Actualizado: 16:55 CET
Jueves, 09/04/2020

Sanlúcar

Los pasatiempos, otro gran servicio para los mayores en Sanlúcar

También muchos padres buscan libros para colorear para que sus hijos afronten estos momentos tan complicados

  • José Manuel Rojas, propietario de El Lapicero
  • José Manuel Rojas, propietario de El Lapicero: "Se nota que ha habido un incremento en este apartado"
  • Dice que "las ventas han bajado pero mantenemos otro tipo de servicios, como imprimir trabajos para los alumnos"
  • Asegura que "he llegado a poner la música más alta para no 'escuchar' el silencio de la calle"

Estar encerrado en casa debido a la expansión del coronavirus en España y en el resto del mundo es complicado. Por este motivo, sobre todo en las personas mayores, estar entretenido es importante. Y en este aspecto las papelerías y librerías adquieren un gran protagonismo para ‘matar’ el tiempo antes de que se consiga también eliminar el coronavirus. Sanlúcar de Barrameda no se iba a escapar de esta situación.

Los mayores, en estos tiempos complicados, hacen frente a los pasatiempos de todo tipo, los crucigramas, sopas de letras y los autodefinidos. Pero no sólo son las personas de cierta edad las que adquieren estos entretenimientos en la ciudad. Muchos padres buscan libros de colorear para que sus hijos afronten estos complicados momentos.

El propietario de El Lapicero, José Manuel Rojas, así lo confirma: “Se nota que ha habido un incremento en este apartado. Lo demás ha caído”.

Confirma que ha perdido clientela. Lo refleja el hecho de que los establecimientos hosteleros del entorno cerraron y no solicitan por lo tanto la prensa. También hay muchas menos personas que salen a la calle y ello va en consonancia a la compra periódicos.

Ha decidido abrir sólo en horario matinal siempre utilizando mascarilla y guantes para atender individualmente a los clientes que entran en su local, manteniendo la distancia  por motivos de seguridad. Sólo puede entrar una persona en un gremio que presta un gran servicio en estos momentos tan complicados para Sanlúcar que no se recuerdan en mucho tiempo.

José Manuel Rojas resaltaba que “estoy en mi trabajo y tengo una sensación rara porque no ves pasar a la gente por delante de la librería-papelería. Llego a poner la música más alta para no ‘escuchar’ el silencio”.


Añade que “las ventas han bajado pero hay servicios que se mantienen como imprimir los trabajos de los alumnos que reciben por parte de sus profesores y que se encargan de recoger sus padres. Todo el mundo mundo no puede imprimir los trabajos en sus casas ni tampoco hay a lo mejor los cartuchos suficientes. Los hay también quienes compran un libro para afrontar estos días. Las librerías son muy importantes en estos momentos”.

También destaca que “guardo fascículos de coleccionistas aunque, salvo excepciones, los clientes son más reaccios a recogerlos. Algunos clientes son fieles a la hora de comprar el periódico pero ya digo el cambio ha sido brusco por el confinamiento”.

Y pone como anécdota lo siguiente: “Un vecino cercano a mi librería-papelería me pide el periódico y se lo mando a su casa a través del ascensor”.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Bomberos se suman mañana a los trabajos de desinfección de Sanlúcar
chevron_right
El hotel Guadalquivir y Palacio Arizón serán hoteles refugio