Actualizado: 20:31 CET
Miercoles, 30/09/2020

Sanlúcar

El marinero accidentado en Bonanza está ingresado en el Hospital de Jerez

E 27 de agosto cayó a una sala de máquina de un barco en el Puerto Pesquero de Sanlúcar

  • Juan Manuel Muñoz sigue recibiendo muchas llamadas para animarle en la larga recuperación que le espera
  • Está a expensas de saber si será operado debido a la gravedad de las lesiones que sufrió aquel día
  • Su mujer, Isabel López: “Se le ve desanimado y agobiado por estar siempre en la misma posición”
  • Ha recibido muchas llamadas y la visita de sus compañeros

Juan Manuel Muñoz, el marinero del barco pesquero Punta del Malanda que cayó a la sala de máquina del Manuel y Dolores el pasado día 27 de agosto en el Puerto Pesquero de Bonanza, fue trasladado desde el Hospital Virgen del Camino de Sanlúcar hasta el de Jerez para seguir con el proceso de recuperación, que según los médicos que le atienden será bastante largo.

Como consecuencia de la caída que sufrió desde una altura de unos cinco metros padeció la rotura de la pelvis izquierda, contusiones y erosiones importantes en esa parte del cuerpo. También¡ una brecha de 14 puntos en la cabeza y quedó impregnado de gasoil. Sigue inmovilizado a la espera de una posible intervención.

Su mujer, Isabel López, manifestó que “ya está mejor pero aburrido porque desde aquel día está tumbado en la cama sin poder hacer nada. Estamos pendientes de saber como queda y como reacciona tras el fuerte golpe que se lleva. Nos han dicho que tiene que estar un mes inmovilizado”.

Lógicamente, la larga estancia que tendrá en el Hospital propicia que su familia tenga que completar durante todo este tipo bastantes kilómetros para estar junto a él. Desde que sufrió el percance no sabe lo que es estar de pie y esta circunstancia para una persona tan activa por ser marinero es difícil de aceptar.

Isabel López resalta que “mi marido está recibiendo muchas llamadas, las de familiares y de compañeros, que incluso se ha desplazado hasta Jerez para arroparle. Hace poco le quitaron los puntos que le pusieron en la cabeza tras el golpe que se llevó”.

Añade que “hay que tener paciencia porque su recuperación será cuestión tiempo, que como nos han comunicado los médicos será bastante larga”.


No obvia que “personalmente estoy fatal porque le veo desanimado y agobiado por verse siempre en la misma posición. Pero mentalmente debo ser fuerte para que los dos no nos vengamos abajo”.

Al menos pudo celebrar el pasado de septiembre 48 años con la tarta que le trajo un compañero: “Como se dice en estos casos volvió a cumplir un año porque era para no haberlo contado”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Salvi tuvo un mal estreno con el Cádiz en Primera División
chevron_right
Belcón patrocina una temporada más al Luci Feri Fanum Femenino de Fútbol Sala