Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Jueves 26/05/2022  

Sevilla

El Sevilla vence al Betis y asalta el Villamarín (0-2)

El equipo sevillista se llevó los tres puntos del Gran Derbi siendo superior al Real Betis gracias a los tantos de Marcos Acuña y Bellerín en propia puerta

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Real Betis-Sevilla FC.
  • El Real Betis pagó caro la sobreexcitación con la que saltaron algunos de sus jugadores al césped
  • El Sevilla fue superior al equipo local, sobre todo tras la expulsión de Guido Rodríguez
  • El público del Villamarín volvió a presenciar un Gran Derbi tras la crisis del Coronavirus

El Sevilla asaltó el Benito Villamarín y se proclamó vencedor del primer Gran Derbi de la temporada. Los tantos de Marcos Acuña y Héctor Bellerín en propia puerta le dieron la victoria al conjunto de Julen Lopetegui.

En un partido con tanto valor emocional como este, hace falta tener la cabeza muy fría. No fue el caso de Guido Rodríguez, que con su pronta expulsión puso las cosas muy de cara para el rival. El argentino saltó al césped excesivamente nervioso y con demasiadas ganas de demostrar. En una de las primeras jugadas hizo una entrada desmesurada sobre Ivan Rakitic y recibió la primera tarjeta, la segunda la vio tras cortar una contra de Rafa Mir en la última jugada del primer tiempo. El Betis tuvo que jugar toda la mitad del encuentro con un hombre menos, y la segunda parte se le hizo eterna.

Los segundos 45 minutos fueron un monólogo del Sevilla, que encerró al equipo local y le hizo dos goles, aunque pudo haberle hecho varios más. Rafa Mir o Lucas Ocampos no estuvieron acertados y no pudieron aprovechar todas las ocasiones de las que gozaron.

Desde los primeros compases del encuentro, dio la impresión de que el conjunto nervionense estaba mucho más tranquilo sobre el terreno de juego. El Real Betis, impulsado por su afición, tiró de más corazón que de cabeza y aunque tuvo algunas oportunidades, no tuvo suerte. El Sevilla necesitó muy poco para meter al equipo de Pellegrini en su campo y meterle el miedo en el cuerpo.

A pesar de la tensión del ambiente, el único que sobre el césped tuvo más revoluciones de lo normal fue Guido. Que sólo estuvo 45 minutos sobre el césped.

El primer tanto llegó poco después del descanso, tras una larga posesión del equipo de Lopetegui, Marcos Acuña apareció desde segunda línea para mandar un misil a las redes de la portería de Claudio Bravo. El tanto entró por el palo del guardameta chileno, que apenas pudo hacer nada.

Desde ese momento, el Sevilla trenzó una decena de oportunidades claras. Muchos balones se pasearon por el área pequeña de Claudio Bravo sin encontrar un rematador claro. Por otro lado, el Real Betis, sin ningún delantero puro sobre el césped, se limitó a encerrarse atrás y a intentar cazar alguna contra. El equipo de Pellegrini estuvo tan encerrado en su propio campo que cuando intentó buscar la portería de Bono se encontró con demasiados  metros por delante.

El segundo tanto del Sevilla llegó cerca del final del encuentro, Héctor Bellerín empujó al fondo de las mayas un centro de Gonzalo Montiel. Uno de los tantos centros que intentó el equipo nervionense acabó dentro de la portería del Real Betis.

Con el segundo gol en contra en el marcador, poco pudo hacer el equipo de Manuel Pellegrini. Cansados, atados de manos y piernas y con el resultado en contra, se volcaron con todo para intentar acercarse en el marcador al Sevilla, pero la defensa sevillista solventó sin demasiados problemas.

El único disparo a favor del Betis con peligro llegó ya después del minuto 90 de falta, pero el esférico se marchó por encima de la portería de Yassine Bono.

El primer Gran Derbi de esta temporada se lo llevó el Sevilla, que fue superior y que supo aprovechar una pronta expulsión de un futbolista del Real Betis para acorralar a su rival durante toda la segunda mitad del encuentro. Tras este partido, el equipo de Julen Lopetegui sigue en lo alto de la clasificación de LaLiga Santander.

Por otro lado, el conjunto de Manuel Pellegrini redondeó su semana negra con otra derrota más, esta vez en el Villamarín ante el eterno rival. El Real Betis tiene por delante ahora un parón por compromisos internacionales en el que buscará la fórmula para dejar atrás esta crisis de resultados.

TE RECOMENDAMOS