Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 12/08/2022  

Sevilla

Fahmi Alqhai: "Una obra de arte en cuerpo presente no tiene adversario”

El violagambista sevillano Fahmi Alqhai prepara el salto a Canadá con una gira tras una intensa investigación musical que se remonta a obras del año 1582

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Fahmi Alqhai.

Fahmi Alqhai.

Fahmi Alqhai.

El violagambista sevillano Fahmi Alqhai prepara el salto a Canadá tras una intensa investigación musical que se remonta a obras del año 1582, una gira que, para él, demuestra que “la obra de arte en cuerpo presente no tiene adversario”.

La base de su recorrido por escenarios canadienses ha sido estrenada este fin de semana en el Festival de Música Antigua de Sevilla (FeMÀs), bajo el nombre de "De Sevilla a Isfahán", en la que los conjuntos Constantinople y Accademia del Piacere se sumergen en las músicas del Renacimiento español y el Imperio Persa-Otomano de los siglos XV y XVI.

Como explica en una entrevista con EFE, todo el repertorio ha salido adelante gracias a su faceta más de investigador que de músico, aunque admite que “es un poco de todo, porque dentro de lo que hacemos y el tipo de música, evidentemente tienes que hacer investigación en musicología porque lo requiere, y si quieres adaptar piezas de los siglos XVI o XVII te tienes qu meter en faena de musicología”.

En ese contexto, no solo se trata de leer partituras o interpretar porque “hay muchas pautas para entender cómo se pretendía una interpretación” hace siglos, y ha asegurado que “cuando estás metido en estos terrenos, sabes cómo se pretendían las cosas, para qué se componían”.

“Recuperar un sonido original es una entelequia, no se puede alcanzar, pero se puede esta cerca en espíritu e intención”, explica el músico sevillano, que enfatiza que la intención “no es recuperar ese tipo de música para generar un elemento de museo en el siglo XXI, sino que hay que satisfacer los hábitos de hoy día, con todo respeto a compositores”.

"De Sevilla a Isfahán" se remonta al año 1582, fecha en la que Argote de Molina editó en Sevilla "Embajada a Tamorlán", el libro de viajes desde Cádiz a Samarcanda, con travesías tan deslumbrantes como Constantinopla o Persia.

Por los mismos años de la publicación del sevillano Argote, el príncipe persa Uruch Beg, luego conocido como Don Juan de Persia, hacía el viaje inverso desde Oriente a Europa, partiendo de Isfahán para establecerse en Castilla, tras visitar las grandes cortes europeas.

Nacido en Sevilla en 1976 de padre sirio y madre palestina, Fahmi Alqhai ha hecho de la viola de gamba el vehículo perfecto para su artesanía musical, y su historia vital va ligada a la de Accademia del Piacere, que celebra dos décadas marcadas por innovadores proyectos.

En su trayectoria por varios países, ha aprendido que “la música, en general, se entiende igual en todos los países”, y es claro cuando dice que la única marginación que hay que hacer en la música es “diferenciar entre la buena y la mala”, para no esconder que, al igual que en la actualidad, “también tenemos evidencias de que en el pasado se compuso música mala, que en el siglo XVII también habían desastres”.

“Si interpretas con honradez, ganas y con el corazón, funciona, da igual que sea música de donde sea”, dice Fahmi Alqhai, que ha detectado las ganas de música en vivo de su público: "al principio la pandemia parecía que todo iba a cambiar, había un mundo nuevo, el streaming iba imponerse…., pero he tenido claro siempre que el directo es el directo, la obra de arte en cuerpo presente no tiene adversario”.

“Para el artista no es lo mismo tocar en una pantalla, y para el público no es lo mismo estar en casa viendo un concierto en la cocina en pijama”, sentencia.

Con esas ganas, entre el 1 y el 10 de abril estará en Vancouver, Victor, Victoria, Toronto, Montreal y Quebec, y cuando vuelva seguirá investigando para seguir siendo todo un referente en su campo.

TE RECOMENDAMOS