El tiempo en: Andalucía
Miércoles 20/01/2021

Sanlúcar

Compás de espera en Real Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar

La crisis del coronavirus condiciona la celebración del 175 aniversario del mayor espectáculo de las playas del Sur, que sólo se ha visto suspendido dos veces

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Rafael Hidalgo, presidente de la Real Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar.

Las Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda de este año, que celebran su 175 aniversario, se encuentran en stand by por la incertidumbre que se ha creado por la expansión del coronavirus en España y en el resto del mundo. Este verano se iba a celebrar durante los días 13, 14 y 16 de agosto en el primer ciclo y durante los días 28, 29 y 30 del citado mes en el segundo. Se respetó el 15 de agosto por ser el Día de la Caridad aunque esta festividad puede correr la misma suerte que el mayor espectáculo de las playas del Sur. Si un evento se celebra, el otro también lo hará, y viceversa.

La entidad que actualmente preside Rafael Hidalgo ha afrontado momentos complicados en la última década. A lo largo de sus casi 175 años de historia, el evento sólo se ha suspendido en dos ocasiones, con motivo de la Guerra Civil y la Guerra de Cuba.  La crisis financiera global que tantos daños económicos causó en España y la peste equina años después, pusieron en jaque su celebración. En la primera mencionada se celebraron los dos ciclos y en la segunda no hubo primera parte de la temporada veraniega pero sí segunda. El presidente de la Real Sociedad de Carreras recuerda que “en ambos casos supimos salir adelante pero este año toca realizar un esfuerzo mucho mayor. Esta crisis es la peor de las tres pero no debemos caer en el pesimismo”. 

Antes de que saltara la crisis del coronavirus, la Real Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar ya tenía 'atados' el 85-90% de patrocinadores y "no se ha retirado ningún anunciante", según señala Rafael Hidalgo. Es más, en las últimas semanas, incluso, la organización ha recibido cartas de instituciones apoyando su presencia.

Y lleva razón la persona más representativa de la entidad hípica. Habría que aplicarse a que no hay dos sin tres y por eso confía en que a falta de cuatro meses justos para que comience este gran espectáculo, el primer ciclo se pueda celebrar durante los días establecidos, al igual que el segundo. En este sentido, recalca que “el que este año los días sean más tardíos, nos viene bien para ganar tiempo”. "Nadie pensaba que nos iba a llegar esto y menos en el 175 aniversario, pero habrá que afrontarlo", señala.

El responsable de la organización de la Real Sociedad de Carreras de Caballos constata que “se palpa que existe preocupación pero no por el espectáculo en sí, si se celebra o no, sino por lo que puede repercutir en Sanlúcar. Aquí estamos metidos todo el mundo, como la hostelería, los hoteles y todas las tiendas en sí. Estamos a la espera de noticias y no podemos hacer otro cosa, porque nos vemos superados por la situación”, afirma.

Hidalgo ha señalado a este medio que “estamos manteniendo muchas reuniones pero nos debemos a las autoridades. Nos tendremos que adaptar a la normativa del Gobierno", afirma al tiempo que mantiene que se está trabajando "en el escenario de que -las carreras- se van a realizar, de una forma u otra, con más o menos condicionantes".  

La principal preocupación ahora es por la preparación de los purasangres. Las cuadras y los preparadores de caballos están en contacto con la Real Sociedad y muestran su preocupación. El problema ahora mismo no es la fecha de la celebración de las Carreras de Caballos de Sanlúcar, que es en el mes de agosto, lo es todo lo que conlleva ahora mismo la preparación de un caballo. No podemos aventurar nada y de momento no podemos comunicar nada hasta que llegue el momento”.

De cómo está llevando estos días cuenta que sigue “trabajando en casa y nunca me hubiera imaginado que nos encontráramos en esta situación" La sede de la Real Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar está con servicios mínimos. "Se trabaja desde la oficina y a los caballos hay que darles de comer y limpiar las cuadras. Está claro que el nivel de actividad ha descendido. Pero seguiremos trabajando y luchando como siempre”, corrobora.

COMENTARIOS