Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Sábado 01/10/2022  

Patio de monipodio

Vuelta al corral de vecinos

Es lo que quiere el Ayuntamiento de Sevilla con su invento de “alojamientos colaborativos”. La Constitución debe estar equivocada en su artículo 47...

Publicado: 21/09/2022 ·
10:39
· Actualizado: 21/09/2022 · 10:39
Publicidad AiPublicidad Ai
  • Vivienda.
Autor

Rafael Sanmartín

Rafael Sanmartín es periodista y escritor. Estudios de periodismo, filosofía, historia y márketing. Trabajos en prensa, radio y TV

Patio de monipodio

Con su amplia experiencia como periodista, escritor y conferenciante, el autor expone sus puntos de vista de la actualidad

VISITAR BLOG

Es lo que quiere el Ayuntamiento de Sevilla con su invento de “alojamientos colaborativos”. La Constitución debe estar equivocada en su artículo 47, el de la “vivienda digna y adecuada” debe ser un error que nunca debiera haberse escrito y si no lo es les da igual, porque parecen dispuestos a incumplirlo ampliamente sin remordimientos ni miramientos. Ya ni siquiera se llaman viviendas han bajado unos cuantos peldaños para quedarse en “alojamientos”. Como quien vive en un hotel, mejor una pensión, con comedor y sala de estar comunes y una sala con alguna máquina de gimnasia, añadido (a veces) más que nada para aparentar.
Para aparentar porque el invento nace en Silicon Valley ¿Dónde mejor que en un centro de inventos y patentes?, y nace ante la falta de viviendas, pero a cambio se orienta a personas con intereses profesionales comunes, porque quiere convertir la necesidad en una oportunidad. Una oportunidad de intercambio de ideas, de iniciativas y de oportunidades, valga la redundancia.


En Sevilla no se trata de imponer ante la falta de viviendas, sino ante la ausencia de voluntad para resolver el problema. Y no se busca crear sinergias, porque según el Ayuntamiento, su valedor, se seleccionan “grupos de perfil heterogéneo, precisamente porque no se busca, no interesa la posible co-operación que pudiera surgir entre personas con objetivos comunes. Se mantiene el nombre porque hay que ser “moelnos”, pero el “co-living” (co-casa) se limita a ser una versión del antiguo corral de vecinos, el que dejó al descubierto las miserias de Sevilla en la desgracia de 1961, el que hoy se resucita porque una habitación cuesta lo que como máximo debería costar un piso, y piso con ladrillos ya envejecidos como si fuera un palacio.


Mal precedente este de las colmenas de dormitorios y a ver quien llega antes al sofá. Peor precedente porque está promovido por el propio Ayuntamiento de Sevilla.

TE RECOMENDAMOS