado pictórico.

Comisariada por Pablo Peinado Céspedes, la exposición propone un encuentro entre dos épocas, dos lenguajes, dos estilos y dos mundos: el humano y el vegetal, en respaldo a un colectivo que sufrió la represión y la violencia de la dictadura franquista, así como la incomprensión y el rechazo durante gran parte de la etapa democrática.

La faceta laboral, la festiva, la erótica o la reivindicativa quedan recogidas en esta colección de fotografías realizadas por 40 artistas, la mayoría fotógrafos/as, entre los que figuran Nuria López Torres, Valle Galera de Ulierte, Carlos Escolástico, Pablo Pérez-Mínguez, Miguel Trillo, Juan Antino, Víctor Gracia, Rubén García Felices, Rinaldo Hopf, Ocaña, Adeline Jiménez o Risk Hazekamp. La muestra cuenta además con textos del curador, pero también de Juan-Ramón Barbancho, Raúl Solís y Mar Cambrollé.

La muestra incluye una copia del primer retrato de una persona trans. Se trata de una obra de Juan van der Hamen y León que, en torno al año 1625, pintó a Catalina de Erauso, también llamada la Monja Alférez, una obra perteneciente a la Kutxa Fundazioa Bilduma.

Como hombre trans que era, prefería que le llamaran Antonio de Erauso, que fue uno de los nombres masculinos que utilizó a lo largo de su vida.

La exposición encarna este homenaje en cinco mujeres trans: la onubense Manuela Saborido Muñoz (Manolita Chen), la madrileña Nacha María Sánchez y las sevillanas Blanca Mateos, Candela García López y Deborah Santa Cruz, todas ellas retratadas por Víctor Gracia.

Son mujeres trans que, por no renunciar a ser ellas mismas, fueron víctimas de la transfobia que propició la dictadura, padeciendo también el rechazo de gays y lesbianas, que las discriminaban porque creían que "ensuciaban" a un colectivo que quería dar una imagen de normalidad y en cuyo estereotipo no encajaban.

Entre las piezas que recoge destacan la serie realizada por Víctor Gracia, Ser tú misma era un delito, una colección con retratos de Manuela Saborido (Manolita Chen), Nacha María Sánchez, Blanca Mateos, Candela García y Deborah Santa Cruz que son la imagen a esta exposición.

Sobresalen también las fotografías de José Pérez Ocaña, más conocido como Ocaña, el artista sevillano que, junto a Nazario, revolucionó la cultura catalana durante los años 70 y primeros80 con sus provocadoras performances.

Igualmente, incluye una selección de imágenes de Carlos Escolástico tomadas en diferentes manifestaciones del Orgullo, que reflejan el lado más divertido y provocador del colectivo trans; la fotografía de Matías Uris que muestra a Cristina Ortiz (La Veneno) comiendo pollo o el retrato de Christine Jorgens realizado en los años 50 en el estudio cubano Narcy Studios. Jorgens en fue el primer referente positivo que tuvo el mundo trans en los años 50.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN