Actualizado: 21:32 CET
Viernes, 07/08/2020

Sanlúcar

Emotivo pregón de la Virgen de la Caridad a cargo de Fray José

El pregonero recordó sus primeras vivencias con la Patrona de la ciudad

  • Un momento de la intervención de Fran José
  • Fue una intervención profundamente intimista y personal
  • Hubo espacio para la evocación a la coronación canónica de la Virgen
  • No dejó escapar la ocasión para recordar al añorado Narciso Climent

La Basílica Menor de la Caridad fue testigo del pregón en honor a nuestra Patrona, la santísima Virgen de la Caridad Coronada. Este año ha sido pregonero el conocido capuchino Fray José de Sanlúcar, que entre otros pregones cuenta con el de la Semana Santa de 2012; el de Ntro. P. Jesús Nazareno en 2016; así como también ha pregonado a la Virgen de la Lágrimas, la Navidad tanto en Sanlúcar como en Chipiona. Igualmente en su curriculum pregonero cuenta con el dedicado a la Virgen del Carmen de Bonanza o el de las Glorias de María. En la presidencia del acto estuvieron presentes el Director Espiritual de la Hermanad de nuestra Patrona y Rector al mismo tiempo de la Basílica Menor, el Rvdo. P. José M. Sánchez Romero; el alcalde de la ciudad, don Víctor Mora Escobar, el Presidente del Consejo de la Unión de Hermandades, don Antonio Rodríguez Camacho, el Hermano Mayor de la Hermandad de Ntra. Sra. de la Caridad, don Jesús Esteban Vega López y el presentador del pregonero, el cofrade sanluqueño José Manuel Ávila Saborido.

Pero realmente quién presidió tan solemne acto no es otra que la imagen de nuestra bendita Patrona, la santísima Virgen de la Caridad desde el trono de su altar, custodiado y escoltado por dos policías locales vestido de gala.

Don José Manuel Ávila, presentador del pregonero, realizó una semblanza del mismo haciendo hincapié en sus años de niñez y adolescencia y su estrecha vinculación con el santuario de la Virgen. Precisamente en aquellos años de finales de los cuarenta fue cuando Fray José entabló amistad con los Capuchinos de Sanlúcar, que tras la muerte de don Francisco Domínguez de la Cámara, antiguo rector del Santuario hasta su fallecimiento el 11 de enero de 1947 ostentaron la responsabilidad rectora del Santuario de la Patrona.

La Basílica de la Caridad de encontraba repleta de fieles y devotos de la Virgen, tanto de sanluqueños como de personas que vinieron expresamente para oír el pregón. Entre ellos destacamos al Rector del Santuario de Ntra. Sra. de Regla de Chipiona, el franciscano Fray Juan José Rodríguez Mejías, que estrecha amistad con el pregonero.

El pregonero comenzó su exaltación recordando precisamente sus primeras vivencias con la Virgen de la Caridad a través de sus constantes visitas al santuario, después de salir de clase del Colegio del Sagrado Corazón, situado éste en calle San Agustín. La amistad que llegó a tener con los seguidores de San Francisco de Asís fue creciendo tanto hasta el punto de que influyera sobremanera en su decisión de emprender su vida religiosa en la Orden Capuchina.

Fue esta parte de su pregón profundamente intimista y personal, donde surgieron sus constantes recuerdos a aquellos años primeros, del que guarda gratas imágenes en la retina de la memoria. Paralelamente a esa evocación de sus primeros pasos en la devoción a la Virgen de la Caridad, el pregonero narra como era aquella Sanlúcar de finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta. Y para ello narró como, desde su propia celda franciscana llegaba a experimentar los sonidos y palpitaciones de una ciudad muy distinta a la que vivimos ahora. Una Sanlúcar perdida en los rincones de la memoria, que ha ido cambiando con el paso de los años, pero que guarda aún su esencia en la devoción a la Virgen de la Caridad, ese fervor y amor que perdura a pesar del paso del tiempo.


Fray José también tuvo palabras de agradecimiento a aquellos sanluqueños que a lo largo de la historia han contribuido a mantener viva la llama de la fe y la esperanza  en la Virgen de la Caridad. Pero junto a esas dos virtudes teologales, fe y esperanza, el pregonero resaltó con mucho más ardor y entusiasmo la virtud del AMOR, pues Caridad significa amor. Y para ello recurrió a santos tan importantes de la Iglesia Católica como fueron San Juan de la Cruz o el propio San Pablo.

Coronación canónica

En el pregón de Fray José hubo espacio para la evocación a la coronación canónica de la Virgen en aquel grandioso día del 15 de agosto de 1965, haciendo partícipe a los presentes de sus vivencias en aquella jornada que está inscrita con letras de oro en la historia de Sanlúcar. Igualmente también recordó los 50 años de dicha coronación, destacando en ambos acontecimientos la figura de don Luis Núñez Rodríguez como el gran artífice de la coronación  a manos del cardenal José María Bueno Monreal.                      

La parte solidaria y de dedicación a los más desfavorecidos no fue olvidada en el contenido del pregón, y así el pregonero destacó la entrega de los devotos, en este caso más bien devotas, de la Virgen de la Caridad y su famoso botiquín que alivió a tantos sanluqueños que necesitaban asistencia médica.

Otra parte a destacar del pregón fue aquella donde Fray José exalta a la Virgen María bajo una infinidad de advocaciones sanluqueñas, imágenes que salen a la calle a lo largo del año y otras muchas que permanecen en los templos o que se perdieron definitivamente en la noche de los tiempos. En ese romance dedicado a las glorias de María, el pregonero tuvo un especial recuerdo para dos de sus mayores devociones de vida religiosa consagrada a Dios, como fueron las de Santa Ángela de la Cruz y Santa María Purísima de la Cruz. Y no dejó escapar la ocasión para recordar a un gran sarcedote, poeta y escritor como fue Narciso Climent Buzón, recientemente fallecido.

Lógicamente no podía faltar el tema de actualidad que por desgracia nos ha traído este año de 2020, y que no es otro que la pandemia del Covid 19, que tantas celebraciones religiosas ha conseguido frustrar  y que por mor de su virulencia también impedirá la solemne salida procesional de la Virgen, que debería producirse, como es costumbre, ese grandioso día del 15 de agosto. Fray José resaltó en relación a este asunto, que lo más importante, antes incluso que la salida de la Patrona por las calles de Sanlúcar, es el amor y devoción a la Virgen, pues Ella siempre nos espera desde el trono de su altar. Así este año serán los sanluqueños los que tendremos que desplazarnos a la Basílica a rendir pleitesía a la santísima Virgen de la Caridad. Para ello la hermandad va a disponer, con todas las medidas de seguridad que nos obliga las circunstancias, todo lo necesario para que los sanluqueños y los que estén en Sanlúcar ese día puedan ver a la Virgen con toda normalidad.

El final del pregón de Fray José fue igualmente emotivo al condensar en un romance toda su trayectoria alrededor de la Virgen de la Caridad, desde que fue monaguillo en el Santuario hasta la actualidad. Dicha recitación se llevó a cabo con los sones de un fragmento de la marcha Jesús de las Penas, magistralmente interpretada por la Banda de Música Julián Cardán, bajo la dirección de Justo Manuel Jiménez Fábregas. Banda que  interpretó durante el acto las marchas: Pasan los Campanilleros, Pasa la Virgen Macarena y que culminó el acto con la interpretación del himno en honor a nuestra Patrona.

El pregonero quiso agradecer a la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Caridad el haber sido designado pregonero en este año y como muestra de gratitud obsequió a la Patrona con un maravilloso rosario de perlas verdes, como verdes son los ojos de la bendita Virgen de la caridad. Ofrenda que realizó a la Señora al cumplirse este año el 60 aniversario como  capuchino.

En definitiva, un emotivo acto que sirvió para anunciar la festividad del día de nuestra Patrona, la Virgen de la Caridad.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Luis Martínez, de 2ªB a Tercera y de nuevo en 2ªB en la 2019-2020
chevron_right
La AD Guadalquivir, pendiente del Doñana Lentiso y del Cross Algaida